Diario 5408 22.10.2018 | 22:38
Hosteltur: Noticias de turismo

Un informe de CC.OO. atribuye a la "masificación" la reducción de la ocupación en los hoteles de lujo de la Costa del Sol desde 1999

22 septiembre, 2005
La ocupación de los hoteles de cinco estrellas y gran lujo de la Costa del Sol cayó un 12,84% en el periodo comprendido entre 1999 y 2005, pasando del 61,84% a una estimación del 49% para el presente año, según un estudio de Comisiones Obreras en Andalucía.
La ocupación de los hoteles de cinco estrellas y gran lujo de la Costa del Sol cayó un 12,84% en el periodo comprendido entre 1999 y 2005, pasando del 61,84% a una estimación del 49% para el presente año, según un estudio de Comisiones Obreras en Andalucía. Además, según este informe, la ocupación de los hoteles de esta categoría se sitúa 5,5 puntos porcentuales por debajo de la media de todos los establecimientos del litoral malagueño, que se sitúa en 55,5 en 2005 según las previsiones del sindicato, que celebró ayer en Marbella una jornada sobre la rentabilidad y competitividad de este segmento. No obstante, esta distancia entre la ocupación media y la de los hoteles de cinco estrellas se vio reducida en el periodo 1999-2005, ya que en 1999 el conjunto de los establecimientos hoteleros superaban en 6,39 puntos porcentuales a la de los de mayor categoría. Para el sindicato, esta caída en la ocupación se debe a la "masificación" de la Costa del Sol, al repunte de la estacionalidad registrado en los últimos años y al aumento de la oferta, ya que en este periodo se ha pasado en el litoral malagueño de ocho establecimientos de cinco estrellas y gran lujo, que sumaban 2.976 plazas, a 18 establecimientos de este tipo, con 5.885 plazas, lo que supone un incremento del 197,75%. DESARROLLO INMOBILIARIO SIN PRECENDENTES Respecto a la masificación, destacaron que esta zona ha tenido "un desarrollo inmobiliario sin precedentes, ha masificado en exceso el territorio, con lo que conlleva de pérdida de calidad integral del destino turístico y pérdida de entidad". "No es posible combinar un turismo de alto standing con la masificación y la saturación de las infraestructuras", señala el informe, que también subraya que "los clientes que vienen a los hoteles de cinco estrellas demandan un entorno de la misma categoría, con espacios de zonas verdes, buenas playas con aguas depuradas y una atractiva oferta complementaria en restauración y ocio". Otra de las críticas del estudio, al que ha tenido acceso Europa Press, es que, en ocasiones, se vende parte de las instalaciones de los hoteles a la comunidad de propietarios, como el campo de golf, por lo que el turista que acuden al establecimiento para la práctica de este deporte "comprueba que ha sido engañado y que el campo de golf es de socios y cuyo derecho sobre el disfrute prevalece sobre el del turista que se hospeda en el establecimiento". El informe destaca igualmente que "muchos" apartahoteles de lujo "han abierto al calor de la bonanza turística y muchos de los proyectos que se ejecutarán próximamente terminarán reconvirtiéndose en viviendas y sus trabajadores serán despedidos". De igual manera, otra de las causas para la bajada de la ocupación que detecta Comisiones Obreras es el repunte de las estacionalidad en los últimos años, fundamentalmente, a su juicio, por la bajada del turismo de congresos y convenciones y la pérdida de turistas que se hospedaban en estos establecimientos hoteleros para la práctica del golf. NUEVOS RETOS DE FUTURO En lo que se refiere a las previsiones del sindicato, entienden que los hoteles de cinco estrellas y gran lujo "tienen que afrontar retos y objetivos para adaptarse a la competencia que vamos a tener a corto plazo por los destinos competidores en el entramado internacional". Así, apostaron por la calidad integral de los establecimientos de lujo y el destino en el que están ubicados, apostando por la especialización de los productos que ofrecen, como los Spa, golf, congresos, gastronomía y ocio, "acompañado de una mano de obra cualificada". A los hoteles que existen en la actualidad hay que sumarle los que están ejecutando sus obras más los proyectos que se han registrado en la provincia. En Casares se está ejecutando uno con 124 plazas, mientras que en la urbanización Benamagara, de Estepota, se está acometiendo otro con capacidad para 286 plazas. En Benahavís hay previsto otro hotel de cinco estrellas con campo de golf, al igual que en Marbella, donde de ubicará en la parcela ocupada por el hotel Estrella del Mar. Por su parte, en Torremolinos, que en la actualidad no cuenta con ningún establecimiento de cinco estrellas, tienen proyectada la construcción de uno donde actualmente se encuentra el Meliá Torremolinos, antiguo Tres Carabelas, que cuando se inauguró hace más de 40 años fue de cinco estrellas. En lo que respecta a Málaga capital, que tampoco dispone de establecimientos de la máxima categoría, contará este año con dos hoteles de nueva apertura de este tipo, como son el Palacio de Trinidad Grund y el Palacio del Marqués de la Somoa. Por último, en los municipios del interior de la provincia, donde tampoco existían estos alojamientos, se construirá el primero de esta categoría en la localidad de Carratraca, con una capacidad de 69 plazas.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.