Diario 2430 03.12.2020 | 23:26
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Hasta abril, sólo los extranjeros pueden alojarse en los hoteles argentinos

El Ministerio de Turismo y Deportes busca desalentar el turismo interno de cara al próximo fin de semana largo 18 marzo, 2020
  • Hasta el 31 de marzo, los hoteles argentinos sólo podrán brindar alojamiento a turistas extranjeros no residentes en el país
  • La medida acompaña a la cancelación del transporte turístico de cabotaje, para desalentar los viajes domésticos y detener al coronavirus
  • Aunque el fondo de la norma es indiscutible, tiene en su confección errores que podrían complicar todavía más a las empresas del sector

Luego del anuncio de la suspensión de todo el transporte turístico doméstico en Argentina para el próximo fin de semana largo por el Día de la Memoria, el Ministerio de Turismo y Deportes publicó una normativa que también apunta a desalentar el turismo interno en favor del aislamiento social. La cartera prohibió a los hoteles argentinos alojar a huéspedes nacionales hasta el 31 de marzo y enfatizó que los pasajeros afectados pueden solicitar la devolución del dinero de la reserva.

Para intentar detener el avance del coronavirus, el Gobierno argentino tomó en los últimos días una serie de medidas tendientes a promover el aislamiento social y, al mismo tiempo, para desalentar la movilidad de sus ciudadanos. En ese sentido, y de cara a un fin de semana extralargo, este martes 17 se tomaron dos importantes decisiones en materia de turismo.

La primera fue la suspensión de todos los vuelos de cabotaje y los servicios de buses y trenes de larga distancia entre las 0 horas del viernes 20 de marzo y el 25 de marzo, inclusive. La medida fue anunciada por el Ministerio de Transporte y será acompañada con fuertes controles sanitarios en las rutas.

(Ver: Argentina suspende el transporte de cabotaje del 20 al 25 de marzo)

Matías Lammens se reunió la semana pasada con los directivos de la Cámara Argentina de Turismo (CAT)

La segunda decisión fue la determinación del Ministerio de Turismo y Deportes de prohibir a los hoteles alojar a huéspedes nacionales hasta el 31 de marzo, de modo que sólo podrán hospedar a turistas extranjeros no residentes. Asimismo, los pasajeros argentinos que ya se encuentren alojados y que estén cumpliendo su cuarentena, deberán permanecer allí hasta finalizarla.

Tal vez por el complejo contexto o la celeridad con la que se tomó la determinación (en la cartera señalan que todo se analiza minuto a minuto), la norma anunciada parece tener algunos defectos de redacción (al menos en la comunicación oficial) que podrían generar algún dolor de cabeza extra a un golpeado sector, cuya demanda se acerca cada vez más al cero.

El primero de ellos tiene que ver con que el texto destaca que “los argentinos y argentinas que hayan realizado una reserva hotelera para el período entre el 16 y el 31 de marzo, podrán solicitar el reintegro a la empresa”. Y esto podría abrir al menos dos frentes.

Por un lado, existe en muchos casos una dificultad técnica de implementación: cuando el pasajero llame al hotel o a la agencia de viajes en la que contrató su hospedaje, es muy probable que el dinero no esté disponible para su devolución inmediata, especialmente en el segundo caso, ya que la intermediaria seguramente le transfirió automáticamente el dinero a su prestador. En todo caso, se trata de un problema menor que, a lo sumo, puede conllevar el enojo de algún pasajero al encontrarse con que la devolución demora unos días.

Se sobreentiende que la medida habla de los hoteles de Argentina, pero no lo expresa, y eso podría generar un problema para las agencias de viajes

Pero, por otro lado, la medida va en contra de todas las acciones que el sector viene realizado en este complejo marco, no sólo en Argentina, sino a lo largo de toda América Latina, y es convencer al pasajero de que no cancele su viaje, sino que lo posponga.

El segundo aspecto vinculado a esto tiene que ver con el llamado timing político”. Si bien el fondo de la medida resulta indiscutible, lo cierto es que resulta casi irrelevante en este marco, ya que las reservas de casi todos los hoteles (y de las compañías aéreas y otros prestadores) del país se vienen desplomando aceleradamente desde al menos la semana pasada, al punto que hoy son pocos los argentinos que están pensando en vacacionar, ya sea este fin de semana largo o incluso en Semana Santa, o las vacaciones de invierno.

De hecho, las principales cadenas hoteleras del país y las mayores operadoras de turismo interno ya habían dado a conocer cambios en sus políticas de cancelaciones y postergaciones, e inclusive habían empezado a recomendar a los clientes no viajar. ¿Cuál fue entonces el sentido de exponerlo en una resolución? ¿Es probable que se trate de una nueva descoordinación con el sector privado?

Finalmente, en lo que respecta puntualmente a las agencias de viajes, la medida adoptada por el ministerio deja abierta una pequeña hendija para que algún pasajero legalmente bien asesorado reclame la devolución de una reserva en un hotel de Madrid o en Milán. Tal como se comunicó, la iniciativa no expresa en ninguna parte que se trata de hoteles en Argentina. ¿Se puede sobreentender por el contexto? Se puede, pero ese insignificante detalle no está especificado, y eso podría algún que otro litigio ante Defensa del Consumidor.

Diálogo “productivo”

Tal como lo había anticipado HOSTELTUR la semana pasada, finalmente el Gobierno argentino anunció un paquete de medidas tendientes a aliviar la situación de los sectores productivos más afectados por el desmoronamiento de la actividad económica, entre ellos, el turismo.

Matías Kulfas y Martín Guzmán, anunciando las medidas de alivio para el sector productivo

Este martes por la tarde, los ministro de Economía, Martín Guzmán; y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, brindaron una conferencia de prensa en la que detallaron una batería de propuestas para “garantizar la producción, el trabajo y el abastecimiento”, según el propio Guzmán.

En lo que respecta al sector turístico, gracias a las gestiones de la cartera que lidera Matías Lammens y al diálogo con el sector privado, se logró que la actividad sea incluida en varias de esas medidas, como la eximición temporal del pago de contribuciones patronales a sectores en crisis como el turismo y el transporte de pasajeros; la implementación del programa de Recuperación Productiva (Repro), por el cual se le cubre al empleado una parte del salario de cada trabajador a cambio de que no efectúe despidos); líneas de créditos especiales; y un ambicioso plan de obras públicas.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.