Diario 5325 17.07.2018 | 23:37
Hosteltur: Noticias de turismo

El mercado de inversión hotelera, barómetro del mercado de oficinas, según un estudio de Jones Lang LaSalle Hotels

22 septiembre, 2003
El mercado de inversión hotelero reacciona con mayor rapidez a los cambios de la economía que el mercado de oficinas y, salvando las diferencias, existe un eslabón causal entre la evolución de los ciclos de ambos mercados, según un informe de Jones Lang LaSalle Hotels. Así, los hoteles se convierten en un activo inmobiliario interesante tanto por sus mayores rentabilidades como por su atractivo como complemento a las oficinas o retail para diversificar el riesgo en las carteras inmobiliarias.
El mercado de inversión hotelero reacciona con mayor rapidez a los cambios de la economía que el mercado de oficinas y, salvando las diferencias, existe un eslabón causal entre la evolución de los ciclos de ambos mercados, según un informe de Jones Lang LaSalle Hotels. Así, los hoteles se convierten en un activo inmobiliario interesante tanto por sus mayores rentabilidades como por su atractivo como complemento a las oficinas o retail para diversificar el riesgo en las carteras inmobiliarias. La consultora Jones Lang LaSalle Hotels ha hecho público este viernes su informe Hotel Topics, en el que asegura que los inversores deberían considerar más seriamente incrementar la participación de activos hoteleros en sus carteras. El informe examina la relación entre los ciclos de los mercados hotelero y de oficinas y determina como la volatilidad de los ingresos hoteleros ofrece a los inversores importantes oportunidades de inversión en algunos momentos del ciclo. Según explicó Coré Martín, Director de Valoraciones y Consultoría de Jones Lang LaSalle Hotels: "Hoy en día la participación hotelera representa una parte muy pequeña de las carteras institucionales en Europa y en España es totalmente inexistente. Consideramos que los inversores deberían entrar en este sector, aprendiendo a anticiparse al mercado, y pensar seriamente en los hoteles como activos de inversión inmobiliaria". Del informe se desprende que a medida que el mercado hotelero madura y las formas o instrumentos de inversión se vuelven cada vez más sofisticados, hay un creciente nivel de interés en el sector por parte de inversores tradicionalmente no hoteleros, tales como las instituciones, muy familiarizadas con el sector de oficinas y de centros comerciales pero poco habituadas al mercado hotelero. También señala que el sector hotelero presenta una inmensa diversidad de opciones, con más de 14 millones de habitaciones existentes en el mundo. Se prevé una progresiva fusión del perfil de riesgo de los contratos de gestión y de alquiler, hasta el punto que ambas estructuras ofrecerán rentabilidades y volatilidades muy similares. Con frecuencia se considera a los hoteles como inversiones con mayor riesgo que otros activos inmobiliarios, y en consecuencia los inversores buscan retornos más elevados... Y los obtienen. "Estas rentabilidades deberían ser punto de atracción para los fondos de pensiones, ya que los niveles de rentabilidad son cada vez más cruciales" apunta Martín. El informe de la consultora indica, además, que en el mundo inmobiliario los ciclos son de una importancia máxima. Los hoteles son activos que muy raramente están en un momento de estabilidad, o están en recesión o en expansión de resultados. Aunque en general, los mercados de oficinas y de hoteles no funcionan de la misma forma, parece que existe un eslabón causal en la evolución de sus ciclos. Según el Hotel Topics elaborado por Jones Lang LaSalle Hotels, esto sugiere que los hoteles pueden actuar como un barómetro del mercado de oficinas, dado que reaccionan más rápidamente al clima económico, lo que también muestra que los hoteles pueden desempeñar un papel importante en el equilibrio de una cartera mixta de inversión inmobiliaria. Los hoteles desempeñan un papel importante desde el punto de vista de la rentabilidad en las carteras inmobiliarias bien diversificadas. Para los inversores que no se centran únicamente en el sector hotelero, los hoteles tradicionalmente entran en su estrategia de una forma oportunista, en la que no existe una expectativa prefijada de rentabilidad, sino que simplemente se espera que la inversión genere una rentabilidad cercana o superior al 20%. El sector hotelero ya no es algo excepcional en el mundo inversor; ha dejado de ser un tipo de activo sólo para las empresas de capital riesgo o para inversores altamente especializados. La rápida evolución de los mercados ha sido esencial en este cambio, los inversores han adquirido mayor experiencia, los mercados de capital son más disciplinados y el equilibrio entre oferta y demanda es mayor. El informe además destaca el componente de alto riesgo del sector, y concluye que el sector es vulnerable a crisis de demanda generadas por ejemplo por ataques terroristas. Sin embargo, un inversor disciplinado y especializado y/o un buen gestor de activos, puede mitigar el impacto de estos riesgos y maximizar las rentabilidades.(HOSTELTUR) (redacción@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.