Diario 5764 12.12.2019 | 15:08
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. La nutricionista Toscana Viar ha participado en Hotel Innovación, en Gran Hotel Bilbao

Gastronomía para aumentar ingresos y mejorar experiencia y reputación

El desayuno es clave porque es lo que más valora el cliente 16 noviembre, 2019
  • En el desayuno se busca crear experiencias con un guiño saludable para que el cliente coma sano y rico, y conseguir así un efecto wow
  • Entre los servicios con mayor potencial para diferenciarse la nutricionista ha citado el room service, el coffee break y el brunch
  • Identificar objetivos, hacer un diagnóstico, implicar a todo el equipo en el cambio e implantarlo son los cuatro pasos de la transformación

La gastronomía va ganando peso entre las motivaciones de los viajeros hasta convertirse en una prioridad, según ha constatado Booking.com en el estudio de tendencias para 2020, llegando incluso a determinar destino y alojamiento. Por ello la nutricionista Toscana Viar ha expuesto en Hotel Innovación, que en su sexta edición se ha celebrado en el Gran Hotel Bilbao, las múltiples posibilidades que ofrece la propuesta gastronómica de los hoteles para incrementar sus ingresos y optimizar la experiencia del cliente, que hable de ello y mejore así su reputación y posicionamiento.

Toscana Viar ha subrayado en este sentido la importancia del desayuno, “lo que más valora el cliente y puede llegar a ser vital a la hora de elegir hotel”. El objetivo por tanto se centra en “conseguir sorprenderle en el desayuno, generar expectativas y, por supuesto, cumplirlas. Crear experiencias con un guiño saludable para que coma sano y rico, de manera que consigamos un efecto wow sorprendiéndole con más de lo que espera”.

Y es que, en su opinión, “el desayuno contribuye a hacer más placentera la estancia del huésped, mejorando su experiencia global. De hecho, para más de la mitad de los clientes es lo mejor de su estancia, el servicio más esperado; y el 100% ven justificado un aumento de precio por el desayuno”. Además, ha añadido, “a los clientes alojados se les pueden añadir externos, a los que se atrae con nuevas experiencias como un brunch, que a su vez son nuevas fuentes de ingresos”.

El hotel puede atraer a los clientes externos con nuevos productos como un brunch, que a su vez se convierten en nuevas fuentes de ingresos, según ha destacado Toscana Viar.

Se busca por tanto conseguir una mayor diferenciación, para lo que según la nutricionista resulta clave:

- El surtido: “De variedad, calidad y adaptado al perfil del público, tanto actual como potencial. Tener algo que los demás no tengan, especializarse con algo que sea diferente. Instalar por ejemplo un área saludable, porque cada vez la gente se cuida más. Incluir además producto local para dar a conocer la gastronomía de la zona y así personalizarlo”.

- La puesta en escena: “Resulta vital. Puedes utilizar materiales raros para que sea impresionante porque no olvidemos que comemos con los ojos”.

- Generar una experiencia, emoción, sorpresa y recuerdo: “Es lo más importante porque para que el cliente te recuerde tienes que tocar su emoción, sorprenderle”.

La experta recomienda habilitar un área saludable, dado que cada vez la gente se cuida más. En la imagen, la del Gran Hotel Bilbao, diseñada por la nutricionista.

Toscana Viar ha citado algunos servicios con gran potencial para desarrollar ese valor diferencial y por ende, generar mayores ingresos. Entre ellos, el servicio de habitaciones, “fomentando su valor experiencial para hacer disfrutar al cliente”; un detalle de bienvenida en las habitaciones que se pueda comer; el coffee break, que “se puede trabajar mucho desde el punto de vista de la experiencia gastronómica”; y el brunch.

¿Cómo abordarlo?

La nutricionista, al frente de la consultora The health company, ha proporcionado cuatro pasos para llevar a cabo esta transformación en el seno del hotel:

1.- “Identificar los objetivos que queremos conseguir y contar con un equipo profesional adecuado a las necesidades, ya sea interno o externo. Decidir en qué queremos invertir y llevarlo a cabo de principio a fin”.

2.- “Hacer un diagnóstico. Es fundamental porque cada hotel es único y diferente, por lo que se debe evaluar el entorno, precio medio, cuáles son las cualidades que queremos potenciar, analizar el perfil del cliente y explorar nuevas oportunidades”.

3.- “Trabajar de la mano e implicando a todo el equipo en el cambio, hacerles formar parte del proyecto, ya sean de cocina, sala o recepción”.

4.- Y por último la fase de implantación, en la que “para que el impacto sea mayor el cambio tiene que ser total, pero siempre respetando que la operativa sea fácil”.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.