Crisis medioambiental, económica y geopolítica

Triple crisis para los viajes en avión ¿Tren y autocar son alternativas?

La presión en la UE para reducir los gases de efecto invernadero debido a la emergencia climática, unida a los recortes del petróleo ruso y las perspectivas negativas en la economía, dibujan un escenario cada vez más complicado para el transporte aéreo

8 agosto, 2022
Triple crisis para los viajes en avión ¿Tren y autocar son alternativas?
  • Solo 87.000 turistas extranjeros llegaron a España en tren en el primer semestre
  • La Comisión Europea admite que el tren de larga distancia debe mejorar enormemente
  • El autocar de larga distancia tiene las mismas emisiones que el ferrocarril

Nadie parece acordarse ahora de Greta Thunberg, la joven que antes de la pandemia se convirtió en altavoz del movimiento vergüenza de volar. De hecho, casi 26 millones de turistas extranjeros viajaron a España en avión durante el primer semestre de 2022. Sin embargo, la presión dentro de la Unión Europea para reducir los gases de efecto invernadero debido a la emergencia climática, unida a los recortes del petróleo ruso y a las negativas perspectivas en la economía, dibujan un escenario complicado para el transporte aéreo y un más que probable encarecimiento progresivo de los billetes de avión. ¿Podrían el tren y el autocar de larga distancia ser una alternativa, al menos para los destinos turísticos de la España peninsular?

Artículo exclusivo para suscriptores Premium

Forma parte de la comunidad de líderes de la transformación positiva de nuestro sector.
Elige el plan que mejor se adapta a ti, y accede a todo nuestro contenido, descárgate nuestras revistas y disfruta de descuentos y otras ventajas en los eventos organizados por Hosteltur.

60€ Anual (0,17€ al día) Hazte premium
8,99€ Mensual (0,30€ al día) Hazte premium

¿La emergencia climática cambiará el modo de viajar?

En agosto de 2019, la activista sueca Greta Thunberg atravesó el Atlántico en un barco de vela. Si hubiera hecho el viaje en avión, habría emitido en tan solo ocho horas el 11% de las emisiones de efecto invernadero que un ciudadano europeo genera a lo largo de todo un año.

¿Sirvió para algo aquel golpe de efecto? ¿La sociedad tomó conciencia de la "vergüenza de volar"?

Casi 26 millones de turistas extranjeros (los que han viajado a España en avión durante el primer semestre del año) parecen no haberse dado por aludidos.

Además, la demanda mundial de transporte aéreo creció un 76,2% interanual en junio, gracias al levantamiento general de las restricciones, aunque aún no ha recuperado las cifras anteriores a la Covid-19, según IATA.

"Se han confirmado las predicciones de que el levantamiento de restricciones liberaría una demanda de viajes reprimida", apunta el director general de IATA, Willie Walsh.

Ahora bien, habrá que ver qué pasa en los próximos meses con la evolución del precio del combustible, teniendo en cuenta la guerra en Ucrania y la respuesta de Rusia a las sanciones de Occidente.

Flygskam

En los últimos años, se han publicado multitud de artículos acerca de si los recientes desastres relacionados con el cambio climático (oleadas de calor cada vez más frecuentes, inundaciones torrenciales, etc) podrían impulsar a cada vez más personas a dejar de usar el avión.

Con la idea de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en Suecia se acuñó la palabra Flygskam para referirse a la "vergüenza de volar".

Desde los países nórdicos, por cierto, han viajado a España 1,86 millones de turistas durante el primer semestre del año. La cifra está todavía un 29% por debajo de los niveles de 2019, antes de la pandemia.

Ahora bien, ¿podría ser el tren una alternativa al avión para realizar viajes de larga distancia?

Si miramos a las cifras de Frontur más recientes, la realidad es muy tozuda.

De los 30 millones de turistas extranjeros que recibió España durante el primer semestre de 2022, casi 26 millones de personas llegaron en avión.

En cambio, apenas 87.000 viajeros internacionales cruzaron la frontera en tren.

En Suecia se acuñó la palabra Flygskam para referirse a la "vergüenza de volar". Imagen: Adobe Stock

Plan europeo para el "renacimiento del ferrocarril"

La Comisión Europea admite que el tren de larga distancia debe mejorar enormemente si de verdad quiere ser una alternativa creíble al avión.

Así, en diciembre de 2021 el ejecutivo comunitario lanzó un plan con el que pretende "impulsar los servicios ferroviarios para pasajeros internacionales y de larga distancia, combinado con cambios en la Red Transeuropea de Transporte".

La idea de Bruselas es aumentar la capacidad ferroviaria de alta velocidad, con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones (BEI), y así "preparar el terreno para un verdadero renacimiento del ferrocarril".

Los dirigentes europeos quieren de este modo duplicar el tráfico ferroviario de alta velocidad para 2030 y triplicarlo para 2050.

