Edición Latam. Conflicto territorial

Patagonia argentina: temen que el “vandalismo” mapuche arruine la temporada

La Cámara de Turismo de Bariloche y la Zona Andina pide que el Estado defienda a la actividad 23 noviembre, 2021

Un asesinato, tomas de terrenos, reivindicaciones históricas, protestas, actos vandálicos, denuncias de terrorismo, justicia por mano propia y una ruptura social irreconciliable. Estos son algunos de los ingredientes de una compleja situación que se vive en la Patagonia argentina y que afecta directa e indirectamente al turismo. Empresarios del sector temen que esta coyuntura pueda poner en riesgo una temporada que promete ser de absoluta recuperación para los destinos estrella de la “nueva normalidad” en el país.

Este domingo 21 de noviembre, dos hombres armados vestidos de civil ingresaron al predio conocido como Cuesta del Ternero, en la provincia patagónica de Río Negro, que se encuentra tomado por un asentamiento del pueblo mapuche que reclama esas tierras como propias desde tiempos ancestrales. Todavía se investigan los motivos, pero dichos sujetos abrieron fuego contra dos personas, asesinando a un joven llamado Elías Garay e hiriendo gravemente a su compañero.

Apenas conocido el hecho, las comunidades mapuches de toda la Patagonia iniciaron una serie de protestas en diferentes ciudades de la Argentina, especialmente en Mascardi y El Bolsón, donde se produjeron manifestaciones, actos de violencia contra espacios públicos, cortes de rutas, se incendiaron vehículos y denuncian que ciudadanos y turistas fueron amenazados por grupos extremos en sus reclamos.

Las calles de El Bolsón luego de las protestas de los grupos autodenominados "mapuches"

En el caso de El Bolsón, un grupo de vecinos que se encontraba en una fiesta decidieron salir a reprimir por su cuenta las manifestaciones y, montados a caballo con sus vestimentas de gaucho, acometieron contra las protestas golpeando a los manifestantes con rebenques y palos, según admitieron en declaraciones a diferentes medios.

El conflicto social en la zona cordillerana de la Patagonia se ha acentuado y ha tomado un cariz cada vez más violento. A principios de octubre se produjo el incendio (presuntamente intencional) de un centro de informes turísticos que estaba a punto de ser inaugurado en El Bolsón, lo que fue repudiado por todo el sector.

Pero el conflicto siguió escalando, y en cada oportunidad que se presentó los empresarios y funcionarios vinculados a la industria turística enfatizaron la necesidad de garantizar la seguridad, no sólo para los lugareños, sino también para los turistas en la víspera de una alta temporada que tiene a los destinos de la Patagonia entre los preferidos de la demanda.

Tras los hechos de violencia de este domingo y lunes, la Cámara de Turismo de Bariloche y Zona Andina, institución de fuerte representatividad en esa región, hizo pública una carta dirigida al ministro de Turismo y Deporte de la Nación, Matías Lammens, en la que le manifiestan su “profunda preocupación por la reiteración de hechos de violencia” en esa región austral.

La misiva comienza relatando al funcionario algunos de los hechos vividos en estos últimos días: “Nuevamente hemos vivido momentos de gran conmoción para toda la comunidad, no sólo por los lamentables hechos que derivaron en fatalidades, en la zona de Cuesta del Ternero, si no por las reacciones de otros grupos de personas que generaron hechos tan lamentables y violentos en la zona de Mascardi y El Bolsón”.

Imágenes de las protestas en El Bolsón tomadas por Noticias Del Bolsón.

“En el marco de un fin de semana largo, centenares de personas, turistas y residentes, fueron no sólo impedidos de poder circular y llegar a sus lugares de destino, sino que fueron violentados, atacados, heridos, sus bienes fueron vandalizados, familias enteras recibieron amenazas e intimidaciones de todo tipo. Todo ello a plena luz del día sobre una ruta nacional, columna vertebral de nuestra región, y recurso de importancia estratégica”, relataron los empresarios.

Como consecuencia, sostienen que para la actividad “el nivel de afectación es mayúsculo”. “Cientos de turistas afectados, algunos heridos y todos aterrados. Un número importante de vehículos de transporte turístico, así como vehículos de alquiler fueron vandalizados. Este martes se suspendieron las prestaciones de servicios turísticos y traslados desde Bariloche hacía el sur, afectando no a cientos de turistas y a trabajadores, prestadores, guías, fotógrafos y comerciantes. No hay al momento previsión de cuando retomar estos servicios hasta tanto no estén garantizadas la circulación y la seguridad y protección de personas y bienes”, agregaron.

Vale recordar que la gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, había pedido la intervención de las fuerzas federales asegurando que se trataba de “hechos de terrorismo”. El presidente, Alberto Fernández, le había respondido confirmando el envío de ayuda, pero sosteniendo que no era jurisdicción ni competencia del Estado nacional, sino que la responsabilidad recaía en las fuerzas provinciales.

Por eso, en ese complejo contexto, la cámara barilochense aseveró: “Entendemos que es necesario actuar con celeridad y comunicar con claridad. Necesitamos una pronta intervención de la Justicia y de las fuerzas que por jurisdicción correspondan, a fin de evitar la catástrofe que para nuestra región puede ser una escalada de estas acciones de tan violenta magnitud”.

Finalmente, la carta advierte que esta situación podría poner en jaque la recuperación en la que el sector se encuentra trabajando después de más de un año y medio de pandemia. “El turismo es altamente sensible a la violencia y a la delincuencia. Estamos en la antesala de una temporada turística, que en el marco del nivel de afectación de la pandemia al turismo, se vuelve vital para poder restablecer la economía de nuestra región”, concluyeron.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.