Diario 6035 27.10.2020 | 02:23
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Se parece más a una OTA que a un turoperador

Así es el nuevo Thomas Cook, ventajas e inconvenientes

La capacidad de dar confianza por parte de una marca que todavía se relaciona con una quiebra es la gran incógnita 18 septiembre, 2020

Thomas Cook cayó bajo el peso de una deuda de 1.600 millones de libras esterlinas (1.754M €) hace casi un año, dejando a 9.000 empleados sin trabajo solamente en el Reino Unido y al contribuyente británico con una factura de 100 millones de libras (109 M €) para repatriar a más de 180.000 clientes que quedaron varados en el extranjero tras la quiebra. Ahora la marca resurge de sus cenizas en un entorno totalmente distinto y sin deuda, ni alquileres, ni aviones... ¿cuál será su futuro?

De hecho, el total de responsabilidades financieras de la matriz de Thomas Cook que componían su pasivo en el momento de la quiebra se situó en 8.990 millones de libras (10.579 millones de euros), de los que 885 millones de libras (1.041 millones de euros) eran deudas con sus proveedores del sector turístico, que incluían a los hoteles de todo el mundo, especialmente en el Mediterráneo, según datos revelados en su momento por parte del Servicio de Insolvencias de Reino Unido (vea: La deuda de Thomas Cook Group con el sector supera los 1.000 M €).

La historia es reciente: Thomas Cook entró en liquidación el 23 de septiembre de 2019 (vea: Thomas Cook entra en liquidación).

El regreso

Ahora Thomas Cook ha vuelto (vea: Thomas Cook regresa hoy como la nueva OTA de Fosun en Europa), pero no igual, sino diferente, y además no todo el mundo está contento con este regreso, según un reportaje del medio sectorial británico Travelmole. El regreso de la marca a la actividad turística genera muchas dudas, sobre todo en este entorno de crisis.

Thomas Cook no ha sido relanzado por el conglomerado chino Fosun como una compañía de viajes integrada con tiendas a pie de calle, una aerolínea y el paquete turístico como negocio, sino, expone el reportaje, "como una agencia de viajes online que vende paquetes dinámicos basados sobre todo en vuelos baratos de EasyJet y alojamiento procedente de tres bancos de camas".

La marca ha sido relanzada"como una agencia de viajes online que vende paquetes dinámicos basados sobre todo en vuelos baratos de EasyJet y alojamiento procedente de tres bancos de camas"

Lo único que queda de la antigua Thomas Cook es la URL de su web, thomascook.com, y el "familiar logo del corazón soleado". Ni tiendas en las calles principales, ni aerolínea, ni la sede central el Peterborough, remarca este medio.

Aunque sus promotores son casi los mismos. El propietario, el conglomerado chino Fosun, era también el principal accionista de la antigua Thomas Cook. Travelmole recuerda cómo justo unas semanas después del colapso del turoperador el pasado mes de septiembre, Fosun "arrebató por 11 millones de libras la marca a los liquidadores, provocando la furia en el sindicato TSSA, que describió la suma como "insignificante" (vea: Fosun compra la marca Thomas Cook por 13 M € tras ser rechazado TUI).

Algunos de los nuevos directivos de Thomas Cook son los mismos que llevaban el timón de la compañía cuando ésta quebró, incluido el nuevo director ejecutivo Alan French, quien fue el director de Estrategia y Tecnología del grupo.

Enfado y críticas

Asegura Travelmole que muchos de los antiguos empleados de Thomas Cook, e incluso antiguos proveedores, han mostrado su enfado en el muro de Facebook de la compañía. Sienten que la marca debería haber permanecido enterrada, que es "desagradable" y "horrendo" que la marca resurja ahora de las cenizas, cuando dejó atrás a tantas personas, cuando se perdieron tantos puestos de trabajo.

