Diario 5329 23.07.2018 | 01:37
Hosteltur: Noticias de turismo
50.000 clientes han adelantado depósitos a la agencia

UGT pide ayuda al Gobierno y "generosidad" a los proveedores para salvar Marsans

15 abril, 2010
La agudización de la crisis de Viajes Marsans, cuyo último capítulo ha sido el retraso hasta este martes 13 del pago de las nóminas, ha propiciado que las altas instancias de UGT tomen el relevo al Comité Intercentros en un intento por salvar los más de 3.000 empleos de la agencia. El sindicato está hablando con tres ministerios para garantizar la viabilidad de la empresa.
Según aseguró ayer en Madrid el secretario general de la Federación de Transportes (TCM) de UGT, Miguel Ángel Cilleros, él y su equipo está en contacto con los ministerios de Hacienda, Trabajo e Industria y Turismo para que el Gobierno tome cartas en el asunto y propicie la apertura de líneas de financiación que garanticen la actividad de Viajes Marsans, en la confianza de que cuaje una oferta de compra que evite el cierre a la empresa. El objetivo es claro: lograr que se implique el Gobierno para que la empresa tenga garantizada su financiación y aguante entre tanto se produce una oferta de compra para salvarla.  
 
Asimismo, aprovechó para trasladar a las empresas del sector la necesidad de “que sean generosas con las deudas” que tienen pendientes de cobro con Marsans. Pidió que “todos, administración, bancos y proveedores, colaboren para garantizar la actividad” lo cual propiciaría “el saneamiento de la empresa y facilitaría su venta”.
 
Cilleros quiso transmitir un “mensaje de confianza” a los trabajadores, acreedores (proveedores y bancos), al ámbito político y a los clientes en las esperanza de que se produzca una compra, si bien, a preguntas de este diario reconoció que “a día de hoy la empresa no nos ha informado de ninguna oferta en firme”.
 
Pascual dice que está dispuesto a vender por 1 euro
 
El representante de UGT añadió, asimismo, que en una conversación con el presidente de Viajes Marsans, Gonzalo Pascual, “este me aseguró que estaba dispuesto a vender por un euro la empresa”. Cabe recordar que Cilleros se reunió con Pascual el pasado día 6 para reclamarle un plan de viabilidad que salve los empleos. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la venta de la empresa es uno de los requisitos del consorcio de bancos para dar más crédito.  
 
No obstante, aunque los dueños de Marsans estuvieran dispuestos a vender por un euro (pese a haber declarado semanas antes que el precio era de 350 millones), hay que tener en cuenta que la empresa soporta una deuda superior a los 300 millones de euros. Esta es una de las razones por las que, cuando Orizonia negociaba su compra, estaba dispuesta a quedarse con la marca y las oficinas, pero no con la sociedad, para no tener que asumir la deuda, según ha podido saber este diario.    
 
Para lograr esta viabilidad de la empresa UGT pide al Gobierno que facilite la liberación de avales aprovechando su participación en un 51% en la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE). Esta compañía, especializada en la gestión integral de riesgos, está participada en un 49% por el Ministerio de Economía, un 2% por el de Industria y Turismo, y el 49% restante por el sector privado (grupos bancarios como el Banco Santander, BBVA, Sabadell, Popular y otras entidades financieras).
 
El representante de UGT estima e entre 40 y 50 millones de euros la cantidad necesaria para garantizar el mantenimiento de la actividad a corto-medio plazo, para dar tiempo a que se produzca una compra. Cilleros señaló que no se trata de “pedir dinero” sino de que a través del fondo del CESCE se liberen los necesarios avales.
 
50.000 clientes han adelantado depósitos
 
Cilleros manifestó su “confianza” en que la crisis de la agencia se solucione con una venta, y añadió que para ello será necesario un cambio de dueños para dotar de “credibilidad” al proyecto de futuro. Y recordó que las cuentas de la agencia  “demuestran que la gestión es aceptable y que tiene futuro”, y que la actual situación se ha producido, no por el mal funcionamiento de la agencia, sino por los movimientos realizados por los dueños del grupo Marsans, Gerardo Díaz y Gonzalo Pascual, en su entramado de empresas.
 
El representante del sindicato advirtió que, de no contar con el apoyo de la Administración, ni la paciencia y comprensión de los proveedores y bancos, se produciría un “importante conflicto laboral” que afectará a 4.000 trabajadores directos, y a otro volumen importante de empleo indirecto, además de los costes sociales para el Estado en función del desempleo que se originaría.
 
“Si el 31 de julio no se ha dado salida a esta crisis y cerrara la empresa, los costes serían de entre 120 y 130 millones de euros”, advirtió Cilleros, que además estimó en unos 50.000 clientes los que se verían directamente afectados al haber realizado depósitos de viajes en las oficinas de Viajes Marsans.
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com
http://twitter.com/JMaDelarosa 

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.