Encuesta Frontur

Canarias despega en invierno mientras Baleares se hunde

La llegada de turistas extranjeros al archipiélago canario crece un 16,6% en diciembre

La llegada de turistas extranjeros a Canarias creció un 16,6% durante el pasado mes de diciembre. En cambio, en Baleares se registró un abrupto descenso del 24,8%.

Canarias y Baleares: cara y cruz del mercado de inviernoCanarias y Baleares: cara y cruz del mercado de invierno

Según refleja la encuesta oficial Frontur del IET divulgada ayer, el archipiélago canario recibió 915.000 turistas en diciembre.

La siguiente comunidad que más visitantes recibió fue Cataluña, con 617.000 (+3,8%); y a continuación aparecen Comunidad de Madrid con 347.000 (-0,4%); Andalucía con 325.000 (+4,7%); y Comunidad Valenciana con 226.000 turistas (+5,4%).

Baleares, por el contrario, apenas llegó a los 64.000 turistas (-24,8%).

También se observa que, en diciembre, la llegada de turistas con paquete creció un 19,4%, hasta las 838.000 llegadas.

En cambio, los viajeros que contrataron por su cuenta el viaje y el alojamiento sólo crecieron un 0,9%, sumando 1,88 millones de desplazamientos turísticos.

La estacionalidad se agrava

Tal como avanzaba HOSTELTUR en la noticia Mallorca: el círculo vicioso de la estacionalidad se agrava, la pérdida de vuelos que sufre el archipiélago balear durante los meses de invierno ha agravado la estacionalidad turística en las islas.

Se trata de un problema crónico que ha ido a más, convirtiéndose en un círculo vicioso. Durante este mes de diciembre por ejemplo sólo hubo disponibles 23.000 camas en Mallorca, un 10% menos respecto al año pasado.

Por lo que respecta a los datos totales de Frontur de 2011, ver la noticia España recibe 56,7 millones de turistas en 2011, un 7,6 % más.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Miguel Angel24/01/2012 10:01:55

Desde mi posición como proveedor para hoteles, pienso que tiene una relación bastante clara. Catalunya es una de las áreas donde más aprecio el esfuerzo de los hoteleros por ofrecer un producto en el mejor estado posible, invirtiendo continuamente en mejorar las instalaciones. Esto mismo se repite en Costa Blanca, e Ibiza, donde el afan por cuidar los edificios llega a ser casi obsesivo. Sin embargo, en el resto de las Islas Baleares los edificios son deficitarios de inversiones, antiguos y de calidad muy discutible: Lamentablemente, en Mallorca la planta hotelera (con honrosas excepciones, por supuesto), opta por entrar en el juego del minimo gasto invertido, para dar el mínimo precio posible. Y esta espiral solo trae malos resultados. Clientes que se quejan de malos colchones, menus infames, instalaciones deterioradas... y de otro lado, hoteleros que, aunque quieran, no pueden negociar un precio más alto por el elevado deterioro que presentan las instalaciones. Entrar en guerras de precios devastadores no genera un turismo de calidad. Ni beneficia al cliente, ni tampoco al hotelero. Solo el operador sigue obteniendo beneficios, sin darse cuenta que otros destinos pueden ganar la batalla por goleada.
No es la primera vez que escribo esto, y desde luego, puedo poner ejemplos. Pero solo debo destacar de nuevo que tiene muy honrosas excepciones. Y una larga lista de hoteles donde no me tomaría ni un café.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.