Diario 5825 23.02.2020 | 13:23
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El aeropuerto de Barajas estuvo cerrado por dos horas

Un dron y un aterrizaje de emergencia complican el tráfico en Barajas

3 febrero, 2020

El Aeropuerto de Madrid-Barajas vivió este lunes una jornada complicada, en la que, incluso, el espacio aéreo de la capital española fue cerrado durante dos horas por la presencia de un dron y, posteriormente, se ralentizó la operativa como consecuencia de los problemas técnicos de un avión de Air Canadá que, después de detectar problemas en un motor, estuvo sobrevolando durante más de cuatro horas Madrid para soltar combustible y realizar un aterrizaje de emergencia seguro. Poco después de la reapertura del tráfico aéreo, pasadas las 14:30, el aeropuerto volvió a regularizar la operativa, según ha comunicado el gestor del tráfico aéreo Enaire. Asimismo, a las 19:15, informó a través de su cuenta en Twitter de que el avión de la aerolínea canadiense había tomado tierra a esa hora, sin incidencias.

La paralización del aeropuerto pasado el mediodía después de que dos pilotos detectaran la presencia de drones obligó a cerrar el espacio aéreo durante dos horas y a desviar 26 vuelos, en una jornada ya de por sí complicada por la espesa niebla que cubría por la mañana el aeródromo madrileño.

Aterrizaje de emergencia

Mientras, un Boeing 767-300 de la compañía Air Canada despegó del aeropuerto madrileño rumbo a Toronto a las 14:33 horas y, tras detectar problemas técnicos, tuvo que volver a Barajas. El avión tenía unos 30 años de antigüedad, según el portal especializado Flight Radar.

El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aérea (Sepla) detalló que el avión había perdido piezas del tren de aterrizaje que entraron en el motor izquierdo, por lo que tuvo que estar tres horas quemando combustible antes de aterrizar, tal y como marca el protocolo.

En prevención, se activó el dispositivo de seguridad del Ayuntamiento de la capital y de la Comunidad de Madrid. Se desplazaron al lugar al menos seis dotaciones de la Comunidad y otras tantas del Ayuntamiento, además de personal sanitario del servicio municipal y regional de urgencias (Samur y Summa),confirmaron fuentes de Emergencias 112.

Un caza F-18 de la Fuerza Aérea española acompañó al avión de Air Canada con problemas para verificar la avería que presentaba e inspeccionar la situación.

Un comité de crisis estuvo reunido en el aeropuerto madrileño Madrid-Barajas, a la espera del aterrizaje de emergencia del vuelo ACA837 de Air Canada. El resto del aeropuerto operaba con normalidad. Enaire informó de que el avión de Air Canada realizó su aterrizaje de emergencia a las 19:30 horas.

Desvío de vuelos

Tras detectar la presencia de al menos un dron, Enaire acordó el desvío de llegadas a otros aeropuertos y la paralización de los despegues, aunque se mantuvo activa una pista para permitir aterrizar a aviones con poco combustible.

El gestor de infraestructuras aeroportuarias Aena ha informado de que los vuelos se han desviado, sobre todo a los aeropuertos de Valencia, Barcelona, Alicante-Elche, Valladolid y Zaragoza.

Tras conocerse el incidente, se constituyó el comité local de seguridad en el aeropuerto, en el que participan el gestor de los aeropuertos Aena, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Estos dos cuerpos de seguridad desplegaron patrullas en los alrededores del aeropuerto para tratar de localizar al operador del aparato.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), responsable de la normativa de vuelos, ha recordado que no está permitido el uso de drones a menos de 8 kilómetros de una zona aeroportuaria.

Las sanciones varían en función de si la persona que pilota estos drones realiza actividad comercial o tienen conocimientos aeronáuticos: si los tiene puede llegar a 4,5 millones de euros y si no, hasta los 225.000 euros.

Aeropuertos de otros países como los británicos de Heathrow y Gatwick, el estadounidense de Newark o el Ben Gurion de Israel, han recibido ataques similares al ocurrido este lunes en Madrid.

Uno de los episodios más graves se produjo en las proximidades del aeropuerto londinense de Gatwick -el segundo más importante del Reino Unido- que provocó el cierre de las instalaciones durante más de un día, con cerca de 1.000 vuelos cancelados y más de 140.000 personas afectadas, en los días previos a las Navidades de 2018.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.