Acuerdo con la Generalitat

La tasa turística en Barcelona servirá para mitigar los efectos del turismo masivo

Los vecinos reclaman un impuesto más alto y moratoria hotelera

El Ayuntamiento de Barcelona pasará a gestionar el 48% de la recaudación de la tasa turística, aumentando en 14 puntos porcentuales la cantidad actual, gracias a un acuerdo con la Generalitat de Cataluña, según ha explicado la teniente de alcalde de Economía, Sònia Recasens.

El impuesto por pernoctaciones no tendrá por qué usarse para promocionar el turismo sino que podrá servir para "paliar" los efectos del turismo en las zonas más perjudicadas, ha afirmado Recasens durante la audiencia pública sobre turismo.

La teniente de alcalde ha asegurado que el turismo de Barcelona es un "caso de éxito" pero que se deben corregir las molestias que puede ocasionar y las "externalidades negativas" que produce, y ha remarcado que quiere un modelo de turismo sostenible desde el punto de vista social, ambiental y económico. Ver también La turismofobia en Barcelona llega al 13% de la población.

Asimismo, Recasens ha manifestado su voluntad de que el Consistorio reciba una parte del IVA turístico que genera la ciudad por su elevado peso en la recaudación de este impuesto.

La audiencia se ha celebrado en la biblioteca Jaume Fuster y unas 200 personas se han quedado fuera porque se ha completado el aforo, lo que ha suscitado críticas entre los vecinos que han intervenido.

Diversos vecinos han criticado el formato de audiencia y la ausencia del alcalde, Xavier Trias, y en algunos momentos se han tenido que parar las intervenciones por las interrupciones y discusiones entre los vecinos asistentes al acto.

Barcelona gestionará el 48% de la tasa turística. #shu#Barcelona gestionará el 48% de la tasa turística. Imagen Shutterstock

Reclamaciones vecinales: más tasa y moratoria hotelera

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb), Lluís Rabell, ha reclamado crear un Consejo Ciudadano de turismo para incidir en la gestión de la actividad y que esté representado por "diversos sectores de la sociedad civil".

Rabell también ha presentado 10 medidas entre las que destacan homologar la tasa turística de Barcelona a la de otras ciudades europeas (lo que equivaldría a aumentar el impuesto) y que dicho tributo se reinvierta directamente en la capital catalana.

La Favb también pide una moratoria en la concesión de licencias de hoteles para el distrito de Ciutat Vella y una mayor participación ciudadana en el diseño de los proyectos urbanísticos.

Los vecinos han advertido de la "masificación" que, según ellos, el turismo está produciendo en algunas zonas de la ciudad y del riesgo de que la ciudad pierda su identidad con respecto a los comercios, mercados y edificios.

También han instado a controlar el incivismo de algunos visitantes y a "redistribuir los beneficios que genera la actividad con los que más sufren sus consecuencias sin verse beneficiados".

Ver también Barcelona usa 5 M € de la tasa turística para promover el turismo sostenible.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.