Los hoteleros se niegan a bajar precios para paliar el efecto de la guerra de Irak

Los turoperadores han pedido un nuevo esfuerzo a los hoteleros para que rebajen aún más sus precios. Los mayoristas argumentan que el peligro de una guerra con Irak está frenando la compra de paquetes vacacionales y plantean que unas tarifas «más atractivas» reactivarían el mercado, sobre todo el británico.

Los turoperadores han pedido un nuevo esfuerzo a los hoteleros para que rebajen aún más sus precios. Los mayoristas argumentan que el peligro de una guerra con Irak está frenando la compra de paquetes vacacionales y plantean que unas tarifas «más atractivas» reactivarían el mercado, sobre todo el británico. Sin embargo, la propuesta se ha topado de frente con un empresariado «tocado» después de un año de recesión turística. Los hoteleros se niegan a apretarse otra vez el cinturón después de haber negociado contratos con los mayoristas para el verano de 2003 con incrementos nulos en la mayoría de los casos. El director de un hotel de Benidom indicó ayer que lo que pretenden compañías como Tui «es insostenible porque después de haber fijado unas tarifas, nos reclaman rebajas de hasta el 20 por ciento, algo que no sucedía desde 1978». Los empresarios de la provincia confiaban en que después de la resaca de una etapa difícil marcada por la crisis en los mercados emisores y las consecuencias del 11-S, el año 2003 supusiera un cambio de tendencia. Prueba de ello es que hasta el 31 de diciembre, las reservas para el verano habían aumentado un 36,3 por ciento respecto a los datos recogidos por esas mismas fechas un año antes. Así consta en un informe elaborado por la consultora AC Nielsen que analiza las reservas de paquetes turísticos en distintos destinos del Mediterráneo. En el caso de Alicante, se había logrado alcanzar a 31 de diciembre un total de 119.923, según la consultora. Sin embargo, los mayoristas han revelado a los hoteleros que desde esa fecha hasta ahora, el mercado se ha estancado por culpa de los tambores de guerra. Justo en dos meses cruciales para la compra de vacaciones por parte de los clientes. Los empresarios, a pesar de todo, no quieren asumir nuevas rebajas y desconfían de los mensajes que les llegan a través de los operadores turísticos. «Antes nos mostraban sus "booking position" donde aparece cómo van las ventas. Ahora nos piden los recortes sin que, ni siquiera nos muestren estos datos». Los propietarios de establecimientos de la Costa Blanca constatan que la estructura del sector turístico actual es más complicada que nunca. Por un lado, la concentración de las compañías deja escaso margen de maniobra a los hoteleros. «Dependemos totalmente de los tres o cuatro grandes mayoristas que controlan el mercado británico que hoy en día es el único que nos permite trabajar todo el año y, no solo los tres meses del verano», analizaba ayer un empresario del sector. Los tour operadores a los que se refería son My Travel, First Choice, Thomas Cook y Tui, que adquirió recientemente Thomson que controlaba más de la mitad del mercado británico. Además el incremento de plazas turísticas por la construcción de nuevos establecimientos ha aumentado la oferta disponible y las «guerras de precios» para captar clientes. (A.V., diario Información, 26/02/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.