Si es que no decimos más que tonterías

Desde luego lo que hace el aburrimiento. Según un estudio publicado recientemente por Pear Analytics la mayor parte de los que publicamos en Twitter es conversación vacía, cháchara sin valor. Basta ver los resultados.

Concretamente las cifras son: un 40,55% de esa cháchara, un 37,55% de conversación, un 8,70% de retweets, un 5,85% de promoción o publicidad corporativa, un 3,75% de spam y un 3,60% de noticias.
 
Varias cosas aparecen interesantes. En primer lugar es curioso el hecho de considerar parte de la conversación como cháchara. Ha habido una clara reacción en la Red en contra de esto. Hay una clara tendencia a maximizar valores y a definir tendencias en Internet. Muchas empresas tratan de sacar estudios que los posicionen como referencia en el sector, a pesar de no decir nada en esos estudios. Parece que este es uno de esos casos. Dar un valor absoluto, positivo o negativo, a un comportamiento en la Red es muy peligroso, y éste que esto escribe lo sabe bien porque ha caído en ese error más de una vez. No es cuestión de la calidad del estudio o de la profesionalidad de la empresa que lo realiza, es un problema de la propia naturaleza de la Red.
 
Hemos dicho en muchas ocasiones que Internet y los entornos que lo forman los definen los propios usuarios. El concepto de valor ya es fuera de la Red un concepto muy subjetivo, aplicado a la Web esa subjetividad aumenta, porque se ha de enfrentar constantemente a nuevas aplicaciones, innovaciones y cambios que han de ser juzgados y valorados. Una herramienta que puede ser fundamental para una empresa porque le facilita el trabajo puede no significar nada para otra que ha encontrado otra que se adapta mejor al suyo. A mí lo que dice Lance Armstrong en Twitter no me interesa nada, no tiene ningún valor, pero tiene más de millón y medio de seguidores, algo les aportará. Aunque sea cháchara del tipo “hoy me he levantado con fiebre”.
 
Por otro lado, no debemos olvidar que Twitter es un espacio de conversación bidireccional, pero también un entorno de estilo “tabón de anuncios”. Nos estamos fijando demasiado en categorías que afectan al receptor, pero nos olvidamos del emisor. A mí me puede apetecer en alguna ocasión decir algo como “qué día más asqueroso, tengo ganas de salir del trabajo”. Muy posiblemente ese mensaje tiene un cierto efecto terapéutico que ofrece una sensación de ser escuchado a quien lo emite.
 
Como dice Lorena Fernández, “¿qué se supone que es Twitter? Para mí, por mucho que sus creadores lo nieguen, es una red social. Una red social que presenta ese importante componente comunicacional pero también el de establecer relaciones. Y como buena red social “digital”, sólo lleva a la Red lo que hacemos al otro lado de las pantallas. Y aún no conozco a nadie que mantenga conversaciones transcendentales de continuo con amigos, familiares, compañeros de trabajo…”
 
Por otro lado resulta curioso ver como sólo el 5,85% de los contenidos se dedican a acciones de promoción (dejo de lado el spam por razones obvias). No parece que Twitter se haya convertido todavía en esa plataforma de marketing que muchos predicaban. Tal vez por eso la aparente decepción hacia la herramienta de la que hablábamos hace unos días. De todos modos todo se andará, y desde luego hoy por hoy Twitter es la herramienta mejor preparada para el marketing directo y acciones puntuales. Por su propia estructura y configuración, por la atención que despierta y por la cantidad de herramientas que en torno a ella se están creando.
 
Pero háganme un favor: dejen de decir tonterías y digan cosas interesantes. Yo siempre lo intento, pero sólo a veces lo consigo.
 
Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com) 
conversacion_ 2.0 dentro.jpgconversacion_ 2.0 dentro.jpg

conversacion_ 2.0 destacada.jpgconversacion_ 2.0 destacada.jpg

conversacion_ 2.0 destacada.jpgconversacion_ 2.0 destacada.jpg

Comentarios 3

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Dr Air21/08/2009 18:08:00

Normal que digamos tonterias, joder estas todo el día currando, lo primero que hacemos cuando llegamos a casa es deconectar, ademas las conversaciones profundas, no se suelen tener con gente que tienes poco contacto, si no con los amigos y los que estan cerca de uno (con los que se tiene contacto directo y regular) vamos lo que quiero decir (por lo menos en mi caso) es que si tengo una conversación seria, profunda o con miga prefiero ver cara a cara a la persona con la que hablo.

00 Más comentarios del lector Responder

@hector_san21/08/2009 10:08:00

Reivindico el derecho a decir todas las tonterias que se le ocurran a uno. Estoy de acuerdo en que es importante, si se quiere utilizar como herramienta de marketing, el generar contenido profesional. Pero, si sólo hubiera este tipo de contenido, Twitter no tendría ningún (o poco) éxito.
Las cuentas corporativas son aburridas y es difícil que enganchen, a no ser que ofrezcan un producto muy conocido y que genere interés por si solo (como el famoso caso de Dell).
No veo ningún problema en que haya cháchara en Twitter. Si te interesa el emisor lo sigues, si no te interesa no lo sigas o lo bloqueas.

00 Más comentarios del lector Responder

K4rib21/08/2009 16:08:00

Entonces, según parece, Internet es un entorno 80% lúdico, que sirve, marginalmente, un 20% para hacer negocios.

Es un dato interesante, ya que nos dice que al pensar Internet como herramienta en nuestros negocios, no debemos olvidar su "naturaleza"... quién lo diría, fundamentalmente "humana".

Por eso, al ser los "negocios" 80% inhumanos cuesta tanto trabajo hacerlos caber en ese estrecho, frío, oscuro y desalentador 20%.

Pues bien. Volvemos a lo mismo de siempre; mientras los "negocios" no sean más que eso, lo que siempre han sido y lo que ya no deben ser, sus probabilidades se reducen a un 20% de posibilidades.

Entonces, según también parece, para el otro tipo de "¿negocio?", el que es hecho por seres humanos, para seres humanos, el 80-20 se invierte o se rompe., por el simple hecho de entrar en la "esfera" de lo humano.

Lo que se ha dicho, el mercado está virgen... desde luego no para cualquiera; le pertenece sólo a los seres que sean humanos.

¿Por qué tanta complicación enteder algo tan simple?

Parece ser que el meterorito del Siglo 21 llegó para exterminar una cierta especie primitiva de "seres".

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.