Diario 2113 17.09.2019 | 10:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Nuevas aerolíneas y eliminación de visas para cuatro mercados, dos de los logros

Los 200 días de Bolsonaro y el turismo en Brasil  

Para el año 2021 el país proyecta 12 millones de extranjeros y triplicar su gasto 23 julio, 2019
  • Jair Bolsonaro ha privatizado 12 aeropuertos y ha permitido el ingreso de empresas 100% extranjeras a operar en el mercado aéreo local
  • En 200 días de gestión Brasil eliminó la visa a EEUU, Canadá, Japón y Australia y trabaja con Argentina el visado recíproco con China
  • Brasil quiere triplicar el gasto de turismo extranjero, pero el presidente le ha cerrado la puerta a turismo LGBT, uno de los de mayor gasto

Jair Bolsonaro ha llegado a los 200 días como presidente de Brasil y en su gestión se ha planteado como objetivo para el turismo alcanzar los 12 millones de arribos internacionales y los US$ 19.000 millones por gasto. Para lograrlo ya se ha aplicado la exención de visados a cuatro mercados, fue abierto el mercado aéreo nacional al capital extranjero, fueron concesionados aeropuertos y se está invirtiendo en infraestructura; pero también hay que destacar hechos polémicos –y dichos que no sorprenden- en torno al segmento LGBT.

En materia de aeronáutica, el actual gobierno de Brasil retomó una serie de proyectos de su antecesor, Michel Temer, entre los que figuraban la privatización de aeropuertos. Una de las promesas de Bolsonaro era privatizar “todo lo que sea” para achicar el Estado y sanear las arcas públicas. Atendiendo eso, a los tres meses de asumir, concesionó 12 aeropuertos, de los cuales AENA se quedó con seis del Nordeste brasileño tras una subasta de unos US$ 470 millones; Zurich Airport obtuvo dos aeropuertos ( por unos US$ 114 millones) y Aeroeste con los cuatro más pequeños del llamado a licitación (por US$ 10 millones).

El sector turístico en Brasil genera 7 millones de empleos directos e indirectos, y para que el número vaya en ascenso, explicaron desde el Ministerio que encabeza Marcelo Álvaro Antonio, se ha comenzado a trabajar en mejorar la conectividad aérea para que más personas viajen y se creé un círculo virtuoso, incluso en un contexto en que la salida del mercado de Avianca Brasil ha provocado un incremento en las tarifas.

Por esta razón, una de las principales banderas defendidas por el Ministro de Turismo, fue la entrada de empresas extranjeras al mercado aéreo. El grupo español Globalia fue el primero en recibir autorización para abrir una aerolínea, probablemente low cost, que se espera empiece a volar antes de fin de año, sumándose a GOL, Azul y LATAM, las tres compañías que quedaron operando rutas de cabotaje tras la quiebra de Avianca Brasil.

Aunque fue gestionado en el gobierno anterior, en estos 200 días, Norwegian Air empezó a conectar en forma directa Rio de Janeiro y Londres, y SKY Airline -que desde noviembre del año pasado vuela entre Santiago de Chile con Rio de Janeiro- ha anunciado que reforzará sus operaciones en Brasil, tal como viene ido publicado HOSTELTUR LATAM.

Balance turístico de los primeros 200 días de Bolsonaro.

En octubre llegará el turno de Flybondi, que obtuvo este mes la autorización para volar tres veces por semana entre Buenos Aires y Rio de Janeiro. Según el ministerio, la low cost argentina “ya está estudiando extender la ruta a ciudades como Sao Paulo, Porto Alegre, Brasilia y Salvador”.

Infraestructura y obras

El Ministerio de Turismo aseguró que en esta gestión hay más de 410 obras y más de 233 millones de reales (US$ 62,28 millones) invertidos para mejorar la infraestructura de los estados brasileños.

A su vez, está previsto implementar un Plan Nacional de Gestión del Turismo en los Sitios Patrimonio Mundial y, en asociación con Sebraer y Embratur, el Ministerio invertirá 200 millones de reales (US$ 53,46 millones) en 158 municipios para el desarrollo de 30 rutas turísticas estratégicas.

Abrirse a emisores con gasto

Uno de los puntos que también fue destacado por el ministro Marcelo Álvaro Antonio, fue la eliminación de visa para turistas de Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón. Con esta medida, que entró en vigencia en junio y fue muy bien recibida por el sector privado, el gobierno de Jair Bolsonaro proyecta generar ingresos adicionales por 1.000 millones de dólares anuales.

Si bien se esta aplicando desde hace a penas un mes, datos de Amadeus –citados por el Ministerio de Turismo brasileño- muestran que por parte de los mercados favorecidos hubo un incremento del 53% al 158% en las reservas a destinos nacionales para el período junio-septiembre.

En este afán por acercarse a la meta de los 12 millones de extranjeros, también se ha comenzado a trabajar con Argentina en torno a la exención de visas para turistas chinos, cuando estos ya cuenten con la autorización del país vecino. El interés por los viajeros oriundos de China radica en que tienen un promedio de gasto diario de 88 dólares, cifra muy superior al promedio de los extranjeros que es de 55 dólares.

Rechazo LGBT

Si bien, como se viene detallando, el Plan Nacional de Turismo 2019-2022 es llegar a los 19.000 millones de dólares de gasto por parte del turismo extranjero, triplicando la cifra actual, el presidente Jair Bolsonaro le ha cerrado la puerta a uno de los segmentos de mayor gasto: el turismo LGBT.

Según datos de la Cámara de Comercio LGBT+ de Brasil, en 2018 el turismo gay generó ingresos por US$ 218,7 millones, ya que es uno de los países más buscados por la comunidad, lo cual podría revertirse tras las desafortunadas frases del presidente Jair Bolsonaro: "no podemos dejar que este lugar sea conocido como un paraíso para el turismo gay”.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.