Disminuyen las estancias en hoteles en beneficio del incremento de clientes para el turismo residencial

El 65% de los viajeros que llega a España opta por alojarse en hoteles, lo que implica una caída del 5% con respecto a los turistas que utilizaban estos alojamientos en 1999, mientras que respecto al mismo año ha aumentado el uso de viviendas propias en un 8,9% y el de viviendas alquiladas en un 7,7%. Estos datos se desprenden del último Informe Trimestral Hotelero de la consultora Irea, según el cual "este cambio se debe al desarrollo de una importante oferta de alojamiento residencial no reglada, así como a una situación en la que se han dado unos tipos de interés bajos junto a un importante desarrollo y promoción de la vivienda vacacional en España".

El 65% de los viajeros que llega a España opta por alojarse en hoteles, lo que implica una caída del 5% con respecto a los turistas que utilizaban estos alojamientos en 1999, mientras que respecto al mismo año ha aumentado el uso de viviendas propias en un 8,9% y el de viviendas alquiladas en un 7,7%. Estos datos se desprenden del último Informe Trimestral Hotelero de la consultora Irea, según el cual "este cambio se debe al desarrollo de una importante oferta de alojamiento residencial no reglada, así como a una situación en la que se han dado unos tipos de interés bajos junto a un importante desarrollo y promoción de la vivienda vacacional en España". En opinión del consultor de Irea, Jesús Amador, a "medio plazo" los precios actuales de la vivienda, así como la expectativa de subida de los tipos de interés, "indican que habrá una ralentización de la tendencia de crecimiento de los turistas alojados en establecimientos extrahoteleros". Sin embargo, añade el profesional de la consultora, el crecimiento de la demanda de hoteles "se verá favorecido por el efecto oferta guía/genera demanda, aún a costa de caídas de precios medios, derivado del incremento en camas hoteleras de los principales destinos turísticos españoles en los últimos años". Otro factor que favorecerá esta tendencia es la progresiva recuperación económica en mercados como el alemán, cuya demanda elige "principalmente" alojamientos hoteleros, según los responsables de este informe. Sin embargo, otros países del Mediterráneo especializados en el segmento de sol y playa no se han quedado al margen de la recuperación de los viajes turísticos internacionales, y en 2004 el conjunto de los principales competidores para España recibió 48,1 millones de turistas, lo que supone un crecimiento del 16,8% respecto a 2003, señala la consultora Irea. PÉRDIDA DE COMPETITIVIDAD.La pérdida de competitividad de España frente a países como Turquía, Egipto, Croacia, Bulgaria, Túnez, Marruecos y Chipre "no sólo se produce vía precios", indica el Informe Trimestral Hotelero, "sino por la progresiva transformación en las preferencias de los turistas, que buscan cada vez más destinos menos congestionados". Además, constata Irea, se ha producido un cambio en los hábitos de viaje, "ya que se ha pasado de un modelo de largas estancias en un destino único a un modelo de viajes más cortos a destinos diferentes". Ante tal situación, el consultor Jesús Amador recomienda adaptarse a "los nuevos gustos" de los europeos, y resalta en este sentido la creciente importancia de las actividades deportivas, el cuidado de la salud, la integración en un entorno rural y natural, los acontecimientos culturales, las reuniones de negocio o los desarrollos de los campos de golf. Estos factores "contribuyen al incremento de la satisfacción de los visitantes, un mayor gasto turístico en el destino, una mayor fidelización del turista, una mejora de la imagen, mejor posicionamiento del destino y a la desestacionalización de la demanda", concluye Jesús Amador.(HOSTELTUR) (hoteles@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.