El turismo social como arma contra la estacionalidad

El turismo social puede ser una de las claves que permitan luchar contra la fuerte estacionalidad que sufren algunos destinos como las Islas Baleares. La Conferencia Europea sobre Turismo Social, Crecimiento Económico y Ocupación, celebrada el viernes en Palma de Mallorca, debatió sobre cómo los programas de turismo para ancianos o discapacitados ayudan a alargar la temporada turística y alivian el descenso de actividad de la estación baja.

El turismo social puede ser una de las claves que permitan luchar contra la fuerte estacionalidad que sufren algunos destinos como las Islas Baleares. La Conferencia Europea sobre Turismo Social, Crecimiento Económico y Ocupación, celebrada el viernes en Palma de Mallorca, debatió sobre cómo los programas de turismo para ancianos o discapacitados ayudan a alargar la temporada turística y alivian el descenso de actividad de la estación baja. Representantes de la Comisión y el Parlamento europeos, así como del Comité de Regiones y del Comité Económico y Social Europeo, coincidieron en alabar iniciativas como los viajes del Imserso, en España, destacando cómo los beneficios que supone la actividad de ciertos establecimientos, tanto a nivel de ingresos empresariales, como de ahorros de subsidios sociales, casi duplican los cerca de 50 millones de euros que supone poner en marcha programa. Uno de los proyectos que se presentaron fue la creación de un programa similar a nivel europeo, "que podría llevar el nombre de "eurosenior", aunque el nombre no es lo más importante", señaló Luís Queiró, vicepresidente de la Comisión de Transportes y Turismo del Parlamento Europeo. Queiró aseguró que un programa de este tipo no debe de ser exclusivo para personas de la 3ª edad, sino que debe ser "accesible a personas con discapacidades". La concepción de turismo social fue ampliada por Juan Mendoza Castro, consejero por UGT España del Comité Económico y Social Europeo, que aseguró que el turismo social "no debe identificarse como un turismo para pobres, sino como un turismo para todos". El consejero puso especial hincapié en facilitar el acceso al turismo a las personas que lo tienen más difícil, "los ancianos, los jóvenes, los discapacitados y las familias". CLAVES DEL TURISMO SOCIAL Para Mendoza Castro, el turismo social debe desarrollarse en dos vertientes. Una destinada a los viajeros, y que debe tener como objetivo el acceso al turismo de todas las personas, y otra destinada al sector profesional. En este aspecto se busca solucionar las desigualdades del sector, como pueden ser la estacionalidad, y la desaparición de parte de la oferta, sobretodo las empresas más pequeñas, a manos de grandes compañías internacionales. Para conseguir esto, el consejero sindical insistió en la creación de un Modelo Turístico Europeo, "que marque una orientaciones y valores, sin ser normativo". Este modelo permitiría conseguir "rentabilidad y competitividad para las empresas, al mismo tiempo que calidad y estabilidad del trabajo". Otras ventajas que podría aportar un modelo común es el uso del turismo como un "eje que permitirá recuperar el patrimonio cultural, preservar el medio ambiente y una mayor integración de los discapacitados". Damián Lluna Taberner, representante del Comité de Regiones, abogó por el partenariado entre los distintos países, que dividió el norte y sur, para el establecimiento de proyectos comunes que mejoren los flujos turísticos. Lluna Taberner insistió en la estacionalidad como una de las lacras del turismo, no solo por las consecuencias económicas, sino además por las medioambientales, y sobretodo las laborales, que esta situación provoca. (Carlos Álvarez/HOSTELTUR)(actualidad@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.