Diario 5454 14.12.2018 | 16:41
Hosteltur: Noticias de turismo

El turismo cultural crece en España gracias a los museos, lanzados a competir con la industria del ocio

12 mayo, 2010
El turismo cultural está llamado a tener un papel clave para contribuir a la desestacionalización del sector y en este sentido los museos van a ser la punta de lanza. El año pasado, por ejemplo, los 21 museos dependientes del Estado recibieron un 5% más de visitas. Pero además, por toda España surgen museos de nicho o súper-especializados.
De los casi 60 millones de visitantes que reciben cada año los museos españoles, un 20% son turistas extranjeros. Según expuso recientemente la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, el turismo cultural constituye una vía de crecimiento "en este momento de crisis y transformación del modelo económico", dado que no depende del negocio estacional de sol y playa.

Sinde recordó que en ciudades como Madrid, donde hay una gran oferta de museos y exposiciones, "el turismo cultural se ha comportado muy bien. Se ha logrado incrementar el número de turistas en vez de perderlos".

De hecho, los 21 museos estatales españoles recibieron el año pasado la visita de 7,22 millones de personas, un 5,2% más que en 2008.

Guillermo Solana, director artístico del Thyssen, explicaba recientemente en declaraciones a TVE: "Los museos han pasado de ser custodios de las colecciones a ser instituciones obsesionadas sobre todo por el público y ahora la tentación para los museos es lanzarse a tumba abierta a competir con la industria del entretenimiento".

El consultor turístico Lluís Pujol, de la firma Tangible, confirma esta apreciación: "Hace más de 10 años, se estudió un proyecto dentro del Ministerio de Industria para potenciar los museos de España, pero hablabas con directores de museos y la figura del director de márketing no existía. No se preocupaban por vender, o por crear producto. En cambio ahora la parte comercial es mucho más importante en los museos, ya sea porque necesitan recursos o porque crean exposiciones temporales, es decir actividades pensadas para ser visitadas".
 
Un segmento en auge

Según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el turismo cultural constituye un segmento en auge que genera unos ingresos anuales de 6.000 millones de euros y atrae a 7,5 millones de turistas extranjeros al año. Además, se calcula que 31,5 millones de los turistas que recibe España tienen alguna motivación cultural.

Por otro lado, los lazos entre los sectores cultural y turístico se hacen cada vez más estrechos en el ámbito tecnológico. Por ejemplo, Segittur está trabajando en el desarrollo de un nuevo Portal de Turismo Cultural.

Dicha web será un "gran repositorio de la oferta cultural en España, en el que se recogerán todos los contenidos y eventos relacionados con el mundo de la cultura, independientemente de cuál sea la institución, pública o privada, responsable de los mismos", según ha informado esta entidad. Está prevista la finalización de este portal en diciembre de 2010.

Ahora bien, el turismo cultural del siglo XXI viene marcado por una serie de nuevas tendencias debido a los cambios socio-demográficos y tecnológicos. De modo que los destinos y los museos también comienzan a cambiar sus puntos de vista y prioridades.

De este modo,  "los nuevos espacios museísticos ya no se conciben como una parte grande cerrada al público, donde se conservan los fondos, y otra pequeña abierta, sino al revés. Para difundir la cultura, el conocimiento, se prioriza la visibilidad. Quizá son centros menos exhaustivos, menos estrictos, pero están construidos con otra mentalidad", expone el consultor Lluís Pujol.
 
Museos súper-especializados

Además, también comienzan a surgir o proyectarse en España museos de nicho o súper-especializados. Ejemplos: el Museo de la Automoción, que será uno de los mayores de Europa dedicado a este segmento, y que será construido en A Coruña; el primer museo dedicado al oso de las cavernas, que abrirá en Moià, Barcelona; el parque minero de La Unión, Murcia; el Museo del Carlismo de Estella, Navarra; el Museo Nacional de la Energía en Ponferrada, Castilla y León; el Museo de la Pesca de Palamós, Girona; y así un largo etcétera.

En cualquier caso, expone Lluis Pujol, "Hay museos muy potentes desde el punto de vista patrimonial, de su colección, pero que están aislados de la ciudad, no hablan con ella. Y el museo debe formar parte de un itinerario, de un relato de la ciudad, como una pieza más. Forman parte del producto turístico, al igual que un palacio de un congresos, que debe estar vinculado al convention bureau, a los hoteles, las asociaciones, etc".

La versión completa de este reportaje ha sido publicada en la revista HOSTELTUR y puede descargarse como documento pdf a través de este enlace.

Xavier Canalis (actualidad@hosteltur.com)
http://twitter.com/XavierCanalis
http://twitter.com/hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.