Análisis de situación de Mirai

La tensión política toma el relevo del atentado y Barcelona vuelve a caer

Las reservas se estaban recuperando cuando estalló la tensión política

Ante la incertidumbre que se vive en Cataluña por los atentados terroristas y la crisis política, en Mirai han querido medir su impacto en las reservas ya realizadas para estancias en septiembre, octubre y noviembre, unas 30.000 pernoctaciones en Barcelona. Para ello han analizado el ritmo al que van reservándose (pickup) y a qué precio, anulaciones y el total acumulado, para hacer una comparativa interanual. Los resultados tienen aspectos positivos y negativos.

Entre las conclusiones positivas desde Mirai destacan que “los atentados han afectado pero no han hundido las reservas”. Prueba de ello es que “parecía detectarse una recuperación entre cuatro y seis semanas después”, además de que no se habían producido “anulaciones masivas”.

Sin embargo reconocen que “la excelente previsión no se va a materializar: septiembre se salva, pero octubre se mantiene a la baja y noviembre, incierto. La tensión política abre un nuevo frente de incertidumbre y las anulaciones muestran un aumento general interanual, en todos los meses, incluso previos”.

Coinciden así con lo que afirmó a finales de septiembre el ministro Nadal, asegurando que la situación de Cataluña afectaba al turismo más que los atentados, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo; y las últimas declaraciones del Gremio de Hoteles, reconociendo que están cayendo las reservas en Barcelona a causa de la tensión por la independencia.

Septiembre

El ritmo de las reservas para estancias en septiembre y su precio se mantuvo gracias a ser “un mes con eventos”, con una compra anticipada más elevada que la de hace un año, por lo que “antes de los atentados ya había mucho vendido”. No obstante tras producirse los ataques “hubo bajada de pernoctaciones, pero en las últimas semanas se recuperó aunque ya eran reservas residuales de última hora”.

Ejemplo de una cancelación recibida esta misma semana. Fuente: Mirai.Ejemplo de una cancelación recibida esta misma semana. Fuente: Mirai.

En septiembre “el problema político todavía no había llegado masivamente a la opinión pública internacional. Los hoteles estaban vendiendo el mes a precio alto (+15%), y aunque lo bajaron tras los atentados, en general se mantuvieron en niveles similares a los del año pasado”.

En cuanto a las cancelaciones, “muestran un aumento respecto al año pasado, aunque esa tendencia creciente ya venía produciéndose y es generalizada en todos los destinos y meses, por lo que no parece que los atentados tuvieran apenas impacto en las de septiembre”.

Con todos estos elementos, como subrayan desde Mirai, “la producción final del mes resultó un 22% superior a la del año pasado. Parece un buen dato, pero la cifra es menor que la que se esperaba semanas antes. El mes venía embalado y estaba salvado. Semanas antes apuntaba a un nivel excelente y finalmente acabó en muy bien”.

Octubre

Octubre de 2016 fue récord en Barcelona, por lo que “el listón estaba altísimo”. El ritmo de reservas para octubre tras los atentados cayó, “aunque también se podría achacar a precios altos, porque cuando los hoteles los bajaron” las reservas remontaron, “excepto esta última semana, la del estallido del problema político, en que vuelven a caer”.

Coincide asimismo con un “pico preocupante” en las cancelaciones tras la difusión internacional de los altercados, de manera que octubre, que “ya venía por debajo del año pasado, empeoró ligeramente tras los atentados y, cuando empezaba a recuperarse, la última semana, la de la crisis política, ha registrado una nueva bajada”.

Noviembre

Las reservas con mucha antelación para noviembre, según indican desde Mirai, “se presentaban muy por encima del año pasado y a un precio superior. Tras los atentados el ritmo parece reducirse, aunque todavía muestra irregularidades debido a que la muestra es insuficiente”.

En lo referente a las cancelaciones, “de nuevo venían por encima del año pasado y no muestran grandes variaciones. Quizás noviembre está demasiado alejado en el tiempo como para que los clientes cancelen ya: tienen tiempo para hacerlo y se mantienen a la expectativa”.

Las previsiones para noviembre “eran muy buenas con antelación, muy por encima del año pasado, pero esa diferencia ha ido menguando. Por una parte era previsible. La clave está en las próximas semanas, cuando se realice el grueso de las reservas de noviembre: ¿Seguirán disminuyendo hasta quedar por debajo del año pasado?”, se preguntan en Mirai.

Datos representativos

Mirai quiere especificar que “únicamente gestiona reservas de venta directa online de los hoteles, no mide otros canales de venta, pero es de esperar que los que compiten por el mismo segmento de clientes, es decir, canales online como las OTA, se comporten de manera similar”. Eso sí, se muestran muy “prudentes a la hora de extrapolar estas cifras a segmentos con dinámica diferente como MICE, grupos, turoperación, etc.”.

Esos datos, añaden, “corresponden a hoteles que, en general, desarrollan una estrategia de potenciación de su venta directa, es decir, que de un año a otro tienden a aumentar esa cuota a costa de otros canales”, por lo que en esa comparativa interanual “otros canales mostrarían datos algo peores que los aquí expuestos”.

La información de referencia se encuentra disponible en el blog de Mirai.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.