El post del día: Ciudadanos, no turistas

Sigo dándole vueltas a cómo afectan las nuevas dinámicas que se desarrollan en el nuevo ecosistema: en el turismo líquido. Los avances, cambios, y evolución que la propia actividad turística está teniendo en la Sociedad Red y de la que podemos explorar su tendencia futura, creo que influye radicalmente en conceptos tradicionales que damos por sentado.

No porque dejen de existir, sino porque empiezan a ser tan difusos y relativos, que su definición no es estructuralmente definitoria del ecosistema real turístico.

Me refiero a conceptos como destinos, productos, turistas y población local.  De verdad, no logro ver un valor como término absoluto en su definición que realmente aporte trascendencia en la estructura (que no comercialziación) de un ecosistema.

¿Dónde empieza y acaba un destino? ¿Es un destino el conjunto de recursos que atraen a alguien a consumir un producto turístico? ¿y qué es un producto turístico? ¿dónde empieza uno y acaba otro? ¿un producto por cada consumidor? ¿entonces, un destino por cada consumidor? ¿Es estructurante la diferencia entre viajero y turista, en base a la actitud de interacción o apropiación? ¿No puede haber apropiación desde la población local y ésta influye en el mismo ecosistema? ¿Y si no viajas, no puedes estar “mentalmente de vacaciones” -paraturismo- e igualmente influyes en el mismo ecosistema? ¿No consumirías recursos similares?

Y la pregunta más importante: ¿Define y estructura el viaje al ecosistema turístico? Mi respuesta sería NO: es el conocimiento quien lo estructura (independienteme de que el viaje sea un flujo de absoluta importancia y necesidad para el ecosistema, eso es lógico).

Yo no se ustedes, pero ante la duda y tanta diversidad y difuminación, a mi personalmente no me parecen definitorios los conceptos tradicionales. Son por supuesto igual de válidos que siempre lo han sido, pero si pivotamos en ellos la estructura del ecosistema turístico, nos encontramos con que no aportan toda la información necesaria para entedner el correcto funcionamiento del ecosistema turístico.

Por mi parte, me gustaría, siempre desde la visión estructural (y no comercial)  referirme mejor a:

  • Redes, en vez de destinos. Son las base del ecosistema y sobre ellas pivotan las acciones de marketing a través de las combinaciones y agregados (capas de redes). Las redes no entienden de fronteras: éstas semestablecen en las combinaciones.
  • Combinaciones, en vez de productos. Son el aporte de valor concreto (desarrollado por los brokers del conocimiento, que pueden darse a la vez con el consumidor -proksumer- como con el productor -proker). Es la capa de desarrollo del marketing: productos, destinos,…pero sin que estructuren el ecosistema.
  • Ciudadanos (personas), en vez de turistas, viajeros y población local. Una posible clasificación de ciudadanos del ecosistema turístico podría basarse en estos tres ejes complementarios:
    • Vacacional vs. Atareado: implica o no el deseo de ocio en la participación en el ecosistema (estado mental)
    • Viajante vs. Local: implica o no un traslado (estado físico)
    • Interactor vs. Apropiador: implica adaptarse a lo consumido y su entorno o que éste se adapte a uno y sus necesidades (estado mental)
Creo que estos conceptos estructuran y definen mejor el ecosistema turístico basado en el conocimiento al que nos trasladamos, siendo los conceptos tradicionales aplicaciones administrativas o de marketing que dan respuesta a necesidades concretas.

Edu William
Extraído de su blog Networks and Tourism
 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.