Edición España. Test obligatorios también para los vacunados

Portugal impone restricciones para frenar la variante ómicron

Desde este sábado es obligatorio presentar un test negativo para entrar en hoteles, bodas y bautizos, espectáculos culturales y recintos deportivos como estadios de fútbol 27 diciembre, 2021

Portugal estrenó el sábado, día de Navidad, en su período de "contención" para frenar la expansión de ómicron, que ya predomina en el país con el 61,5% de los casos de COVID-19 y que ha llevado a restricciones como el cierre del ocio nocturno, el teletrabajo obligatorio y los test en hoteles. La llegada de ómicron, que se espera que suponga el 90% de las infecciones antes de acabar 2021, provocó que la "semana de contención" que el Gobierno había anunciado entre el 2 y el 9 de enero se ampliase y empezase el sábado, día de Navidad.

Las autoridades sanitarias ya han advertido de que el dominio de ómicron en plenas fiestas provocará un aumento de las infecciones, cuando todavía planea la incertidumbre.

Bajo esa incertidumbre, Portugal amaneció la mañana de Navidad con nuevas restricciones, como el teletrabajo obligatorio o el cierre del ocio nocturno, un nuevo mazazo para este sector, que sólo reabrió en octubre tras 18 meses cerrados y que no podrá abrir el día del año que más caja hace, Nochevieja.

Además, desde este sábado es obligatorio presentar un test negativo para entrar en hoteles, bodas y bautizos, espectáculos culturales y recintos deportivos como estadios de fútbol, independientemente del aforo

El test también es obligatorio para los vacunados, y sólo están exentas las personas que tienen un certificado digital de recuperación porque han pasado el virus en los últimos 6 meses.

La restauración también tiene nuevas reglas para las fiestas, que en su caso estrenaron ya en Nochebuena: los días 24, 25, 30 y 31 de diciembre y 1 enero es obligatorio presentar test negativo para entrar en un restaurante, aunque no para las terrazas.

Por ello, las restricciones llevaron a las familias portuguesas a cancelar sus planes de comer fuera y por ello hay restaurantes que decidieron ni siquiera abrir en estos días de fiestas.

Según señalaron a EFE desde la Asociación Nacional de Restaurantes lusa (Pro.var), cerca del 50% de la restauración planeaba no abrir durante esos días para ahorrar en costes, principalmente en Fin de Año

En Nochevieja, pese al cierre de las discotecas, sí estarán permitidas las fiestas en espacios como casinos u hoteles, aunque también bajo presentación de prueba negativa.

El Gobierno portugués también decidió aplazar las rebajas de invierno, que en Portugal suelen empezar tras el día de Navidad, hasta después del 9 de enero, para evitar aglomeraciones en los comercios.

Además, se reduce desde este sábado el aforo en establecimientos comerciales a una persona por cada cinco metros cuadrados, ante la afluencia que suele haber estas semanas para descambiar regalos.

El período de "contención" estará vigente hasta el 9 de enero, aunque el Ejecutivo revisará las medidas antes por si fuese necesario aplazarlas.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.