Diario 5349 15.08.2018 | 09:14
Hosteltur: Noticias de turismo

Los empleados de la aerolínea brasileña Varig protestan por la fusión prevista con TAM

11 junio, 2003
Empleados de la aerolínea brasileña Varig protestaron ayer en dos aeropuertos de Sao Paulo y Río de Janeiro contra la prevista fusión de la compañía con TAM, hasta hace poco su principal competidora en el mercado doméstico. En las protestas participaron decenas de pilotos, comisarios de bordo, mecánicos y otros empleados de Varig, quienes argumentaron que la fusión con TAM, impulsada por el gobierno brasileño, conllevará la pérdida de numerosos puestos de trabajo.
Empleados de la aerolínea brasileña Varig protestaron ayer en dos aeropuertos de Sao Paulo y Río de Janeiro contra la prevista fusión de la compañía con TAM, hasta hace poco su principal competidora en el mercado doméstico. En las protestas participaron decenas de pilotos, comisarios de bordo, mecánicos y otros empleados de Varig, quienes argumentaron que la fusión con TAM, impulsada por el gobierno brasileño, conllevará la pérdida de numerosos puestos de trabajo. En Sao Paulo, cerca de un centenar de manifestantes cortaron el tránsito en varias pistas de la avenida que conduce el aeropuerto Congonhas, el de más movimiento del país, pues es el punto de partida y llegada de la mayoría de los vuelos nacionales. En Río de Janeiro, unos 400 trabajadores recorrieron las salas del aeropuerto Santos Dumont, también usado para vuelos domésticos, con pancartas contra la fusión, y entregaron una carta al presidente de la empresa, Roberto Macedo con críticas a lo que consideran la "absorción" de Varig por TAM. Varig, que atiende 65 destinos nacionales y 25 en el exterior, tiene cerca de 18.000 empleados, mientras que TAM, que vuela a 44 ciudades brasileñas y tres del exterior, tiene una plantilla de unos 7.000 trabajadores. Macedo reconoció el mes pasado que la operación causará algunos despidos para ajustar a la nueva empresa al tamaño del mercado, pero subrayó que los recortes de plantilla no serán exclusividad de Varig, la mayor aerolínea de América Latina, pero sumida en una grave crisis financiera. El proceso de fusión de Varig y TAM, que comenzó en febrero pasado con una integración de rutas nacionales, debe estar concluido en septiembre próximo, cuando será constituida la nueva aerolínea. Varig tendrá una participación del cinco por ciento en la nueva compañía y TAM controlará cerca del 35 por ciento, según el modelo de fusión, mientras que el resto quedará en manos del gobierno brasileño y de los acreedores. El nombre de la nueva empresa, que no ha sido definido, también es motivo de discordia, pues directivos y empleados de Varig defienden la preservación de esa marca, que tiene 76 años de historia y es ampliamente conocida en el exterior. El presidente de la Asociación de Pilotos de Varig, Marcio Marsillac, denunció que la empresa ha sufrido presiones del gobierno brasileño para que acepte el modelo de fusión propuesto lo más rápido posible. Marsillac señaló además que el acuerdo de fusión es favorable a TAM porque se basa principalmente en el patrimonio líquido de las dos empresas, que es negativo en el primer caso y positivo en el segundo. "Una empresa no está formada sólo por el patrimonio sino también por su marca y su histórico operacional, que tiene que ser tenido en cuenta", dijo Marsillac en referencia a Varig, la aerolínea símbolo de Brasil en los cielos del mundo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.