Los bares, cafeterías y restaurantes proponen no estar dentro del mismo convenio colectivo que los hoteles

Piden una separación en el Convenio Colectivo de Hostelería de Baleares

Los empresarios sostienen que las realidades son diferentes y la negociación debe contemplarlo

13 enero, 2023
Piden una separación en el Convenio Colectivo de Hostelería de Baleares

Alegando que existen “grandes diferencias” entre el sector de restauración y el hotelero, la Asociación Mallorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes; Restauración Mallorca CAEB, y la Asociación Balear de Ocio y Entretenimiento (ABONE), proponen que se contemple una separación en el Convenio Colectivo de Hostelería de Baleares, tal como ocurre en otras provincias de España.

“La subida del coste de la vida no sólo está afectando a toda la ciudadanía en general, sino también a estos pequeños empresarios”, aseguran dichas asociaciones y, aunque "comprenden y aceptan" que deba negociarse una subida salarial, sostienen que “es vital que se comprendan nuestras propias particularidades y así se acepte en la próxima negociación”.

Tanto Restauración Mallorca CAEB como ABONE han formado parte en anteriores negociaciones de convenio, pero aseguran que en esta ocasión “vemos como el convenio colectivo está siendo negociado sin contar con nuestra opinión, ya que el sector hotelero tenía la mayoría de los votos necesarios para decidir todas las posturas empresariales sin necesitar el apoyo del resto de asociaciones empresariales, como la de restauración y ocio”.

Sin embargo, recuerdan, “ese reparto de votos actualmente sería cuestionable” porque, según los datos públicos recogidos por Institut d'Estadística de les Illes Balears (IBESTAT) procedentes de la Seguridad Social, “el número medio anual de personas que trabajaron en empresas hoteleras en el año 2021 en Baleares fue de 435.150 personas, mientras que en restauración y ocio se ocuparon a 514.918 personas”.

El presidente de Restauración Mallorca CAEB, Alfonso Robledo, afirma que “el convenio colectivo actual regula las condiciones de trabajo de todas las empresas del sector, como si de un hotel se tratara, pero la realidad es que si analizamos cómo funciona un hotel, en comparación con un bar, una cafetería, un restaurante, un pub o una discoteca, son totalmente distintos”.

“Los establecimientos hoteleros suelen conocer con bastante antelación los clientes que se van a alojar y eso les permite prever el personal que van a necesitar, mientras que un establecimiento de restauración u ocio no lo pueden saber, ya que depende de si hace buen tiempo, llueve, habrá fútbol, o algún evento inesperado”, afirman ambas patronales. Además, añaden, “el cliente de un hotel suele ser turista, con mayor capacidad de gasto, mientras que el de ocio y restauración se concentra principalmente en el residente”.

Otro dato a tener en cuenta, explican, “es que la oferta hotelera de Mallorca abre unos meses al año y el resto suele permanecer cerrado manteniendo una ocupación estable durante toda la semana, mientras que un bar, restaurante, cafetería o discoteca, ya sea de barrio, polígono industrial, de pueblo, de ciudad, o incluso de zona turística, permanecen con frecuencia abiertos durante todo el año, aunque, en bastantes casos, concentrando su actividad sólo los fines de semana”.

Frente a esto, Alfonso Robledo argumenta que “podría entenderse que un camarero de un hotel cobrara más porque trabaja sólo seis meses al año y el resto posiblemente esté desempleado”. Pero, añade, “una simple cafetería que abre todos los meses del año y cotiza durante los 365 días, no se puede permitir pagar a su personal como si fuera una gran empresa ya que son realidades muy distintas”

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.