Familiares de las víctimas no aceptan que se declare sus muertes por datos de satélite

Avión de Malaysia Airlines: China exige pruebas concluyentes de lo sucedido

Familiares de los 154 pasajeros chinos que viajaban a bordo del avión de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo han exigido al Gobierno de Malasia pruebas fehacientes de lo que sucedió con la aeronave y las 239 personas que viajaban a bordo y que no solo se apoyen en datos de los satélites para declarar la muerte de los pasajeros y tripulantes del vuelo MH370 de la compañía malasia, sin que hasta el momento se hayan encontrado los restos del avión o los cuerpos de sus ocupantes. El misterio sigue igual que al principio.

La reacción se produce al día siguiente de que el Gobierno de ese país anunciara oficialmente que concluía que el avión de Malaysia Airlines había caído al océano Índico y no había supervivientes y fuera suspendida su búsqueda por mal tiempo. El primer ministro malasio Najib Razak afirmó que esta conclusión se había obtenido de la información de satélites, aportada por la firma británica Inmarsat y la oficina de investigación de accidentes aéreos británica AAIB, cuyos analistas habrían determinado que el MH370 voló a través del corredor sur, y que su última posición fue en el medio del Océano Índico, al oeste del puerto australiano de Perth".

También el Gobierno chino ha reiterado a Malasia que le entregue "toda la información y pruebas" que han llevado a la conclusión de que el avión de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo se precipitó en el océano Índico. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, así lo ha pedido en un breve comunicado divulgado poco después de que el primer ministro de Malasia, Najib Razak, informara de que había que asumir que el avión se estrelló en el océano y diera por muertos a sus 239 ocupantes.

Avión de Malaysia Airlines: China exige pruebas concluyentes de lo sucedido Avión de Malaysia Airlines: China exige pruebas concluyentes de lo sucedido

De los 227 pasajeros a bordo del avión, 154 eran chinos, incluido un taiwanés.

"Queremos saber la verdad"

Más de 200 familiares de las víctimas se manifestaron este martes frente a la Embajada de Malasia en Beijing, al día siguiente de conocer, la mayoría por SMS, que el Gobierno malasio daba oficialmente por perdido el aparato en el algún punto en el sur del océano Índico. Enfurecidos, se violentaron con la policía que no los dejaba pasar hacia las puertas de la delegación malasia. "Queremos la verdad", gritaban. Consideran que el Gobierno de Malasia debe basar sus conclusiones en pruebas más reales y no sólo en estudios de satélites, “sin tener una sola pieza del avión ni haber comprobado nada”.

Los familiares de las víctimas se indignaron, asimismo, al suspenderse la sesión informativa que cada mañana en un hotel de Beijing organizaban las autoridades malasias sobre los avances de la investigación, después de que el primer ministro malasio anunciara que el avión se precipitó al Índico y que no había esperanzas de encontrar supervivientes. Opinan que no hay pruebas concluyentes de ello. Finalmente, consiguieron la promesa de que el embajador acudiría al hotel Lido de Beijing, al tiempo que desde Malasia saldría una comisión para reunirse con las familias de las víctimas y calmar los ánimos.

Preguntas sin respuesta

El primer ministro malasio, Najib Razak, dijo que un nuevo análisis de los datos satelitales sobre la trayectoria del vuelo ubicaban su última posición en una locación muy alejada de la costa oeste de Australia, muy lejos de cualquier sitio para un eventual aterrizaje, pero aún no se han determinado las causas por las cuales el Boeing 777 desvió su curso casi dos horas después de despegar de Kuala Lumpur con destino a Beijing.

Las imágenes de satélites australianos, chinos y franceses registraron objetos flotando a la deriva, entre el extremo suroeste de Australia y la Antártida, pero tampoco se ha logrado comprobar que pertenecen al avión desaparecido ni se han detectado las señales que envían las cajas negras del avión u otros indicios, por lo que el misterio sigue como desde el principio.

Mientras, en Australia, durante el día no se han hecho labores de búsqueda en las cercanías del puerto de Perth donde se cree que se estrelló el vuelo MH370. Todas las operaciones fueron suspendidas debido a un fuerte temporal con vientos, lluvia y olas gigantes, según informó la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA) que consideró que las condiciones climáticas representaban un riesgo para cualquier actividad en ese sentido, tanto por mar como por aire.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.