Estudio de Ipsos

El alza de la inflación recorta el gasto previsto para las vacaciones

14 mayo, 2022
  • Los ciudadanos están modificando su comportamiento con el fin de ahorrar ante la subida de los precios y el mantenimiento de los salarios
  • El 21% de los consumidores de España consultados asegura tener muchas o bastantes dificultades económicas para gestionar sus finanzas
  • La mitad de la población española asegura que gastará menos en ocio y el 40% declara que gastará menos en vacaciones

El incremento del precio de la energía y de las materias primas ha disparado la inflación a niveles de 1985 en España y está provocando una pérdida de poder adquisitivo de los consumidores que, en consecuencia, están reduciendo sus previsiones de gasto. Para conocer cómo percibe la ciudadanía esta situación y cómo la afrontan, la compañía de investigación de mercados y de opinión Ipsos ha realizado una encuesta en 11 países, en colaboración con el Foro Económico Mundial, que, entre otras conclusiones, señala que cuatro de cada diez españoles gastará menos en irse de vacaciones.

Para la elaboración del estudio denominado "Percepciones globales sobre la inflación", Ipsos ha realizado una encuesta online, entre el 7 y el 18 de abril, en 11 países -Australia, Canadá, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Japón, Polonia, España, Turquía y Estados Unidos- con una muestra de 11.030 personas.

De acuerdo con este análisis, una cuarta parte de la ciudadanía en estos países reconoce que les resulta bastante o muy difícil gestionar sus finanzas en la actualidad. En España, el 21% afirma tener muchas o bastantes dificultades económicas, mientras que un 36% dice que “se las arregla con lo justo”. Solo un 8% asegura que vive cómodamente y tres de cada 10 (33%) consideran que no les va mal.

¿Cuánto le preocupan las finanzas personales de cara a los próximos seis meses?

Más datos sobre la evolución del IPC en los últimos meses

-La inflación se dispara al 9,8% en marzo, la tasa más alta desde 1985

-El IPC de abril se sitúa en 8,4%, casi un punto y medio por debajo de marzo

-La inflación termina 2021 en el 6,7%, el nivel más alto en 29 años

Este incremento de los precios, al tiempo que los salarios se mantienen sin cambios, provoca una progresiva pérdida de poder adquisitivo y España se sitúa como uno de los países más preocupados. Ocho de cada 10 consumidores se muestran inquietos ante la subida general de los precios de los bienes y servicios. Además, el 61% teme no poder seguir comprando los mismos productos que hasta ahora ni pagar las facturas del gas y la electricidad.

En este contexto, los ciudadanos están modificando su comportamiento con el fin de ahorrar. La mitad de la población española asegura que gastará menos en ocio; el 40% declara que gastará menos en vacaciones. De este modo, entre los 11 países analizados, en España se registra el mayor porcentaje de personas que prevén recortar su gasto en esta categoría, solo a un punto de Turquía (41%) y seguido muy de cerca por Francia y Canadá (39%).

Más pesimistas

Además, los ciudadanos consultados no se muestran muy optimistas de cara a los próximos meses. Sus expectativas son negativas. En todos los países analizados, la mayoría piensa que la inflación continuará creciendo durante el próximo año, siendo Gran Bretaña el más pesimista (85%).

Por su parte, España es el país más optimista en este sentido, o al menos en el que se aprecia un porcentaje menor de ciudadanos, un 71%, que cree que los precios seguirán aumentando.

Entre los consumidores sondeados en nuestro país, las expectativas de aumento de los costes son mayores en categorías como la alimentación (77%), los gastos del hogar (73%), la luz y el gas (71%), el combustible (69%) o el ocio (67%).

¿Cómo crees que será tu nivel de vida el próximo año: subirá, bajará o permanecerá, más o menos en el mismo nivel?

La población achaca este entorno de subida generalizada de los precios a la situación económica global (82%), especialmente los encuestados en España, Francia y Gran Bretaña.

Buena parte del conjunto de la muestra culpa de esta situación de alta inflación a las consecuencias de la guerra en Ucrania, a los excesivos beneficios de las empresas, la pandemia de la COVID-19 y las políticas del gobierno.

Además de los precios, la ciudadanía espera también que en el próximo año se produzca un aumento de los impuestos (63%) y del desempleo (60%), siendo Turquía e Italia los países más pesimistas en este sentido

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.