Existen muy escasas posibilidades de hallar las cajas negras

Se confirma la tragedia del avión de Air France en el Atlántico

La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) ha localizado más restos del avión de Air France, desaparecido sobre el océano Atlántico con 228 personas a bordo, cuando operaba la ruta Río de Janeiro-París. Sin embargo, la Marina no ha logrado dar con ellos en los primeros barridos. Ayer Francia admitió, sin dudas, que las partes halladas pertenecen al avión de la compañía francesa, aunque faltaría "una confirmación formal", una vez se efectúe el análisis técnico. En París, los investigadores expresaron poco optimismo respecto a hallar las cajas negras del Airbus, una aeronave que no había registrado problemas antes del vuelo.

Las partes encontradas están desperdigadas en un área de unos cinco kilómetros de longitud, cercana a Sao Pedro y Sao Paulo, islas rocosas deshabitadas situadas a unos 704 kilómetros del archipiélago de Fernando de Noronha, el punto más oriental de Brasil.

Restos del avión

La FAB precisó que una de sus aeronaves identificó otros cuatro puntos de destrozos, a 90 kilómetros de la región donde fueron divisados por primera vez restos del avión de Air France, al noreste de la ciudad costera brasileña de Natal. Entre los objetos esparcidos destacó uno de siete metros de diámetro y otros metálicos, además de una mancha de aceite de 20 kilómetros de extensión.

Las partes fueron localizadas en una zona donde el lecho del océano está a una profundidad de 2.500 a 3.000 metros, según dijo el martes el ministro de Defensa, Nelson Jobim, lo que torna muy difícil encontrar las cajas negras del Airbus, clave para determinar las causas del desastre.

Once aeronaves han sido asignadas en la base aérea de Natal, en el noreste de Brasil, y en la isla Fernando de Noronha para las tareas de búsquedas de los restos del Airbus que continúan apareciendo. Buques de la Marina y barcos mercantes franceses, brasileños y holandeses se encuentran desde la tarde del martes en el lugar de los hallazgos colaborando en las búsquedas para su recolección. Además, un barco francés equipado con un submarino no tripulado que puede sumergirse hasta 6.000 metros de profundidad también navegaba hacia el lugar.  

Los barcos no dan con los restos

Sin embargo, la Marina brasileña no encontró restos del Airbus en los primeros barridos que hicieron sus barcos en la zona donde, según la FAB, se produjo el siniestro. El navío patrulla Grajaú alcanzó las coordenadas donde la Fuerza Aérea divisó trozos del avión y por la tarde llegó la corbeta Caboclo, pero hasta entrada la noche no había sido recogido nada que ayude a los investigadores a esclarecer lo que ocurrió hace tres días con el vuelo AF447 que iba de Río de Janeiro a París.

"Hasta ahora el navío no ha reportado ningún hallazgo, pero hay que tener en cuenta que la región que tiene que barrer es muy extensa y las condiciones normales del mar dificultan la observación", dijo el contraalmirante Savio Nogueira, director de comunicación social de la Marina.

"No hay duda ninguna de que es el lugar de la caída", dijo en una rueda de prensa en Brasilia el ministro de Defensa, Nelson Jobim, quien recordó que la Fuerza Aérea también ha visto en la zona enormes manchas de aceite y queroseno, lo cual, en su opinión exluiría que el avión explotara.
Agregó que si bien se han encontrado objetos, hasta ahora no hay señales de los ocupantes del aparato, no sin mostrar su pesimismo, ya que en esa zona el mar tiene una profundidad de unos 4.000 metros. Tampoco se han recibido las señales que debería emitir la caja negra que, ante la falta de pistas sobre las causas del accidente, es lo único que puede sacar del misterio de lo ocurrido con el vuelo AF447, según distintos especialistas.

Francia confirma el accidente
 
Con el hallazgo de los primeros restos, un portavoz del Estado Mayor del Ejército francés admitía que ya no quedaban dudas: los restos hallados por la Fuerza Aérea brasileña son del avión de Air France desaparecido, aunque habrá que hacer "una confirmación formal", cuando sean recuperados y sometidos a un análisis técnico.
 
De momento, los restos localizados están siendo trasladados a las islas de Fernando de Noronha para un primer análisis y, posteriormente, llevados por avión a Recife, según informó el Ministerio de Defensa de Brasil, Nelson Jobim. “Los materiales diversos confirman que el avión acabó cayendo en esta región, que se encuentra dentro de la Zona Económica Exclusiva Brasileña", explicó el titular de Defensa brasileño.

La investigación de las causas de la caída del avión de Air France estará a cargo de Francia, ya que el aparato estaba registrado en ese país, precisó Jobim.

La investigación

Mientras, en París, el director de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, encargada de la investigación del accidente aéreo del Airbus A330, Paul-Louis Arslanian, ha expresado su escaso optimismo sobre las posibilidades de encontrar las cajas negras del aparato que desapareció el pasado lunes en el Atlántico, con 228 pasajeros a bordo, cuando hacía la ruta Río de Janeiro-París. "No se puede excluir que no encontremos las grabadoras", dijo Arslanian en una rueda de prensa, pues en su opinión se encuentran bajo las aguas, sin duda, en un lugar "profundo y montañoso" del Océano Atlántico.
 
Las cajas negras --que en realidad son de color naranja— registran todos los datos técnicos del vuelo y las conversaciones entre los pilotos y con las torres de control. Están situadas en la parte trasera del avión y están diseñadas para resistir a los choques violentos, fuego o una inmersión prolongada a 6.000 metros. Emiten una señal de localización por hasta 30 días cuando están sumergidas.

El director del organismo al frente de la investigación también ha indicado que el Airbus A330 de Air France no presentaba ningún fallo técnico antes de su despegue del aeropuerto de Río de Janeiro, por lo que no tienen ningún elemento de investigación por esta línea. Ningún elemento nos lleva a pensar que el avión tenía un problema antes de salir de Río". Los investigadores sólo tienen, hasta ahora, los mensajes automátiocos que emitió el aparato luego de entrar en la tormenta y antes de perderse todo contacto con el vuelo.

La BEA se propone publicar un primer informe a finales de junio pero no esperará si antes se produce el hallazgo de elementos que permitan establecer un vínculo con las causas del accidente. "No puedo descartar la posibilidad de que podemos acabar con un informe relativamente insatisfactorio en términos de certezas, pero vamos a hacer lo mejor que podamos para limitar la incertidumbre", ha asegurado Arslanian.

Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

 
 
Air France dentro.JPGAir France dentro.JPG

Air France destacada 1.JPGAir France destacada 1.JPG

Air France destacada 1.JPGAir France destacada 1.JPG

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.