Diario 5855 29.03.2020 | 19:30
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

La tendencia mundial hace inminente una gestión individual de los aeropuertos en España

25 enero, 2008
El actual modelo de gestión aeroportuaria centralizada que impera en España es arcaico y retrasado y está impidiendo el desarrollo de buena parte de sus infraestructuras, según el criterio del catedrático Germà Bel de la Universitat de Barcelona, quien defiende la gestión individualizada.
La empresa que lleve a cabo la gestión, así como su conformación será una decisión local. "Es la tendencia mundial y una reforma que será inminente en España". Germà Beles catedrático de la Universitat de Barcelona, experto en política económica e ideólogo del modelo de gestión aeroportuaria propuesto para Catalunya, invitado central a la Jornada sobre Descentralización aeroportuaria organizada por la Cámara de Comercio de Mallorca celebrada ayer. Asistieron cerca de 80 entidades empresariales y académicas, con el objetivo de dar a conocer al sector económico balear los modelos de gestión propuestos y llegar a consensuar una postura sobre esta materia de vital importancia para la economía de las Islas, según explicó el presidente del organismo empresarial, Joan Gual. Gual destacó la importancia que reviste la descentralización aeroportuaria de cara a la próxima legislatura, y la necesidad de clarificar las ventajas o desventajas de un sistema de descentralización aeroportuaria que permitan la definición de un posible modelo de gestión para los aeropuertos de Baleares, una entidad territorial que por su carácter insular tiene una mayor dependencia aún del transporte aéreo. "Ello, unido al predominio del sector turístico en la economía balear, conceden una importancia singular a la gestión aeroportuaria, que sin duda debe alinearse con los objetivos del modelo turístico deseado y su desestacionalización, así como con las necesidades del tráfico de residentes. Su integración en la estrategia económica del territorio invita a un papel relevante de los entes locales en la fijación de la estrategia, planes directores y planes operativos anuales", puntualizó. Gestión individualizada Antes de analizar el sistema de gestión integrada que impera en España en contraposición al de la gestión individualizada de cada aeropuerto que defiende, Bel citó dos hechos registrados recientemente, tras introducirse elementos de gestión particular en algunas infraestructuras. El aeropuerto de Girona ha pasado de 400.000 pasajeros a 4,5 millones en cinco años luego de que se incorporaran gestores privados al aeropuerto. La creación de un comité de rutas en el aeropuerto El Prat de Barcelona ha supuesto la apertura de 12 nuevas rutas intercontinentales. Señaló que el transporte aéreo y dentro de éste, los aeropuertos, es un sector muy dinámico, donde se producen cambios aceleradamente. De hecho, al momento de hacer su presentación, la situación en esta materia podría estar cambiando en algunos países como en Suecia, Rumania, Turquía. Al colocar el modelo de gestión aeroportuaria español en el contexto internacional, Bel resaltó que España es el único país desarrollado de la Unión Europea que mantiene un sistema de gestión integrada de sus aeropuertos y el único del mundo en el que la misma empresa gestiona el aeropuerto y el tráfico. No obstante, hizo la salvedad de que en la jornada se hacía referencia a la responsabilidad de Aena exclusivamente en cuanto a gestión de aeropuertos y no de gestión de tráfico, ya que en ésta última es lo contrario, aboga por una gestión unificada a nivel europeo, tal y como funciona en EE UU, el denominado proyecto de "cielo único". Apuntó que un modelo de gestión totalmente pública y centralizada implica decisiones centralizadas y generales en tarifas, inversiones, política comercial gestión de recursos económicos de acuerdo a un sistema de "caja única", independientemente de las necesidades y características de cada aeropuerto. En el caso de Aena, ha establecido tres categorías de aeropuertos de acuerdo con su tráfico de pasajeros, donde no siempre las tasas que se cobran corresponden a los costes de producción de los vuelos, partiendo del hecho de que "un aeropuerto es una fábrica de vuelos", en palabras de Bel. Citó el caso del Aeropuerto de Palma, colocado en la primera categoría junto a Madrid y Barcelona, por ejemplo, no teniendo los mismos costes. Apunta, no obstante, que el modelo de gestión que defiende para los aeropuertos españoles, el de gestión individualizada frente a la gestión integrada que opera hoy en España de la mano de Aena, respondería a la pregunta de cómo gestionar los aeropuertos y no a la de quién debe gestionarlos, refiriéndose a si debe ser una empresa pública, una privada, un consorcio mixto, una asociación sin fines de lucro o cualquier otra fórmula, ya que "esta pregunta sólo tiene respuesta para cada caso concreto, en atención a los intereses locales, y debe ser respondida prominentemente por las autoridades y entidades locales". En la gestión totalmente pública y centralizada se toman decisiones centralizadas en inversiones, tarifas y tasas y política comercial, y el sistema de caja única donde aeropuertos eficientes subsidian a los no rentables. Este modelo determina una falta absoluta de transparencia económica y financiera, las decisiones generalizadas y la limitación en el desarrollo de algunas infraestructuras sin tomar en cuenta las necesidades particulares. Bel defiende que con una gestión individualizada de los aeropuertos se ganaría en eficiencia en la gestión. "Los aeropuertos podrían competir para atraer rutas y conseguir un mayor volumen". Transparencia, ya que "hoy por hoy nadie conoce el resultado de cada aeropuerto de España", además de una mayor eficiencia en las inversiones. Los sistemas descentralizados individualizados permiten ser más flexibles y una mayor innovación. "En el modelo actual español opera la caja única, la solidaridad entre aeropuertos. Una gestión individualizada permitiría gestionar comercialmente cada infraestructura, lo que redundaría en beneficio de sus habitantes". Bel afirma que, sin duda, en España ha llegado el momento de cambiar el modelo de gestión. "Es un país con enormes posibilidades desde el punto de vista aéreo por su extensión, el tamaño de sus ciudades, el volumen de turistas que recibe al año y el hecho de tener dos archipiélagos. En España se encuentran ocho de los 50 primeros aeropuertos del mundo". Su propuesta definitiva es que el modelo de gestión debe ser individual y que las instituciones locales (no sólo municipales, aunque no necesariamente regionales), tengan autoridad preeminente sobre la gestión. "Este sistema opera ya en países vecinos como Italia, Alemania o Francia, al margen de que cada una de sus ciudades tenga un gestor diferente. No existe una fórmula universal. Lo importante es que cada autoridad local tenga la potestad de tomar las decisiones que considere oportunas sobre la empresa gestora y os objetivos que requiere lograr con la gestión de sus infraestructuras", puntualizó. Concluyó que el modelo de gestión aeroportuaria centralizada que impera en España impide el desarrollo de buena parte de sus infraestructuras, citando que en la actualidad el país dispone de alrededor de doce aeropuertos eficientes y rentables que podrían elevarse a 28 ó 30 de tener una gestión individual. Diana Ramón Vilarasau (transportes@hostletur.com)
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.