España se consolida como segundo destino mundial del turismo de reuniones

España consolida la segunda posición mundial como destino de reuniones internacionales, tan sólo por detrás de Estados Unidos, según los datos facilitados por el Internacional Congress & Conference Association (ICCA) correspondientes a 2003 y que forman parte del avance de conclusiones del "Estudio sobre el Turismo de Reuniones en España" (METURE) que realiza Turespaña desde 1999. En cuanto a su impacto económico, se pone de manifiesto que esta actividad generó unos resultados que se elevan casi a 2.900 millones de euros, teniendo en cuenta sólo el gasto directo de los participantes.

España consolida la segunda posición mundial como destino de reuniones internacionales, tan sólo por detrás de Estados Unidos, según los datos facilitados por el Internacional Congress & Conference Association (ICCA) correspondientes a 2003 y que forman parte del avance de conclusiones del "Estudio sobre el Turismo de Reuniones en España" (METURE) que realiza Turespaña desde 1999. En cuanto a su impacto económico, se pone de manifiesto que esta actividad generó unos resultados que se elevan casi a 2.900 millones de euros, teniendo en cuenta sólo el gasto directo de los participantes. Los resultados de Meture 2003 reflejan, una vez más, que el turismo de reuniones ha experimentado un notable crecimiento en España en los últimos años, como se recogen en las estimaciones del World Travel & Tourism Council (WTTC) y que apuntan para el periodo 2004-2014 un crecimiento del 59% en España, frente al 25% previsto para Europa y el 50%, para el resto del mundo. El estudio se enmarca en el ámbito de colaboración entre Turespaña, el Spain Convention Bureau (SCB), y a través de él, los diferentes Convention Bureau que forman parte de él, sin olvidar la importante aportación del resto de sedes y ciudades españolas en el desarrollo de este estudio. Las ciudades que participan en el mercado de reuniones -en 2003 se han cifrado en 119 las ciudades españolas con actividad en este sector- lo hacen muy asimétricamente dependiendo de las características de la ciudad respecto a dicho mercado. El estudio resalta que dos ciudades españolas, Barcelona y Madrid se encuentran, según el ICCA, entre los 10 destinos más importantes del turismo de reuniones internacional. En este marco global, se señala como primer resultado destacable que 2003 ha sido un buen año para el mercado de reuniones en España. Se han realizado 18.566 reuniones, que han acogido a un número total de participantes próximo a los 3 millones. Estas cifras muestran el grado de importancia de este mercado en España, además de respaldar la consolidación de los ya excelentes resultados conseguidos en ejercicios anteriores. El número de reuniones se ha incrementado en 2.092, respecto a 2002, lográndose así alcanzar el mayor número de reuniones registrado históricamente en este mercado. En cuanto a la localización de las reuniones, a lo largo de 2003 las Comunidades de Madrid, Cataluña y Andalucía fueron los tres destinos más importantes, absorbiendo el 23,7, el 16,3 y el 9,9% del total del mercado de reuniones en España, respectivamente. A pesar de la existencia de dos polos de atracción muy importantes, ubicados en las ciudades de Madrid y Barcelona, donde se celebran en torno al 25% de todas las reuniones, España dispone de un mapa muy completo de destinos y sedes con actividad en este sector. En cuanto a la tipología de la reunión, Meture contabiliza únicamente los acontecimientos que dentro de la categoría de congresos, convenciones y jornadas cumplen una serie de requisitos mínimos, tales como su tamaño (reuniones de más de 50 delegados) o su duración (tanto los congresos como las convenciones han de suponer una pernoctación en destino de una noche como mínimo). Conforme a estas categorías, en 2003 se celebraron en España un total de 2.475 congresos, lo que supone el 13,6% de las reuniones y el 29,3% de los participantes. En términos absolutos, se celebraron un 12% más de congresos que en 2002. Las convenciones aportan al conjunto el 28,8% de reuniones y el 23,7% de participantes, porcentajes ligeramente inferiores a los de 2002. Por último, España acogió un total de 10.000 jornadas, con casi 1,3 millones de participantes. En lo que se refiere al origen de las reuniones (internacionales, nacionales y regionales), las de carácter internacional aportaron el 13,5% al conjunto del mercado y el 18,5% de los participantes, mientras que las reuniones nacionales contabilizaron el 42,8% y el 41,7% del total, respectivamente. Se observa que en relación al año 2002 las reuniones internacionales tienden a celebrarse en las ciudades más grandes, mientras que las regionales buscan las ciudades de menos de 500.000 habitantes. No obstante, es un hecho que en todos los segmentos de ciudades se realizan reuniones de ámbito internacional. En cuanto a la actividad generadora de las reuniones, el sector mayoritario en 2003 ha sido el económico-comercial, con un 32,8% del total, seguido por el médico-sanitario con un 23,4% y por el sector público con un 10%. Un dato importante revela que el 59,4% de las reuniones celebradas en España han tenido lugar en salas de hoteles. La fortaleza de estas sedes se acompaña de la importancia de los palacios de congresos, que convocaron al 19,9% de todas las reuniones. Les siguen en esta categoría las universidades, con un 5% y los auditorios, con un 4,8%. La temporada de reuniones abarca prácticamente 9 meses al año. Los meses de marzo, mayo, octubre, abril y noviembre concentran el 59,6% de las reuniones celebradas durante el 2003 en España. El mercado de reuniones es un mercado con una estacionalidad muy marcada en los meses de primavera y otoño, tradicionalmente de temporada baja para el turismo tradicional. El pasado año las reuniones celebradas en España han tenido una asistencia media de entre 50 a 150 delegados (el 71,4%), porcentaje ligeramente superior al del año 2002. Ello responde a una pauta lógica y generalizada en todos los países, donde las reuniones son cada vez de menor tamaño. Cabe señalar que la media de la duración de las reuniones se sitúa en 2,24 días, cifra muy similar a la del año 2002. Con todo, la estancia en la ciudad donde se celebra la reunión es mayor si se tiene en cuenta que las reuniones suelen prolongarse una media de 1,15 días. Por otro lado, las reuniones con las medias de días más altas son los congresos (3,11 días), las de ámbito internacional (3,40 días) y las que se celebran en ciudades de más de un 1.000.000 de habitantes (3,27 días). Íntimamente ligado con lo anterior, el 19,1% de los participantes en las reuniones vienen acompañados de 1,71 personas. Ello es especialmente relevante a efectos de calcular el impacto económico del turismo de reuniones en España. El gasto medio diario de los participantes en reuniones a lo largo de 2003 ascendió a 209,84 € (196,64 € en 2002). Este incremento en el gasto medio de los participantes es especialmente relevante si se tiene en cuenta el entorno económico en el que se movió el turismo internacional a lo largo del año 2003. Todo lo anterior arroja que el impacto económico generado por el turismo de reuniones en España en el año 2003 asciende a casi 2.900 millones de euros, teniendo en cuenta solamente el gasto directo de los participantes. Bajo este epígrafe se engloban aspectos tales como la cuota de inscripción en la reunión, el alojamiento, el transporte interno para desplazarse por la ciudad, las compras, el ocio, etc., quedando excluidos por tanto apartados como el coste del transporte aéreo de delegado, o los gastos realizados antes y después de la reunión fuera del lugar de celebración de éstas. (HOSTELTUR) (redacción@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.