El fomento de los viajes en tren, como alternativa al avión, ayudaría a la Unión Europea a ser "climáticamente neutral" en 2050

La progresiva sustitución de los viajes en avión por el tren ayudaría a la UE a cumplir su objetivo de ser "climáticamente neutral" en 2050, según sostiene la Comisión Europea.

“El ferrocarril es uno de los modos de transporte más sostenibles que tenemos. Y, sin embargo, este potencial corre el riesgo de desperdiciarse", dice la comisaria de Transportes Adina Vălean.

De hecho, entre 2001 y 2019 el número de trenes nocturnos internacionales en Europa decayó un 65%.

Por dicho motivo, la Comisión Europea un plan de acción "que nos ayudará a hacer del ferrocarril una opción más atractiva para viajes largos y transfronterizos".

No será fácil, Bruselas reconoce que numerosos obstáculos alejan a los potenciales viajeros de los trenes (emisión de billetes complicada, lenta adopción de tecnologías digitales, etc) y que será necesario irlos derribando uno por uno. Los detalles del plan ferroviario de la UE se pueden consultar en este enlace.

El mensaje de Greta Thunberg sí ha tenido consecuencias en la aviación

De todos modos, y aunque millones de personas siguen viajando en avión, el mensaje de Greta Thunberg sí ha acabado teniendo un efecto en la aviación comercial.

Sin ir más lejos, el rechazo por parte de algunos estamentos políticos a ampliar aeropuertos se sustenta no solo en discursos contra el turismo, sino también con el argumento de los gases efecto invernadero que producen los aviones.

Por otra parte, la industria aérea no se está quedando quieta ante la creciente presión pública para que reduzca su huella de carbono y se ha comprometido a ser "cero carbono" en 2050. La Unión Europea desarrolla la normativa para asegurar que se cumpla dicho objetivo.

Más información:
- El costoso vuelo a la aviación verde: sin vergüenza de volar

Pasajeros en un autocar. Foto: Adobe Stock

Autocares de larga distancia, ¿una alternativa al avión menospreciada por los destinos?

El hecho de que la Unión Europea haya decidido apostar fuerte por el ferrocarril, como medio de transporte alternativo al avión, contrasta con la situación de los autocares de larga distancia, un medio de transporte ignorado -cuando no despreciado- por numerosas administraciones públicas en España.

Y ello a pesar de que las emisiones de gases de efecto invernadero que generan estos vehículos son las mismas que el ferrocarril.

Concretamente, un autocar de larga distancia genera 29 gramos de emisiones efecto invernadero por pasajero-kilómetro. La misma cantidad de emisiones que un ferrocarril de larga distancia. Y muy por debajo de los 214 gramos de un avión comercial. Son cifras de un reciente informe de la ITB de Berlín y la empresa Statista, con datos de la Agencia Alemana del Medioambiente.

"La gran ventaja de los autocares, respecto al avión y al tren, es que pueden llevar a los viajeros puerta a puerta. Esto en otros países de Europa lo tienen muy claro desde hace tiempo", comenta Jordi Martí, presidente de la asociación de agencias de viajes ACAVE y experto en turismo receptivo.

"Hoy en día, la imagen que numerosos ayuntamientos de nuestro país tienen del autocar es la de un medio de transporte grande y que contamina. Por eso tratan de expulsarlo de las ciudades"

Según explica Martí, antes de la irrupción de las aerolíneas low cost, los autocares de larga distancia eran los reyes en destinos como Lloret de Mar, pero la llegada del transporte aéreo de bajo coste significó un cambio de paradigma.

No solo cambiaron los hábitos de los consumidores, sino también la percepción de las autoridades locales hacia los autocares.

"Hoy en día, la imagen que numerosos ayuntamientos de nuestro país tienen del autocar es la de un medio de transporte grande y que contamina. Por eso tratan de expulsarlo de las ciudades", advierte el presidente de Acave.

"Curiosamente, muchos destinos en España entienden que necesitan parkings públicos para el vehículo privado y, en cambio, no contemplan apeadores para autocares discrecionales", añade Jordi Martí.

"Como país receptor, nos falta cultura de autocar, un medio de transporte mucho más sostenible que el avión y las autocaravanas que ahora se han puesto de moda", indica.

Jordi Martí también recuerda que en Europa funcionan turoperadores especializados en viajes en autocar, "con vehículos de gran lujo, con tres asientos por fila, y grandes comodidades".

Cabe recordar también los avances tecnológicos: se han fabricado ya autocares eléctricos con una autonomía de 500 kilómetros.

"El autocar no solo permite el puerta a puerta, también es un vehículo muy agradecido para llevar grupos por un destino, para realizar viajes complementarios de alto gasto... Desgraciadamente, es un transporte estigmatizado en comparación con otros".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Avatar bobp bobp hace 1 mes
Por ejemplo, como voy en tren de Barcelona a Dubrovnik en Croacia. Calculando, necesito como 48 horas por via ... por lo menos !!!