También se cuestionan por qué los propietarios, los mismos que ahora relanzan la marca, no la rescataron hace un año, cuando hubieran podido hacerlo. De hecho, Fosun y los bancos con participación en la compañía "ofrecieron reunir un total de 900 millones de libras (984 M €) para salvar a Thomas Cook en septiembre pasado", pero según la visión del medio británico, "la posibilidad se frustró porque los fondos de cobertura se negaron a dar su respaldo".

Vale la pena recordar aquí que hubo también un intento por parte de significados hoteleros españoles para rescatar a la compañía de la liquidación, intentando reunir 107 millones de euros (vea: Los hoteleros españoles no han podido evitar la liquidación de Thomas Cook). Encabezados por Miguel Fluxá, el grupo intentó hasta el último momento que el CEO del grupo en quiebra, Peter Fankhauser, pudiera presentar esos 107 millones de euros a los bancos como garantía de que podría hacer frente al negocio. Pero no fue posible (Reunión de urgencia con accionistas y acreedores para salvar Thomas Cook).

Todavía frustrados y enfadados porque no hubo rescate ni salvación, otros exempleados y exproveedores exponen sus dudas acerca de si la marca conseguirá la confianza del público, después de haber quebrado de forma tan espectacular y de haber dejado a tantas personas y empresas en la estacada.

Sinónimo de quiebra

El experto en aerolíneas Peter Knapp, de la consultora Landor, preguntado por el medio británico considera que Thomas Cook es un nombre que es sinónimo de quiebra. "Pero existe una oportunidad para la marca -considera-, si aprende las lecciones de pasado y responde a las necesidades de los pasajeros, adaptándose a los nuevos requisitos de los viajes".

Para salir adelante, la "nueva" marca debería ser "empática con los requisitos de los clientes, segura, consciente y, sobre todo, ágil"

El reto es enorme, asegura este experto, y "el nombre y su reciente historia no ayudarán" a facilitarle la supervivencia.

También clientes de la vieja Thomas Cook han salido a las redes sociales, explica Travelmole, a recordar que el turoperador estropeó sus vacaciones y todavía les debe dinero. En concreto, uno escribió según recoge este medio: "Thomas Cook sobrevive, los beneficios serán disfrutados por el inversor chino, los trabajadores británicos han pagado el precio y la economía del Reino Unido sufrirá. No es un buen resultado para Gran Bretaña". Los británicos sin duda sentían apego por la marca, viva desde 1845.

Así, parece claro que el hundimiento de Thomas Cook sigue fresco en la mente de los británicos. Quizá por eso el nuevo director ejecutivo insiste en que las vacaciones que vende el turoperador están protegidas por la licencia ATOL y que los pagos de los clientes serán depositados en una cuenta hasta que éstos hayan regresado de sus viajes.

La nueva Thomas Cook depositará el dinero de sus clientes en una cuenta hasta que éstos hayan regresado de sus viajes, como medida para ofrecer confianza al mercado

Ventajas frente a la "vieja" Thomas Cook

Travelmole se plantea si la nueva compañía sobrevivirá, más teniendo en cuenta este entorno de crisis debido a la pandemia. Pero la nueva Thomas Cook, asegura, "tiene muchas ventajas obvias frente a su predecesora y otras compañías de larga trayectoria".

Para empezar, ya no tiene una deuda de 1.600 millones de libras que pagar, ni tiendas con pérdidas que vayan consumiendo recursos, ni aviones en tierra como está ocurriendo con las aerolíneas, ni alquileres que pagar en bloques de oficinas actualmente vacíos, ya que sus 50 empleados trabajan desde casa.

Y concluye, el medio sectorial británico, diciendo que la nueva compañía, "lanzada durante la pandemia, ha tenido la oportunidad de construir un negocio bien preparado para la nueva normalidad. También tiene una de las marcas británicas más reconocibles, pero tendremos que esperar para ver si eso al final es algo bueno o malo".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.