Diario 5426 13.11.2018 | 03:24
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de José Manuel de la Rosa

El futuro de Globalia

La estrategia de ‘sota, caballo y rey’, según Hidalgo 20 junio, 2013

Análisis/ Unos le aprecian y admiran, otros le detestan y critican. El fundador y presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, no deja indiferente a nadie que le conozca, aunque sea de oídas. Sin masters en su CV y con una inteligencia natural que a algunos asusta, Juan José Hidalgo, a sus 72 años y tras más de 40 de que creara Viajes Halcón, cree que en el turismo no hay secretos, y que todo sigue siendo “sota, caballo y rey”.

Ante conceptos de moda como ‘turismo de experiencias’ o ‘nuevos hábitos del viajero’, Hidalgo asegura que la pólvora ya está inventada y que en turismo siguen siendo necesarios tres elementos fundamentales: Aviones que transporten a los pasajeros, hoteles donde alojarlos, y agencias de viajes donde venderles el producto. Es decir, ‘el sota, caballo y rey’. Una estrategia que, por otro lado, es la que utilizan los dos líderes europeos, TUI y Thomas Cook.

Y con esa estrategia Globalia es actualmente el primer grupo turístico español. Un puesto que alcanzó tras la caída de Marsans. Una quiebra que dejó al grupo de Hidalgo prácticamente a solas con Orizonia. Por eso, cuando el grupo de Carlyle empezó a dar muestras de derrumbe inminente, Hidalgo se interesó por quedárselo. Habría sido una jugada maestra para que Globalia se quedara solo en el mercado, sin competencia de envergadura.

Más que sumar, lo que le interesaba era quitarse sombra. Lo ha dicho después al ser preguntado por este diario sobre su interés por Orizonia. No era por las oficinas de Vibo, “Orizonia me interesaba porque tenía otras actividades, como los aviones, los hoteles y otras, pero con Vibo habríamos hecho lo mismo que queremos hacer con Halcón y Ecuador”, en referencia a su interés por adelgazar a la red de distribución ofreciendo franquiciarse a parte de los actuales empleados de la agencia.

Y especialmente, lo que le interesaba era el dominio sin contestación (con el permiso de Pullmantur) de las rutas al Caribe, que le habría proporcionado la suma de Air Europa más las rutas de Orbest. Es decir, mantener el acuerdo que tenía para el Caribe con Orizonia, pero como único propietario.

El berrinche de Hidalgo con Barceló

Por eso le ha sentado tan mal la aparición en escena de Barceló, hasta el punto de romper relaciones comerciales y de personalizar su enfado en la persona de Gabriel Subías, CEO de Viajes Barceló. Hidalgo ha visto como sus planes se han esfumado con el verano a la vista, y apenas si ha pasado unos pocos meses sin un gran competidor enfrente. Por eso su enfado ante el inicio de los vuelos de Orbest al Caribe, aunque sea bajo códigos de otra compañía a la espera de licencia española.

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, durante su intervención en el último Foro Hosteltur. Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, durante su intervención en el último Foro Hosteltur.

Pero si Hidalgo se caracteriza por algo es por no detenerse y seguir avanzando por otros frentes. Y así lo está haciendo en Iberoamérica quedándose con las rutas que va soltando Iberia. Y tras la estela del buque insignia de Globalia, Air Europa, que va abriendo brecha en distintos destinos (el último, Montevideo, el próximo, Sao Paulo), los comerciales de Travelplan se van estableciendo en esos mercados para aprovechar la doble dirección emisora-receptiva que propicia el trafico de viajeros a Iberoamérica, y desde allí a España y Europa.

No cabe duda de que la ‘niña bonita’ de Hidalgo es Air Europa, motor económico y de actividad de Globalia, y donde más cómodo se siente el presidente, respondiendo a su no disimulada vocación transportista. Y será Air Europa la que proporcione resultados positivos este año al grupo, tras las pérdidas anteriores, asumiendo como mal menos las peores cifras de Travelplan y Halcón.

Globalia y la familia Hidalgo

Y todo esto se produce a la vez que los movimientos en la familia Hidalgo. El tiempo y la sucesión de acontecimientos han ido haciendo cambiar sus previsiones de futuro respecto a la propiedad de Globalia. Desde los comienzos del grupo, el accionariado se ha repartido entre su familia y algún accionista externo, garantizándose siempre Juan José Hidalgo la mayoría, actualmente del 57%.

Lo previsto era que a estas alturas él se pudiera mantener en un segundo plano dedicándose a jugar al golf y ejerciendo una presidencia casi testimonial, tras delegar en sus hijos, Javier, María José y Cristina. Y ese camino parecía que emprendía hace casi dos años, cuando sus hijos provocaron la salida de Globalia del director financiero, Joaquín Solares, y del adjunto a la presidencia, Alfonso Rivero, porque “quieren participar más”, según decía el padre.

Pero lo cierto es que tuvo que volver a arremangarse y ponerse en primera línea ante los malos resultados del negocio. Ahora, la reciente venta del 5% de Globalia que tenía su hijo Javier, director general de grupo, viene a dar la razón a los que ven el futuro de la propiedad de Globalia fuera del ámbito familiar de Hidalgo, bajo una fórmula societaria más que hereditaria.

Y a esta situación se ha venido a sumar el proceso de divorcio que vive actualmente Hidalgo, si bien asegura que no afectará al accionariado de Globalia. Su esposa, Eloisa Gutiérrez, tiene un 5% del grupo. Y asegura que esta circunstancia fortalecerá al grupo, porque se concentrará aún más en el trabajo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.