Diario 5354 21.08.2018 | 00:29
Hosteltur: Noticias de turismo
En Valencia y Alicante se alquilan los barcos amarrados a puerto

El alojamiento ilegal llega al mar, según denuncia HOSBEC

Hosbec constata la 'hotelización' ilegal de las embarcaciones de recreo 17 julio, 2018
  • HOSBEC ha constatado cómo los turistas se alojan en barcos y similares sin ningún tipo de control, autorización o habilitación para ello
  • En Airbnb y Hundredrooms se comercializan 15 ofertas en el puerto de Alicante y 21 en el de Valencia con una ubicación poco segura e ilegal
  • HOSBEC aboga por que este tipo de oferta se asocie siempre al uso del barco en el mar, y si no, que desaparezca de las plataformas

Tras analizar la actividad de Airbnb en las ciudades de Benidorm (‘Efectos del alquiler turístico en los hoteles de Madrid y Benidorm’, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo), Alicante y Valencia (‘Airbnb en cifras: 5.500 pisos en Valencia y más de 45 millones de euros de ingresos’), HOSBEC (Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana) se plantea que “la situación es más grave que a priori se esperaba” al destapar a través del departamento BigDataHosbec “cómo los turistas se alojan en barcos y similares, sin ningún tipo de control, autorización o habilitación para ello”.

HOSBEC ha constatado cómo se comercializan como la manera de “dormir de forma diferente”, como algunos se anuncian en plataformas como Airbnb o Hundredrooms, pero en realidad “esta nueva forma de pernoctar tiene una ubicación poco segura e ilegal”, como han comprobado en “15 ofertas en el puerto de Alicante y 21 en el de Valencia, lo que nos lleva a ofrecer esta información a las autoridades correspondientes”.

En este sentido aclaran que “no se trata de actividades de ‘charteo’ de embarcaciones, es decir, de alquiler de embarcaciones con su patrón (o sin él, si el cliente dispone del título para navegar necesario) para hacer una travesía por el mar, sino de un alojamiento puro y duro amarrados a puerto. Una nueva modalidad, en este caso, de ‘hotelización’ de embarcaciones privadas”.

Las características de las embarcaciones varían según la ciudad. En Alicante las tarifas medias oscilan entre 35 y 90 euros diarios, aunque la ocupación de los veleros es inferior a la media de los apartamentos en este destino, tan sólo un 10%. La gran mayoría de barcos ofrecen sitio para que duerman de tres a cuatro personas en dos camas, con uno o dos baños según la eslora.

Imagen El alojamiento ilegal llega al mar, según denuncia HOSBEC
Geolocalización de ofertas de alojamiento en el puerto de Alicante, según aparece en estas plataformas.

En Valencia existe una mayor oferta y el precio por pasar la noche en un barco sube, oscilando entre 52 y 445 euros, con mayor capacidad, para una media de seis personas, y una ocupación media también más elevada, del 33%. Respecto al RevPar (ingresos por habitación disponible), la media anual en Alicante alcanza los 400 euros, mientras que en Valencia son más de 3.000 euros al año.

Realizando un análisis semántico sobre los anuncios en las dos plataformas la expresión que más se repite es la de “lugar diferente” y “experiencia única”, alegando que el turista conocerá la ciudad desde otra perspectiva.

Efectos sobre el empleo y la sostenibilidad

Estas operaciones realizadas a través de plataformas que comercializan este tipo de oferta irregular, según avisan desde HOSBEC, “empujan a la creación de empleo precario, ya que estas circunstancias obligan a no tener ni personal fijo, ni estar sujeto al convenio colectivo de hostelería como ocurre con toda la oferta de alojamiento reglada”.

Desde el sector ya se ha advertido de “los efectos perversos para los destinos que tiene esta oferta, ya que si se ofrece un mal servicio o el producto se deteriora, se terminará atrayendo a otro tipo de cliente. La industria reglada del alojamiento trabaja muy duro para consolidar un tipo de turismo sostenible que contribuye al desarrollo económico y social de los destinos, y que es incompatible con un modelo de alojamiento ilegal y con empleo precario. Cuanta más oferta ilegal exista, más empleo se destruirá en la industria turística”.

Descontrol sobre las plataformas

Este tipo de anuncios en las plataformas, según observan desde la Asociación, “denotan un descontrol sobre los que ofrecen alojamientos y este contexto de competencia desleal puede llegar a tener consecuencias negativas para el propio destino y su gestión”.

Imagen El alojamiento ilegal llega al mar, según denuncia HOSBEC
En el puerto de Valencia también aparecen geolocalizados los barcos que se comercializan ilegalmente como alojamientos.

HOSBEC aboga por “encontrar una fórmula clara para poder definir este tipo de ‘ubicaciones’ para uso turístico que deben ir siempre acompañadas de su utilización en el mar, y en caso contrario, simplemente eliminarlo de la oferta. De nuevo observamos cómo un nuevo grupo de personas se lucra bajo el paraguas de la mal llamada economía colaborativa gracias a la permisividad de la administración y la falta de rigor ético de las plataformas”.

Desde la Asociación “se exige la inmediata clausura y expediente de estos alojamientos ilegales que incumplen las mínimas normas de seguridad y habitabilidad para poder funcionar como hoteles, que es lo que en definitiva están haciendo. Cada sector tiene su ámbito de actuación y los propietarios de embarcaciones no pueden invadir así, sin más, el sector hotelero como lo está haciendo gracias a este tipo de plataformas”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.