Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Giselle Della Mea en Jornadas Hosteltur Latam

Ventajas de ser sostenible en la nueva normalidad

La experiencia en procesos de economía circular es una ventaja ante la crisis sanitaria 24 junio, 2020 Premium
  • "Al que tuviera certificaciones anteriormente -ambientales, de eficiencia- yo le voy a creer más el sello sanitario", dice Giselle Della Mea
  • La sostenibilidad tiene que ver con cuidar mejor los procesos, y eso implica cuestiones de sanidad
  • Quienes no tenían ningún tipo de protocolos antes en cuanto a procesos más limpios, hoy están más abrumados

"Diseño de modelos de negocios sostenible poscoronavirus" es el título de la presentación que Giselle Della Mea compartirá en las Jornadas Online Hosteltur Latam este jueves 25 de junio. "El que ya obtenía sellos de eficiencia y ecoamigables, seguramente vaya más rápido por los sellos sanitarios", indicó la experta en diseño circular y nuevas economías.

¿Quiénes estuvieran más avanzados en sostenibilidad tienen una ventaja en esta nueva normalidad que se abre?

Sí, porque la sostenibilidad tiene que ver con cómo involucrabas al equipo, el empoderamiento que tenían, el propósito mayor por encima del lucro, cómo se tomaban las decisiones. También con procesos; la sostenibilidad tiene que ver con cuidar mejor los procesos, y eso implica cuestiones de sanidad. Si bien la sostenibilidad está muy enfocada a tema de recursos y residuos, cuando estás optimizando los procesos para ser más eficiente ambientalmente, al final del día estás siendo más sano. Lo más sostenible es la no generación de desechos o de residuos, y los niveles de sanidad aumentan por el menor contacto con elementos materiales.

Giselle Della Mea, design thinker
Giselle Della Mea, design thinker

¿Y cómo se traslada esto a nivel de destinos?

Las empresas sostenibles estaban más preparadas porque son más resilientes. Es evidente que una empresa que está en el marco de las nuevas economías, o de desarrollo sostenible, tenga un propósito mayor y pueda recuperarse más rápidamente. Esto también puede hacer eco en los destinos. Aquellos destinos que venían trabajando por un desarrollo sostenible, con un turismo responsable, por brindar una experiencia diferente pero no relacionada con el consumo y lo material -playas aisladas, entornos rurales- me parece que van a ser las estrellas de los nuevos destinos que van a emerger. Las empresas y destinos que se están levantando es porque son resilientes, y estaban trabajando en la sostenibilidad.

¿Es un camino ineludible el de la sostenibilidad, ahora más que nunca?

Quienes no hayan emprendido ese camino se dieron cuenta ahora de las enormes debilidades que tenían en el equipo, en la gobernanza, en la toma de decisión, en el hecho de que todos estemos poniendo la creatividad al servicio de un modelo de negocio. Además, quienes no estuvieron avanzando en este camino, hoy están en el camino de la incoherencia. Están como disociados: queriendo reunir de nuevo lo que tenían pero con nuevos patrones y... no saben ni para donde agarrar. Hay empresas que están haciendo responsabilidad social empresaria pero por otro lado están tomando decisiones que van muy lejos; es una fragmentación que lleva al "sálvese quien pueda".

No me gusta decir que tenemos que estar aislados socialmente, tenemos que estar aislados espacialmente, porque socialmente es cuando más juntos tenemos que estar.

¿La protocolización sanitaria desvía la atención de los procesos de las empresas hacia la sostenibilidad? ¿Cómo pueden ser compatibles?

Al principio es un poco abrumador esto de todas las cosas a tener en cuenta. Si buscás entre los hashtags de lo más hablado en 2020 te sale #protocolos. Y quienes no tenían ningún tipo de protocolos antes en cuanto a procesos más limpios, hoy están más abrumados. Quienes tienen un circuito lógico trabajado de haber tomado esas decisiones -como tener residuos cero- tienen la experiencia de haberlo hecho.

Siempre fue postergada la sostenibilidad porque no era una exigencia del mercado; ahora esta sanidad es una exigencia.

Entonces, si vas a trabajar en procesos de sanidad dentro de tu establecimiento, también está bueno que empieces a trabajar en procesos más circulares. Una vez que entrás en procesos y le encontrás la metodología, los podés aplicar a lo que quieras: a la eficiencia energética, a la sanidad, a los residuos, en la gastronomía. Son compatibles en la medida que encuentres una metodología rápida de implementación, y son compatibles porque cuando empezamos a revisar procesos comenzamos a entender cómo los ejecutamos.

¿El consumidor seguirá buscando empresas verdes, responsables o se fijará solo en los sellos sanitarios?

Si lográramos encontrar un sello que reúna las dos cosas, lo ambiental y lo sanitario, porque están muy de la mano, sería buenísimo para que no haya una proliferación de sellos.

El que ya obtenía sellos de eficiencia y ecoamigables, seguramente vaya más rápido por los sellos sanitarios.

Ahora surgirá todo un marketing de sellos sanitarios, hay que entender cuáles son serios y te ayudan como empresa a ordenar tu proceso y cuáles son lo que en la sostenibilidad se llama un "green washing" que enmascara algo que en la realidad no está basado en una transformación profunda. De nada te sirve lanzar una app o poner alcohol gel, si a la interna la transformación no es de verdad. Al que tuviera ya certificaciones anteriormente -ambientales, de eficiencia- yo le voy a creer más el sello sanitario. Hay que ver cuáles van a ser los estándares de sanidad, que es todo un nuevo mercado.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.