Diario 5350 16.08.2018 | 14:19
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

La familia Torres conservará el 45% y la gestión de Catai tras la entrada de Corpfin Capital

10 marzo, 2007

Lo previsible es que la operación culmine en la próxima semana y podrían cambiar algunos detalles, "o incluso no producirse la operación", según señala a este diario la directora general y accionista mayoritaria de Catai Tours, Matilde Torres. En cuanto al porcentaje del accionariado controlado por el nuevo socio financiero y lo que quedará en manos de la familia Torres, la directora general asegura que "nuestra participación no bajará del 45%". "Hemos elegido seguir siendo independientes" Matilde Torres valora la posible operación como una opción "muy interesante para potenciar nuestra posición independiente gracias al apoyo financiero que supone la entrada de un socio del ámbito del capital riesgo. Gracias a las oportunidades que nos brindará esta nueva capacidad financiera podremos afrontar nuevos proyectos". Precisamente, uno de los factores más valorados por Torres es el carácter de grupo independiente de Corpfin, al igual que lo es Catai, "y queremos seguir siéndolo, respecto de los grupos turísticos de integración vertical. Hemos elegido seguir siendo independientes". Si bien Matilde Torres ha preferido no pronunciarse respecto al importe de la operación, la valoración que se ha realizado de Catai para poner en marcha el proceso de entrada de algún socio financiero se sitúa entre los 70 y 80 millones de euros. La elección de Corpfin Capital por parte Catai Tours se produce después de un intenso proceso en el que también estaban presentes las ofertas de los fondos Carlyle y MCH. Si bien la opción de Carlyle contaba con la dificultad de su condición de accionista mayoritario de Orizonia (Iberojet-Viajes Iberia), lo que choca con el objetivo de Matilde Torres de mantener a Catai independiente de los grupos verticales. La capacidad de crecimiento de las mayoristas de grandes viajes atrae a inversores y grupos turísticos La operación de Catai pone de manifiesto el actual interés de las empresas de capital riesgo y grupos turísticos por los principales turoperadores españoles especializados en grandes viajes. El motivo, en el caso de los grupos turísticos, es su objetivo de cubrir todo el mercado. Y en el caso de los fondos de inversión, son los altos niveles de crecimiento que vive este segmento. Catai por ejemplo facturó 112 millones de euros en 2006, un 29% más que durante el anterior ejercicio, y alcanzó un EBITDA de ocho millones de euros. Las agencias de viajes españolas saben lo rentable que es vender un paquete vacacional (especialmente tras los drásticos recortes de comisiones del producto aéreo), y sobre todo si es un viaje a la India o la Patagonia. Esta rentabilidad no se encuentra tanto en un mayor nivel de comisiones, que son similares a las del resto de mayoristas, sino en el alto valor de estos viajes que, en el caso de Catai se sitúa en una media cercana a los 2.500 euros. El valor del paquete hace que la comisión compense con creces toda la gestión e información facilitada. Pero si a la agencia le resulta rentable, también lo es para el turoperador que confecciona del paquete, gracias al alto ratio que maneja por pasajero, cuya gestión puede realizar con una estructura sencilla y un equipo que, si bien es muy profesional y está muy especializado, es más reducido que el de los grandes turoperadores generalistas. Nobeltours también está en el punto de mira También Nobeltours está siendo tentada por posibles compradores. Esta mayorista que dirige Antonio Peregrín es la segunda especializada en grandes viajes del mercado español, en volumen de ventas, con una facturación de 70 millones de euros en 2006, un 20% más. El resto de turoperadores especializados en este segmento de grandes viajes son de un tamaño notablemente inferior a Catai y Nobel, si bien en un segundo escalón se sitúa Kuoni España, con unas ventas de 35 millones de euros en 2006. No obstante, su condición de filial del grupo suizo Kuoni le sitúa en una posición diferente a sus competidores españoles, aunque en el actual entorno de compras y ventas que vive el sector turístico español, todo es posible. A este respecto cabe recordar el caso de Dimensiones. Esta mayorista fue la primera especializada en grandes viajes en cambiar de manos. Tras su venta hace años por parte de su fundador, Félix Estevez, finalmente acabó en manos de Ebookers que en diciembre de 2005 se la vendió al grupo Marsans, habiendo quedado actualmente integrada en Mundicolor como marca especializada en grandes viajes. ¿Grupos turísticos o fondos de inversión? En cuanto a los novios que le están saliendo a los turoperadores de grandes viajes, se sitúan tanto en el mundo del capital riesgo, como entre los propios grupos turísticos españoles. Si bien hay un caso que cumple la doble condición. El grupo Orizonia (que integra a Iberojet y Viajes Iberia) es un grupo turístico que a su vez tiene como socio mayoritario a Carlyle (55%) y a Vista Capital (Banco Santander), con el 36%. Orizonia está siendo el grupo más activo en adquisiciones en los últimos tiempos, tras la compra de Cóndor Vacaciones y Viajar.com, y ha manifestado claramente su interés por contar con una oferta total que incluya todas las grandes especialidades de viajes. Con tal fin compró Cóndor, turoperador especializado en circuitos europeos. Una mayorista de grandes viajes completaría su oferta. Pero también hay que tener presente a los otros grupos de inversión y a corporaciones turísticas como Marsans, que ya pujó por Cóndor en competencia con Orizonia, y que tras la venta de Pullmantur a Royal Caribbean está en disposición de ampliar su actividad turoperadora. José Manuel de la Rosa (redaccionmadrid@hosteltur.com)