Diario 5380 20.09.2018 | 05:33
Hosteltur: Noticias de turismo
Su actividad económica superó los 1.000 M € el año pasado

Airbnb responde al Ayuntamiento de Barcelona a golpe de cifras

9 mayo, 2017
  • Airbnb generó una actividad económica de más de 1.000 millones de euros en Barcelona en 2016, un 65% más que el año anterior
  • Alrededor de 1,3 millones de huéspedes utilizaron Airbnb para viajar a Barcelona en 2016, lo que supone un crecimiento anual del 40% frente a los casi 900.000 que lo hicieron en 2015
  • Airbnb asegura que el 39% del gasto realizado por los usuarios tiene lugar en el barrio en el que se alojan, especialmente en alimentación, pero también en compras y actividades culturales

Un día después de que el Ayuntamiento de Barcelona la excluyera de la reunión con plataformas de alquiler vacacional como publicó HOSTELTUR noticias de turismo en El Ayuntamiento de Barcelona margina a Airbnb por “mantener pisos ilegales”, Airbnb responde a golpe de cifras para demostrar “el impacto positivo de la comunidad viajeros y anfitriones” no solo en la ciudad sino en toda Cataluña.

La plataforma generó en 2016 una actividad económica de 1.027 millones de euros en Barcelona, un 65% más que en 2015y nueve veces más que en 2013, cuando el impacto económico fue de 128 millones. En lo referente a Cataluña, esta cifra ascendió hasta los 1.300 millones de euros en 2016.

Alrededor de 1,3 millones de huéspedes utilizaron Airbnb para viajar a Barcelona el año pasado, lo que supone un crecimiento anual del 40% frente a los casi 900.000 que lo hicieron en 2015. En lo relativo a toda Cataluña, más de 1,6 millones de viajeros utilizaron Airbnb, un incremento del 53% respecto al año anterior.

"Esta actividad económica es una buena noticia para Barcelona. Muestra cómo Airbnb apoya a la clase media y cómo la actividad económica resultante del gasto de los viajeros ayuda a mejorar las economía y a las comunidades locales”, afirma Arnaldo Muñoz, director general de Airbnb Marketing Services España.

Airbnb responde al Ayuntamiento de Barcelona a golpe de cifras Airbnb responde al Ayuntamiento de Barcelona a golpe de cifras

Airbnb asegura que la gran mayoría de sus anfitriones - 16.100 en Barcelona y 23.900 en Cataluña- son ciudadanos individuales que comparten la casa en la que viven. De hecho, dice que el 67% alquila su residencia principal. El anfitrión típico en Barcelona tiene 38 años, ha vivido en la ciudad un promedio de 23 años y gana 5.300 euros al año alojando a viajeros 66 noches al año. El anfitrión típico en Cataluña tiene 41 años y gana 3.900 euros.

Al final de 2016, Barcelona contaba con 20.000 anuncios en Airbnb. Casi el 80% de los anfitriones que comparten su casa entera cuentan sólo con un anuncio. Seis de cada diez anuncios en Barcelona se alquilan por menos de 90 días al año.

El perfil del viajero Airbnb

La plataforma de alquiler vacacional defiende su modelo de negocio asegurando que el 39% del gasto realizado por quienes se decantan por esta opción para alojarse “tiene lugar en el barrio en el que se alojan, especialmente en alimentación, pero también en compras y actividades culturales”.

El promedio de huésped tiene alrededor de los 33 años, viaja en un grupo de dos o tres personas y se queda una media de 4,2 noches. El 76% elige Airbnb porque quieren descubrir un barrio en particular mientras que el 33% de los usuarios afirma que no hubieran elegido Barcelona como destino o no se hubieran quedado tanto si no fuera por Airbnb.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Yo viví en Barcelona para un periodo presencial de un curso de doctorado. Entre los estudiantes alquilamos apartamentos directamente de los propietarios - que nunca es bueno para aquellos que visitan la ciudad, ya que se explota y no se tienen garantías. Si la municipalidad crease o indicase una base de datos y de información de las empresas oficiales y que se prestan a hospedaje - inclusive de hospedaje solidaria - para todos sería mejor. El Estado español y los municipios invierten para proporcionar la infraestructura necesaria para gestionar y revelar os destinos y tienen que tener su retorno de impuestos y también dar seguridad a las personas que necesitan alojamiento. Por otro lado, cuando hoy en día España es el protagonista en el discurso de los "destinos inteligentes", parece paradójico que aún no ha llamado a sí mismo esta importante cuestión para darle más crédito en la búsqueda de la calidad y la sostenibilidad de su producto y garantías para el visitante. La hospedaje solidaria trae beneficios directos a los que abren las puertas de sus casas, pero también la necesidad de controle y fiscalización. Además, se trata de un realdad planetaria. Las autoridades deben ayudar y servir de base para que todo se haya beneficiados - visitante, que acoge y proveedores de servicios intermedios.