Un post de Manel Colmenero

Enoturismo: 10 claves para el éxito

Un decálogo de amor y una canción desesperada (II parte)

Manel Colmenero pone en este post especial atención en la ponencia del profesor Donaire ofrecida en el III Congrés d’Art, Paisatge Vitivinicola i Enoturisme que se celebró entre Subirats y Vilafranca los días 2 y 3 de Junio. Se trata del segundo decálogo que formaría parte de esos 20 poemas de amor, la continuación de un post que tuvo mucho éxito de lecturas en Hosteltur y de difusión a través de las redes sociales: "El enoturismo no existe".

Dicen que nunca segundas partes fueran buenas… y os confieso que me ha costado mucho hacer esta segunda.

Enoturismo: 10 claves para el éxitoEnoturismo: 10 claves para el éxito

Y mas después de la repercusión que tuvo la primera. Dicen que es de bien nacidos se agradecidos y creo que debo agradecer públicamente a la revista Hosteltur que lo destacara en su newsletter del día 10 de Junio y a su comunidad el apoyo que le brindó a este articulo que no pretendía otra cosa que trasmitir conocimiento y despertar a las mentes inquietas que abundan en nuestro país.

Que mas de 430 personas hayan visualizado la presentación, que mas de 120 personas lo compartieran en Facebook mas de 50 en tweeter y que mis amigos de Gastronomicum 2.0 lo remitieran a otros tanto interesados en este sector, me da que pensar que “algo pasó”, quizás fue un ángel no lo sé, pero hoy cuando me he decido a escribir esta segunda parte lo hacía con un respeto muy superior al que habitualmente estoy acostumbrado

La verdad es que quería hacerlo antes, mucho antes, pero entre una cosa y la otra no podía sacar tiempo de donde no lo  había. Espero me perdonéis, aunque como dice también el refrán, quien hace todo lo que puede no está obligado a mas. ¿ No os parece?

Hoy por fin he decido a compartir nuevas experiencias que salieron de las mismas jornadas.

Espero os sean igual de provechosas

Hoy quiero poner especial atención en la ponencia del profesor Donaire,  es el segundo decálogo el que formaría parte de esos 20 poemas de amor. Pues su ponencia versaba a priori sobre las 10 claves de éxito del Enoturismo.

Al Profesor Donaire lo había conocido por internet, había conversado virtualmente, pero nunca había tenido la suerte de escucharlo personalmente.

Estuvo francamente bien, explicó cosas sencillas para los que somos profesionales del sector, de una forma compleja pero sumamente pedagógica para cualquiera, fuera neófito en el sector o recién llegado

Le llamó inspiraciones ¡¡¡           

Y a fe de Dios que lo fueron

Planteó la conferencia en términos de porque creía que algunos destinos enoturísticos no funcionaban.

Y fue desgranando sus argumentos también a modo de preguntas lanzadas al aire

La primera inspiración fue esta

¿Están las iniciativas turísticas alcanzando un grado de diferenciación que las haga únicas?

Muchos en la sala debían estar pensando como nuestro amigo Mourihno ¿Por qué? ¿Porque era necesario ser innovador?

¿Porque era necesario buscar una diferencia?

¿Vale la pena ser singular?

¿Qué podíamos aportar nosotros diferente a unos turistas convencionales?

Muy sencillo, porque el turismo ha evolucionado, ya no se puede tratar al turista como hace 40 años. El turista no quiere o no busca la industrialización del servicio, sus procesos. Busca cada vez mas la singularidad y porque no la personalización.

Nos habló de la paradoja de muchos destinos que habían nacido para ser “alternativa a” y habían acabado siendo una mera copia del turismo convencional y bajo su modo de ver obsoleto.

Yo me preguntaba si esto será verdad cuando en territorios como el Penedes reciben más de 450.000 visitas al año. ¿Estos turistas quieren huir de la concepción fordista del turismo? O es que no son turistas, sino solamente visitantes?

Rápidamente el profesor me despertó de mis pensamientos.

Solo es turista aquel que realiza viajes o estancias por periodo superior a 24 horas fuera de su lugar habitual de residencia.

Pero lo que si es una realidad cada vez mas acuciante es que el turista desea huir de los convencionalismos y persigue mas la experiencia vital, entonces como conseguir experiencias vitales singulares y a poder personalizadas de forma estandarizada sin caer en la homogeneización?

¿Cómo conseguir que un territorio sea realmente singular y distinto a otros?

Parece una paradoja difícil de resolver en territorios donde el turismo parece prometedor pero es incipiente.

La segunda pregunta resonó como un petardo en la sala

¿Están los destinos enoturísticos preparados para atender las demandas singulares y específicas de los turistas?

para responder a esta pregunta habló del caso Amazon y la teoría de la Larga cola, es decir la demostración de que la concentración de unos pocos productos de baja demanda hacen que la cola sea mucho mas interesante que la concentración en pocos productos de una demanda muy alta. Hay mas consumidores, son mas rentables y además, son posibles consumidores también de los productos mas masivos.

