Hosteltur: Noticias de turismo
Por Sara Grasa, en Hoteles y Alojamientos Lujo, diseño y sostenibilidad en el corazón del Matarraña

Torre del Marqués, un hotel autosostenible y respetuoso con el medio ambiente

Un hotel comprometido con la agenda 2030 para el desarrollo sostenible 19 julio, 2021 (09:22:53)

Ubicado en una emblemática masía del siglo XVIII, el Hotel Torre del Marqués 5*, perteneciente al sello Small Luxury Hotels, emerge como una opción sostenible y de lujo en mitad de un espectacular paraje secreto en la comarca del Matarraña, Teruel, territorio limítrofe con Cataluña y Comunidad Valenciana. Una ubicación poco conocida, rodeada de recursos naturales, viñedos, gastronomía y sobre todo característica por la paz que emana, un gran descubrimiento para todos aquellos que deciden visitarla.

El establecimiento de 5* fue inaugurado en el verano de 2020 y se encuentra en una finca con más de 150 hectáreas, escondida entre montañas, rodeada de olivos, viñedos y almendros. Cuenta con diferentes zonas donde sus huéspedes pueden conectar con el entorno natural, desde un restaurante con vistas panorámicas a la campiña, diferentes pérgolas y espacios al aire libre, piscina exterior con una temperatura constante de 28º y SPA. Dispone de 18 habitaciones, todas ellas diseñadas para aprovechar al máximo la luz natural y apreciar las hermosas panorámicas del entorno. La decoración, actual y delicada, donde los materiales de la zona cobran protagonismo, busca mimetizarse con el entorno.

UN PROYECTO ECO SOSTENIBLE

El hotel es un proyecto donde la sostenibilidad y el compromiso por el territorio y sus habitantes son un mantra esencial de su filosofía. Desde su planificación y construcción hasta su actual ejecución de la actividad turística, velan por preservar los orígenes y cultura de la zona tanto para el presente como para generaciones futuras.

“Una vuelta a los orígenes” es la frase con la que su propietario Óscar García describe el proyecto, vuelta a aquellos materiales de toda la vida, naturales y de proximidad, de los que hay registros de su uso desde 1086, como por ejemplo en la construcción de los muros de tapial del castillo árabe de Morella. Así mismo, los muros de piedra seca, sistema de construcción declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad y cuyo máximo exponente se encuentra en el Maestrazgo (comarca vecina al Matarraña, con la que entrelaza vínculos culturales y naturales). Estos muros de tapial y piedra seca, realizados con técnicas ancestrales y mejorados por artesanos, permiten conservar la cultura de la zona. Otros ejemplos del uso de este tipo de técnicas y materiales son los suelos de yeso pulido de Albarracín, las paredes de arcilla y piedra arenisca de los Puertos de Beceite (la arcilla es un material natural que regula la humedad del edificio), los alicatados de mármol Macael almeriense, las estructuras de pino de bosques ibéricos, las picas de cerámica de los baños hechas a mano por una artesana de Monroyo o el uso de materiales naturales aislantes en las paredes. Todo elaborado por artesanos y constructores locales, convirtiéndose en un sobresaliente ejemplo de economía circular y generación de empleo en zonas rurales, lo que se traduce a un compromiso por la regeneración de la España vaciada.

El 100% de la energía utilizada para el funcionamiento del edificio procede de energías renovables. El establecimiento cuenta con paneles solares que cubren el consumo de energía diurno. Para el gasto nocturno, el 100% procede de una distribuidora de electricidad (kilovatios verdes) cuya producción es completamente renovable. Para la generación de calor se utilizan calderas de energía biomasa, donde se utiliza como combustible la extracción “sanitaria” de material vegetal de los bosques colindantes, labor que permite reducir el riesgo de incendios y revitalizar la masa vegetal del boque.

El establecimiento también cuenta con una cubierta acristalada en el hall de entrada que actúa como un invernadero en el centro del edificio, lo que permite en invierno que el inmueble aumente su temperatura interior a través de métodos naturales como es el calentamiento del aire y su distribución mediante corrientes gracias al calor generado por los rayos de sol al penetrar en la estructura de cristal. Una manera sostenible de reducir el consumo de energía y a su vez minimizar las emisiones de CO2.

La reutilización y reducción del consumo de agua es otra de las premisas básicas del proyecto. Se realiza un uso racional del agua de los manantiales y pozos existentes en la finca. Se purifica una parte para consumo humano, y el resto se almacena en una balsa para el riego de los jardines, el huerto ecológico y las plantaciones frutícolas. Además, toda la superficie que circunda al hotel recoge las aguas pluviales que se canalizan a la balsa para su reutilización posterior. Finalmente, el agua residual que genera el hotel es tratada por medios biológicos antes de su infiltración en campos de cultivos adyacentes. Otras labores en paralelo para reducir el consumo han sido la evaluación de la composición del suelo, el microclima y la viabilidad de agua, con el fin de seleccionar las plantas más adaptadas al entorno para conformar los jardines.

Adicionalmente, las plantaciones de viñedos que tapizan las parcelas inferiores de la finca, se están gestionando en ecológico desde hace 4 años, donde se han realizado abonados con estiércol animal para recomponer la estructura del suelo, se han sustituido las plantas muertas por variedades adaptadas al entorno y se ha creado una cubierta vegetal entre las calles para asegurar la viabilidad del suelo y crear un ecosistema que permita la aparición de fauna bio protectora ante enfermedades, hongos e insectos.

Finalmente, se han rehabilitado los caminos, bancales y bosques circundantes, para perpetuar en el tiempo su riqueza paisajista y etnográfica, al mismo tiempo que se acerca al visitante un encuentro con el paisaje mediterráneo.

En cuanto a la propuesta gastronómica, todas las materias primas utilizadas en el restaurante son de kilómetro 0, una puesta en valor de los productos de la zona para enriquecer tanto a los productores como a los visitantes con novedades culinarias extraordinarias desconocidas fuera del territorio. La finca también cuenta con un huerto ecológico, donde verduras y hierbas aromáticas son plantadas según la temporada y utilizadas en la elaboración de los platos del restaurante.

Un proyecto sostenible, comprometido con el medio ambiente y con los habitantes locales, donde un 90% del personal contratado son profesionales nacidos o residentes en la zona. Un proyecto para dotar de un futuro prometedor a los jóvenes y enriquecer a los clientes con un trato donde la pasión por la "propia tierra” esté presente en el servicio.

Fotografías: https://bit.ly/3pRqFkj

Hotel Torre del Marqués 5*

Web: www.hoteltorredelmarques.com

Para más información:

Comunicación y prensa

Sara Grasa Herreruela

Teléfono: +34 695 156 448

Mail: comunicacion@hoteltorredelmarques.com