Diario 5407 21.10.2018 | 08:11
Hosteltur: Noticias de turismo
Para paliar la caída de ingresos por la crisis

Los Gobiernos se lanzan a crear impuestos turísticos

10 septiembre, 2010
Numerosas Administraciones públicas de todo el mundo, tanto a nivel local como nacional, se han lanzado a una carrera para crear nuevos impuestos turísticos o aumentar los ya existentes. En Estados Unidos, Alemania, Bahamas, Reino Unido o Barcelona, la cuestión es recaudar más.
Los gobiernos están recurriendo a impuestos y tasas que gravan la actividad turística o el transporte aéreo para paliar la caída de los ingresos.

Y es que las arcas públicas se han visto menguadas por la crisis y los planes de estímulo económico, que han requerido inyecciones millonarias.
 
Sin embargo, la propuesta lanzada por el Ayuntamiento de Barcelona de crear en España un impuesto turístico ha reavivado un debate cuyos rescoldos nunca acaban de apagarse.
 
Dicho tributo, que debería ser aprobado por el Gobierno central, sería de carácter finalista y voluntario. Es decir: lo recaudado por cada ciudad se reinvertiría en el mismo lugar (en promoción y servicios turísticos) y los municipios tendrían libertad para decidir si aplican o no dicho impuesto.
 
Sin embargo, cuando el pasado mes de julio saltó a la prensa la propuesta del impuesto turístico, el Gremio de Hoteles de Barcelona mostró un rechazo frontal.
 
Tributo con mala fama
 
Lo cierto es que en España los impuestos turísticos tienen muy mala fama a raíz de lo sucedido con la "ecotasa" balear.

Dicho tributo fue implantado en 2002 por el Govern de izquierdas pero generó una imagen negativa del destino en los mercados emisores y originó un agrio enfrentamiento entre la Administración autonómica por un lado y los hoteleros y los turoperadores por el otro.
 
La recaudación de este impuesto se debía destinar a la adquisición de patrimonio histórico y natural. Pero finalmente el tributo fue derogado en octubre de 2003 por el nuevo Ejecutivo del PP.
 
"Aunque un euro no sea nada [esta es la cantidad que se ha propuesto como impuesto turístico en Barcelona] los turoperadores pueden actuar demagógicamente para desviar turistas a otros destinos", apunta el conseller de Turismo de Catalunya, Josep Huguet.
 
En cualquier caso, y ante los crónicos problemas de financiación que sufren los municipios turísticos, el mismo Huguet apuntaba como alternativa la subida de otros impuestos, como el IBI, o bien traspasar una parte del IVA a los ayuntamientos.
 
¿Cuál es la situación en otras partes del mundo? En países como EE UU o Francia los impuestos turísticos están a la orden del día. E incluso se han subido este año en destinos del Caribe como las Bahamas.
 
América
 
Las ciudades y los Estados de EE UU cobran un impuesto que puede representar entre el 5% y el 10% del coste de la habitación de hotel.
 
Por ejemplo, la ciudad de Nueva York aplica un impuesto del 5% sobre la tarifa del alojamiento por noche, mientras el Estado de Nueva York carga otro 5%, aunque en ciertas épocas rebaja dicho impuesto para atraer visitantes. Y en el Estado de Hawai, el turista paga un 7,25% del precio de la habitación.
 
Además, la Administración Obama ha dado luz verde a un nuevo impuesto federal de 14 dólares que desde el 8 de septiembre se aplica a los turistas extranjeros cuando entren en el país, pero que sólo se cobrará al viajero una vez cada dos años.
 
De este importe, 10 dólares se destinarán a un fondo para la promoción turística, tal como piden las asociaciones empresariales.
 
En Canadá, el turista llega a pagar tres impuestos -local, estatal y federal- por pernoctación.
 
En las Bahamas se aplican dos impuestos: uno de entrada por valor de 20 dólares -tanto si la llegada es por avión como por crucero- y otro equivalente al 10% de la factura del hotel. Estos impuestos se han encarecido este año, pues antes del 1 de julio costaban 15 dólares y el 6% de la habitación respectivamente.
 
Europa

En Francia, los municipios que lo desean pueden aplicar la "taxe de séjour" o impuesto de estancia, a lo largo de todo el año o sólo en temporada alta o media.
 
El recargo varía en función de la categoría del establecimiento, oscilando entre 0,20 y 1,5 euros por noche, y puede afectar desde cámpings a hoteles de lujo.
 
En Alemania, y desde finales del siglo XIX, los hoteles-balnearios aplican la ?Kurtaxe?. La recaudación se invierte en los parques naturales que rodean los establecimientos.
 
En Bulgaria, los ayuntamientos de los principales destinos turísticos aplican un impuesto por pernoctación cuyo importe oscila entre los 50 céntimos y un euro. Los fondos se invierten en mejoras turísticas.
 
En Croacia, el turista paga un impuesto por pernoctación de un euro directamente en el hotel o a través del turoperador. El municipio, la región y el Estado se reparten a partes iguales lo recaudado.
 
El debate sobre los impuestos turísticos también ha sido recurrente en Italia. El Gobierno conservador de Silvio Berlusconi ha propuesto una autorización especial que permitiría a ciudades altamente endeudas como Roma aplicar a partir del año que viene un impuesto turístico a los viajeros que se alojen en los hoteles.
 
Sería un impuesto por pernoctación, que oscilaría entre 1 euro y los 5 euros por noche, en función de la categoría del hotel. La recaudación se destinaría al mantenimiento de monumentos y servicios turísticos.
 
Por otra parte, en Alemania el Gobierno proyecta aplicar, a partir de enero de 2011, un nuevo impuesto aéreo a los pasajeros que vuelen a/desde el país. El impuesto sobre los vuelos de corto radio queda en 8 euros, el medio radio en 25 euros y los recorridos de largo radio con 45 euros
 
Con esta medida, el Ejecutivo presidido por Angela Merkel espera recaudar 1.000 millones de euros al año y así reducir el déficit público.
 
El Reino Unido ya aplica un impuesto similar, el Air Passenger Duty, que el nuevo Gobierno conservador-liberal ha previsto reformar pero no eliminar, dado que las finanzas del país se encuentran muy debilitadas.

De hecho, las agencias de viajes británicas han puesto en marcha una campaña para evitar su subida, prevista para noviembre.

Consolidación fiscal: más impuestos en los próximos años
 
En suma, el debate de los impuestos que gravan la actividad turística, lejos de extinguirse, se ha reavivado y no sólo en España.
 
Y es que la crisis económica ha menguado los ingresos de las administraciones nacionales, regionales y locales, por lo que éstas han fijado su atención en la actividad turística.
 
"El motor principal en los próximos años será la consolidación fiscal: que significa más impuestos, tanto ocultos como explícitos, que llegarán como una nueva lluvia sobre el sector turístico, a través de nuevas tasas, aumentos del IVA, etc", pronostica Sergio Arzeni, director del Centro emprendimiento, pymes, desarrollo local y turismo de la OCDE.
 
El reportaje complejo ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de septiembre y puede descargarse como documento PDF o bien leerse a través de la versión electrónica de la revista.

Xavier Canalis (actualidad@hosteltur.com)
http://twitter.com/XavierCanalis
http://twitter.com/hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.