Edición España. Tendrá que declararse a Hacienda

Si se benefició de un bono turístico, no olvide esto

A efectos fiscales, la subvención representa un incremento patrimonial 5 diciembre, 2021

Las campañas de bonos turísticos que han lanzado las comunidades autónomas desde el pasado año para reactivar la demanda de viajes afectada por la pandemia tiene letra pequeña que muchas veces pasa desapercibida para los que se benefician de esta ayuda. Y es que, como cualquier otra subvención pública, es obligatorio declararla en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

A efectos fiscales, el importe de la subvención es "un incremento patrimonial", según aclara a HOSTELTUR Luisa González, del bufete Monlex Abogados.

González apunta que en el caso de Baleares, cuyos bonos concede un máximo de 100 euros por persona, al ser "una cantidad tan pequeña no tiene gran efecto, pero igualmente sí que tienen que declararse en la campaña del año siguiente".

Pero otras comunidades autónomas han concedido ayudas más cuantiosas que Baleares y su repercusión en la Declaración de la Renta tiene un mayor impacto.

El abogado sevillano Jorge Cortés explica en su blog el tratamiento fiscal de los bonos turísticos de la Junta de Andalucía, que ofrecía una ayuda máxima de 300 euros por solicitante.

Cortés aclara que "si la persona beneficiaria es una persona física, sería una ganancia de patrimonio en el IRPF que como no deriva de transmisión alguna, se integraría en la parte general de la base imponible. Esto es, se declararía junto al resto de los rendimientos ordinarios, como del trabajo, alquileres o de actividades económicas, e iría a la escala progresiva del IRPF".

Y pone un ejemplo: "Imaginemos un contribuyente andaluz que tiene derecho al bono por importe de 250 euros porque ha disfrutado en noviembre de 2020 de esas tres noches continuadas en un hotel de lujo en Granada, por un PVP total de 1.000 euros. Si por sus elevadas rentas, su tipo medio de gravamen en su IRPF 2020 es del 35%, realmente el bono se le quedaría en 162 euros aproximadamente, porque 88 euros van para Hacienda”.

En Andalucía además de las personas físicas se pueden beneficiar de los bonos las sociedades mercantiles, que tendrían que declararlo en el Impuesto de Sociedades, al tratarse de una ayuda o subvención directa. El ejemplo anterior, trasladado a una sociedad, supondría que aquel bono turístico de 250 euros se quedaría en unos 188 euros, el resto iría para las arcas públicas.

Bono turístico del Gobierno balear.

Otras autonomías han ofrecido más dinero aún. Los bonos turísticos de Madrid subvencionan el 50% del precio de adquisición de servicios prestados por empresas de alojamiento turístico y agencias de viajes, con un máximo de 600 euros por persona.

En la Comunidad Valenciana el importe de las ayudas es del 70% de los servicios turísticos objeto de la ayuda, IVA incluido, hasta un máximo también de 600 euros.

En el caso del bono de Canarias, los beneficiarios han recibido eset año 200 euros de la administración para gastar en un hotel o en una agencia de viajes y Euskadi, que las presentó en 2020, ofrecía varias opciones de descuento.

Pero como reitera Luisa González: "cualquier ayuda que concede el Estado se tiene que declarar a Hacienda al año siguiente".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.