Sólo un 1,8% de los hoteles de las grandes cadenas españolas emplean energía solar en sus instalaciones

Las grandes cadenas hoteleras españolas apenas emplean la energía solar en sus complejos hoteleros, ya que sólo el 1,8% de sus establecimientos cuentan con instalaciones solares, según informaron a Efe fuentes de las compañías.

Las grandes cadenas hoteleras españolas apenas emplean la energía solar en sus complejos hoteleros, ya que sólo el 1,8% de sus establecimientos cuentan con instalaciones solares, según informaron a Efe fuentes de las compañías. En concreto, la cadena Barceló tiene instalaciones solares en cuatro de sus 112 hoteles, Meliá en uno de sus 326 establecimientos y NH en cuatro de sus 238 hoteles. Los problemas que los grupos españoles señalan para no usar más esta energía en sus hoteles son la "falta de fiabilidad y seguridad del suministro", dada la "escasa capacidad de producción, así como el incremento de coste", puesto que se requiere una doble instalación, la tradicional eléctrica y la solar. En los que cuentan con estas instalaciones, la energía generada, denominada termosolar, sirve para calentar agua, destinada a las necesidades de consumo del hotel y a las piscinas. Barceló tiene instaladas placas solares en el hotel Las Margaritas, en Gran Canaria, de 491 habitaciones; Hotel Club El Castillo, en Fuerteventura, de 382 habitaciones; Hotel Lanzarote, de 442 habitaciones, y Hotel Jardín del Mar, en Mallorca, de 188 habitaciones. Por su parte, la cadena NH cuenta con instalaciones solares en dos de sus hoteles, el Avenida de Jérez y el Sant Boi de Llobregat, y tiene dos hoteles más en fase de instalación de placas, uno en Ciudad Real y otro en Barcelona. Desde el grupo hotelero destacan que con estas iniciativas se busca la introducción progresiva de estas instalaciones, aunque siempre "según proyectos de rentabilidad". Sol Meliá cuenta con una instalación solar para calentar agua en el Hotel Sol Lanzarote, que evita la combustión de unos 90.000 litros de gasóleo y la emisión a la atmósfera de más de 222 toneladas de dióxido de carbono (CO2), una de las mayores del sector. "Meliá debe centrarse en su objetivo empresarial que es gestionar hoteles", puntualizan desde la compañía, aunque se "mantienen conversaciones con socios tecnológicos para implantar nuevas instalaciones". GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL Aunque el uso de la energía solar es muy bajo en el sector, las tres cadenas hoteleras cuentan con programas de gestión medioambiental que potencian otros aspectos como el control de consumo de agua y de electricidad, o el impacto de sus construcciones en el entorno. Según expone el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), poner en marcha una instalación de paneles solares en un hotel de 400 camas con un consumo diario de 28.000 litros de agua caliente tiene un coste de 412.089 euros y evita la emisión de 128 toneladas de dióxido de carbono al año. La instalación tipo de la que habla el IDAE sería de 580 metros cuadrados y aportaría 341.991 termias (te) al año de producción energética, que sustituirían el uso de gasóleo C. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.