Piden una regulación exigente al gobierno regional

Los hoteleros de Madrid desconfían de los informes de las webs de alquiler de habitaciones

El presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Antonio Gil, ha manifestado su preocupación y la de todos los hoteleros madrileños  por la campaña que están llevando a cabo las plataformas internacionales de reservas como Airbnb, Windu y Alterkeys dedicadas al alquiler turístico de viviendas y de habitaciones en domicilios privados ante las expectativas de una próxima regulación del sector.

Según explica la asociación, Airbnb, la empresa norteamericana líder en este segmento, "con presupuestos e ingresos multimillonarios",  ha organizado una campaña de comunicación basada en "supuestos estudios, elaborados por ellos mismos, que justifican la existencia de este tipo de negocio en el interés de los que ellos llaman anfitriones a los que astutamente pintan como personas necesitadas que necesitan esos ingresos para complementar los suyos, dando a entender además que generan negocio y puestos de trabajo para la ciudad, supuestos estos que, según manifiesta la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, no creemos que respondan a la verdad". Como informó HOSTELTUR noticias de turismo en Airbnb defiende su modelo de negocio p2p en Barcelona, la web ha presentado un informe sobre su impacto en la capital catalana.

Los hoteleros quieren una normativa exigente para Madrid. #shu#.Los hoteleros quieren una normativa exigente para Madrid. Imagen Shutterstock.

“El informe de Airbnb”, explica el presidente de la AEHM, “es claramente tendencioso porque la realidad es que se trata de beneficiarse ellos mismos y a aquellas empresas que se han creado con la idea de tener un hotel, agrupando apartamentos o habitaciones en diferentes edificios ya sea por compra o subarriendo, pero sin tener que cumplir las exigencias que tienen los establecimientos reglados”. “Hablan de economía colaborativa  cuando se trata pura y simplemente de un negocio sin cumplir normas, con total opacidad fiscal, con innumerables molestias a los vecinos del inmueble y con una inseguridad y desprotección total para los clientes como lo demuestran numerosas críticas de usuarios y las limitaciones en su web a las “reviews” negativas. Además esta modalidad de alojamiento no genera en sí misma demanda para el destino y, por otra parte, estamos convencidos de que, posiblemente, si se crea algún puesto de trabajo, es en economía sumergida y a cambio de los que se pierden por su culpa en los establecimientos reglados”.

“Tenemos conocimiento”, añade Antonio Gil, “de muchas viviendas grandes en el centro de Madrid que han sido ya adquiridas por avispados inversores para vender sus habitaciones a través de esta nueva modalidad. Se trata en este caso de poner en marcha uno de nuestros tradicionales y magníficos hostales sin que exista control alguno sobre el mismo y con el máximo beneficio a costa del sector, de los vecinos y de los propios clientes”.

El Presidente de los hoteleros madrileños concluye pidiendo a la Comunidad de Madrid que de forma definitiva y urgente legisle sobre esta actividad y persiga la ilegalidad “ya que, lo contrario, sería dar carta de naturaleza al “vale todo” puesto que, con los mismos criterios que esgrime a Airbnb, cualquiera puede convertirse en taxista con su coche particular, abrir un restaurante en su vivienda, o una discoteca en el garaje de su casa“. Como informó este diario en El retraso en regular las viviendas vacacionales en Madrid preocupa a los hoteleros,  la AEHM ya ha manifestado anteriormente su preocupación por la ilegalidad de esta actividad.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.