Diario 2426 28.11.2020 | 23:09
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Sin temor a segunda ola, Río de Janeiro libera playas y discotecas

Lo anunció el alcalde de la ciudad, Marcelo Crivella, como parte de la rápida desescalada 4 noviembre, 2020

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, aseguró que es “remota” la posibilidad de que se genere en la ciudad una segunda ola de contagios de COVID-19 y, en ese contexto, habilitó el uso libre de las playas, habilitó las discotecas y permitió el regreso de los bufé a los restaurantes.

Brasil ha iniciado desde junio una acelerada reapertura de su economía y de su actividad turística, pero entre sus destinos Río de Janeiro lleva una clara delantera en ese aspecto. De hecho, la ciudad ha comenzado a encarar su séptima fase de flexibilización de las reglas de distanciamiento social que habían sido adoptadas desde abril para hacer frente al COVID-19

En ese contexto, el alcalde de la ciudad, el pastor evangélico Marcelo Crivella, anunció en una rueda de prensa la liberación de la permanencia de bañistas en las playas de la ciudad, la apertura de las discotecas y el funcionamiento de los sistemas de bufé en los restaurantes.

Hasta la fecha, la permanencia en las playas de Río estaba restringida, pero no se cumplía

Hasta la fecha, regían restricciones en la playas, ya que sólo estaban permitidas para la práctica de deportes y para bañistas que no permanecieran en la arena. Sin embargo, desde hace meses la situación se encontraba fuera de control y sobraban evidencias de que la medida no se estaba cumpliendo. Apenas se estaba multando a los vehículos que estacionaban frente a la playa, e incluso estos controles fueron suspendidos.

Dada la fuerte crisis económica que atraviesa el municipio (como también el país y el mundo entero), Río de Janeiro decidió atender el intenso reclamo del sector empresarial y acelerar la apertura de cara al verano austral, que se inicia en diciembre. Ahora, por ejemplo, los comerciantes que ofrecen productos y servicios en la playa pueden volver a operar, a vender alimentos y a alquilarle sillas y sombrillas a los bañistas, con la única condición de que respeten los protocolos y mantengan una distancia de 1,5 metros entre sus puestos.

Además, la política parece también estar jugando un papel importante en esta decisión, ya que el 15 de noviembre próximo habrá elecciones, en las que Crivella aspira a ser reelecto, en un marco en el que los casos de COVID-19 siguen sin estar bajo control, a pesar de un amesetamiento en las tasas.

Pero el alcalde minimizó este hecho, señalando que las curvas están descendiendo y calificando como “remota” a la posibilidad de que se verifique una segunda ola de contagios, como ya sucedió en Asia y como está sucediendo en Europa. Desde el primer momento de la pandemia, el alcalde explcamó su confianza en la teoría de la “inmunidad de rebaño”.

De hecho, sostuvo que su decisión se respalda en el apoyo a la medida por parte del Comité Científico, creado como organismo asesor en la lucha contra el coronavirus. Por eso, enfatizó que ya es posible dar inicio a un "período conservador" en el proceso de desescalada, que no impone restricciones a ninguna actividad económica, siempre que se adopten protocolos sanitarios preventivos, como la limitación del público a dos terceras partes de la capacidad, la distancia mínima entre las mesas, la exigencia del uso de máscaras y los procesos constantes de desinfección.

"Perdimos miles de negocios, restaurantes y tiendas. Estamos con un desempleo desalentador. Necesitamos retomar las actividades. Pero, de forma ‘sagrada’, vamos a mantener los protocolos y las medidas preventivas como usar máscaras en aglomeraciones", subrayó.

Las playas y discotecas eran unas de las pocas actividades que hasta ahora no habían vuelto a la normalidad en Río, pese a que, como se señalaba, el regreso a la actividad se había producido en junio, en contra de las recomendaciones médicas. A la fecha, la ciudad ya había habilitado la reapertura de restaurantes, bares, gimnasios, tiendas en la calle, centros comerciales, salones de belleza, iglesias, escuelas y parques, además de las atracciones turísticas y hasta se retomó campeonato profesional de fútbol (con estadios sin público) antes que el resto de la región.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.