Creo que el silencio en la sala fue unánime y dio que pensar.

 ¿Tienen los destinos turísticos una estructura semiótica fijada claramente en la mente de los turistas?

Creo que la cara de perplejidad de muchos asistentes delataba la imposibilidad de dar respuesta a esta pregunta.

Para que la comprendiéramos mucho mejor nos habló de que la práctica turística se basa en la búsqueda de significado a los significantes.

Como una imagen vale mas que mil palabras nos preguntó

Si les pregunto por Paris, Roma o Sydney, ¿podrían decirme que imagen les viene a la cabeza? Creo que todos coincidimos en las mismas imágenes que nos mostró a través del proyector. Todos sonreímos, pero luego preguntó Y si les pregunto por Ciudad Real ¿ alguien de ustedes puede indicarme un nodo?

Creo que el concepto de Nodo Turístico quedó clavado en la mente de los asistentes de forma pedagógica, como quedó clavado el concepto de Espacio Semiológico, es decir elementos del paisaje que nos identifican unos lugares o unos estilos de vida. Para ilustrarnos mejor, nos mostró imágenes de poblaciones costeras (estilo mediterráneo), imágenes caribeñas, de paisajes toscanos….

Creo que nos quedó claro a que se refería cuando hablaba de Espacios Semiológicos, todos y cada uno de ellos nos aportaba un significado.

Pero para reforzar sus argumentos con más contundencia preguntó

¿Cómo creen que podemos identificar claramente si un nodo es turístico o no?

El murmullo en la sala fue en aumento. Para contrarrestarlo nos dio una respuesta contundente.

Todos sonreímos al ver en la pantalla a un Turista.

Efectivamente. De tan obvio pocos caímos en la solución.

Pero al tiempo muchos nos preguntamos. ¿Cómo conseguir destinos turísticos que no sean turísticos?

Muchos sabemos que es una demanda del mercado, pero encontrar soluciones implica pensar y racionalizar cualquiera de nuestras acciones si no deseamos caer en el oscurantismo y la vulgaridad. Nada que objetar, pero luego no nos quejemos si tenemos que competir con otros destinos por precio porque nuestra oferta no es suficientemente singular o significativa para el turista.

Es una elección. De nosotros depende escoger el camino mas adecuado para nuestros negocios y como no para los territorios y paisajes que alimentan nuestros sueños, nuestro intelecto y como no a nuestras familias ¡¡¡

Casi terminando su ponencia volvió a ser incisivo.

¿Estan las iniciativas enoturísticas suficientemente integradas?

Si entendemos que un destino turístico se construye con toda la oferta ofrecida por todos sus actores y las iniciativas individuales y colectivas ya sean públicas o privadas , el turismo solo es efectivo cuando  se consigue integrar a los diferentes actores en una misma estrategia de producto, con unos mismos estándares de calidad y una coordinación efectiva, argumentó el profesor.

Algunos lo han bautizado a esto como Innovacion Disruptiva, siempre creí que a esto se le llamaba cooperación

Se oyeron toses para aclarar gargantas y movimientos en las sillas.

Era lógico eran pasadas las 2 de la tarde y ya había impaciencia por ir a comer.

Para que no se nos atragantara la comida nos habló de lo que el Turismo 2.0 significaba como cambio de paradigma a nivel intermediario, informativo, de comunicación, organizativo  incluso para la venta.

Parafraseando al Profesor Donaire “ el turismo 2.0 es un cambio de modelo porque facilita que la imagen de los destinos y sus ingredientes no dependen tanto de la acción de la intermediación o del propio destino sino de los propios turistas”

Creo que muchos marcharon aliviados pensando que como lo que se recibe en el territorio son solo “visitantes” y no turistas la comida no se les indigestaría.

Viendo las cifras creo que no hay nada de qué preocuparse, ¿o tal vez si?. La experiencia de Napa Valley creo que debiera hacernos reflexionar un poco mas.

Creo que con dialogo podríamos avanzar mucho mas y mas rápido.

Quizas alguien malinterpretara este titular "El enoturismo no Existe"

Pero si no hay mas enoturistas quizas debamos entonar el Mea Culpa, porque que exista o no depende basicamente de nosotros mismos.

No es cuestion de buscar culpables, sino aliados. No podemos pretender que se reconviertan al sector turístico quienes durante años trabajaron en el campo y en las bodegas. Es como si a un intermediario le pidieramos que se convirtiera a la restauracion.

Nada es imposible, solo es ponerse, formarse y no tener miedo a arriesgar ni a equivocarse

Nosotros no dejaremos de trabajar cada dia por conseguir romper las barreras y por enseñar a quien lo desee toda la belleza de los paisajes y las experiencias que se esconden en ellos

Sabemos que no somos los únicos, me felicito por ello.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.