Diario 5914 07.06.2020 | 05:05
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. De manera excepcional y limitada al tiempo que dure esta situación

FETAVE pide al Gobierno reembolsar reservas canceladas con bonos de viaje

También demanda a IATA flexibilidad con los pagos al BSP de las agencias 30 marzo, 2020
  • El reembolso en efectivo de las cancelaciones provocaría la ruina en cascada del mercado turístico por falta de liquidez, según FETAVE
  • Esta medida es "imprescindible para defender los intereses de los viajeros y la supervivencia del sector y de sus dos millones de empleos"
  • FETAVE exige a IATA "la misma flexibilidad con los pagos al BSP que ella reclama para la devolución de billetes"

FETAVE (Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas) considera que la actual situación “hace imposible el reembolso en efectivo de los importes de las cancelaciones de los viajes de los operadores turísticos y especialmente de agencias y compañías aéreas”. Hacerlo así, según reconocen las mismas fuentes, “provocaría la ruina en cascada de todo el mercado turístico por falta de liquidez”. Por ello reclama al Gobierno que los operadores turísticos puedan efectuar la devolución de las reservas de viajes y de los billetes de transporte con bonos de viaje, o vouchers, para futuros viajes mientras dure la crisis del coronavirus.

Esa medida, como subrayan desde FETAVE, “se hace imprescindible para defender hoy los intereses de los viajeros y la supervivencia del sector turístico y de sus dos millones de empleos. De no aplicarse, los viajeros no podrán recibir ningún tipo de compensación, ni como vouchers ni, en su caso, en efectivo una vez superada la crisis sanitaria como consecuencia del previsible colapso económico por la falta de liquidez de las empresas y operadores turísticos”.

Desde FETAVE inciden en que “si se declara un concurso de acreedores en la gran mayoría de empresas del sector, los créditos correspondientes a la devolución de los billetes y reservas de viajes es prácticamente seguro que no recibirían ninguna compensación, y ejemplos tenemos en España que lo confirman”

Ante esta crítica situación, FETAVE demanda que “el Gobierno, como ya han hecho los de Italia y Bélgica, y están estudiando otros gobiernos de la Unión Europea, con el consenso de los de las Comunidades Autónomas, autorice esta opción de manera excepcional y limitada al tiempo que dure esta anómala situación”.

De este modo se pretende “intentar convertir la cancelación colectiva de los viajes en aplazamientos por un tiempo de la decisión de viajar, con la posibilidad de cambiar el destino de estos viajes y, en último caso, más adelante, cuando la situación de liquidez lo permita, en su caso, recuperar el dinero, lo que igualmente facilitaría una reactivación del sector una vez superada esta crisis sanitaria”. El objetivo es “proteger el empleo en el sector turístico y los derechos de los viajeros en todo lo posible en esta inimaginable situación”.

La opción que demanda FETAVE ya la han adoptado en países como Italia, Bélgica y Brasil.

Sólo si se plantea esta alternativa propuesta por FETAVE “podría salvarse de la quiebra el sector turístico y proteger de forma efectiva, sin demagogias imposibles e inviables, los derechos de los viajeros. Para ello es necesario, excepcional y temporalmente limitado a los viajes que hubiesen debido iniciarse entre el 1 de marzo y el 31 de diciembre y cancelados como consecuencia del COVID-19, flexibilizar la normativa”.

Y es que la otra opción, “generar una línea de crédito del Gobierno para esas devoluciones cuando se acceda a esos créditos, detraería un alto volumen de recursos imprescindibles en la reactivación de una economía que está extinguiéndose con la paralización del país”.

Implicación de IATA

Y en este contexto de excepcionalidad, FETAVE exige a IATAla misma flexibilidad con los pagos al BSP que ella reclama para la devolución de billetes, especialmente en la liquidación de fin de marzo, exigencia que se extiende también a las aerolíneas no integradas en IATA ni en el BSP para futuras liquidaciones mientras se mantenga la excepcional situación de alarma y cierre de actividades no esenciales”.

En definitiva, concluyen las mismas fuentes, “de lo que se trata es de proteger los dos millones de empleos vinculados al turismo y respetar hoy, en todo lo posible, los derechos de los viajeros. De no aplicar medidas excepcionales como las reclamadas por FETAVE, podrían desaparecer tanto los empleos como esos derechos, como ya han entendido los gobiernos de algunos Estados de la UE y de otros países especialmente protectores de los derechos de los viajeros como Brasil”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.