Grimaldi insta concurso de acreedores contra Viajes Marsans

La compañía de cruceros Grimaldi ha presentado en un Juzgado de Madrid una solicitud de concurso de acreedores que, al ser 'necesario' y no 'voluntario', puede suponer el cambio de manos de la gestión de la empresa propiedad de Gerardo Díaz Ferrán y a Gonzalo Pascual. Aunque antes de eso, pueden ocurrir otras cosas.

Ahora se abre un procedimiento judicial en el que Grimaldi tiene que acreditar que se han dado las circunstancias para la puesta en marcha del concurso forzoso de acreedores. Es decir, que la situación de impagos del deudor (Marsans) sea general a más acreedores, y que se esté produciendo un incumplimiento manifiesto de sus obligaciones.
 
La principal consecuencia dependerá de la decisión que adopte el juez. Si admite la petición de Grimaldi, lo más probable es que los dueños de Marsans pierdan la gestión de la empresa y que el Juzgado nombre a unos gestores independientes que liquiden para intentar liquidar las deudas en la medida de lo posible.
 
No obstante, este procedimiento puede tardar entre uno y dos meses, periodo en que Marsans deberá presentar alegaciones y celebrarse una vista. Salvo que el juez aprecie que debe adoptar medidas cautelares, y el plazo se reduzca a entre cinco y diez días. En el sector se considera que, antes de que este concurso de acreedores instado por Grimaldi tenga efecto, pueden ocurrir otras cosas más drástica en la empresa. 
 
Marsans intenta esquivar la retirada de las placas IATA con la licencia de VIE
 
Por otro lado, la retirada de la licencia IATA a Viajes Marsans ha dejado en una situación muy precaria a la agencia, que está intentado sobrevivir mediante acuerdos de emisión con Iberia y otras compañías. Para cubrir el resto de producto aéreo está usando la licencia IATA de una de sus marcas que estaba dormida, Viajes Internacional Expreso (VIE), pero técnicamente no da abasto. 
 
Tal y como adelantó el pasado jueves HOSTELTUR, tras la retirada de placas por parte de IATA el martes 20 por la tarde, la empresa se ha puesto a luchar en dos frentes: los bancos y las compañías aéreas por fuera de IATA. Fruto de esta segunda acción, ha logrado poder reservar vuelos de Iberia, Air Europa, Spanair, British Airways y Vueling, mientras que la emisión corre a cargo de las compañías.
 
Con esta estrategia de supervivencia, la agencia que preside Gonzalo Pascual recuperó, sin pasar por IATA, el 65% de sus ventas aéreas habituales, según comunicaba a los trabajadores el propio presidente. Y para el otro 35%, el comunicado señalaba que se estaba utilizando una segunda licencia IATA que tiene el grupo Viajes Marsas, sin especificar cuál era.
 
Según ha podido averiguar este diario, Marsans ha despertado una agencia que estaba dormida, sin actividad pero con la marca y la licencia de IATA vigente. Viajes Internacional Expreso (VIE). Esta agencia estuvo activa hasta hace unos cinco años y estaba especializada en el segmento corporativo. La retirada de placas de IATA afecta a las licencias de Viajes Marsans, Crisol, Mundicolor, Ruraltour y Marsans Portugal, pero no a VIE, precisamente por su carencia  de riesgo, debido a la falta de actividad.
 
No obstante, el volumen de reservas que genera Viajes Marsans no puede ser absorbido satisfactorialmente en tiempo por VIE, por meros problemas técnicos. Marsans también está aprovechando las licencias IATA de algunas de sus franquiciadas, pero el problema técnico de volumen es el mismo.
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com
http://twitter.com/JMaDelarosa  
 
Marsans, proveedores dentro.jpgMarsans, proveedores dentro.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.