Diario 5349 14.08.2018 | 18:03
Hosteltur: Noticias de turismo
Recomendaciones lingüísticas para los establecimientos turísticos

¿Apartotel o apartahotel? ¿Resort o complejo hotelero? ¿Vestíbulo o lobby?

12 agosto, 2018
  • Los filólogos constatan la disparidad de denominaciones para el alojamiento turístico en las normativas autonómicas, diccionarios y medios
  • Aconsejan respetar las definiciones de las clasificaciones oficiales y distinguir entre los extranjerismos con o sin adaptación al español
  • La Fundación del Español Urgente tiene en Twitter y Facebook un servicio gratuito de consulta, que además se presta por 'email' y teléfono

Las grafías adecuadas para referirse a un 'hotel de apartamentos' son 'apartotel' o 'apartahotel', pero no 'aparthotel'. El término 'resort' aparece categorizado como anglicismo sin equivalente ni adaptación al español, aunque puede traducirse como 'complejo hotelero', 'complejo turístico' o 'centro vacacional'. En cambio, la palabra 'lobby' se considera un extranjerismo innecesario, porque en castellano equivale a 'vestíbulo'. De este tipo son las observaciones que figuran en una guía de buenas prácticas discursivas para el sector turístico elaborada por profesores de tres universidades valencianas.

La publicación propone estrategias lingüísticas para la promoción de la actividad en internet y, en particular, ofrece consejos para los establecimientos de alojamiento que necesiten redactar o traducir textos de presentación de su oferta.

El capítulo titulado "Las denominaciones hoteleras en el punto de mira" pone de manifiesto el problema que existe tanto en España como en América con la clasificación de los alojamientos turísticos. Hay múltiples términos acuñados por las diversas normativas de ámbito nacional y regional, que con frecuencia ni siquiera coinciden en los diferentes territorios de un mismo país. Tampoco se usan siempre de modo riguroso en la promoción de los establecimientos, con lo cual cunde aún más la confusión.

En España, se aprecia cierta disparidad de definiciones entre las regulaciones de las diversas comunidades autónomas y entre éstas y algunos usos que hace el sector privado en sus materiales publicitarios. Esa disparidad queda además reflejada en los diccionarios, a la hora de concretar, por ejemplo, qué es un 'hostal', un 'hotel rural', una 'pensión' o un 'motel'. También en la variación gráfica de las palabras utilizadas para identificar, por ejemplo, a los hoteles de apartamentos, que se presentan como 'aparthoteles', 'apartahoteles' o 'apartoteles', cuando solo las dos últimas voces están aceptadas por las autoridades lingüísticas.

Por todo ello, los autores de la obra anteriormente mencionada abogan por que se unifiquen las principales denominaciones empleadas en las distintas comunidades autónomas de España, e incluso sugieren que la homogeneización se plantee para todo el mundo hispanohablante. A las empresas de alojamiento turístico, les aconsejan explicar con claridad la modalidad y categoría del establecimiento en su web, con una descripción sintética de los requisitos exigidos por la legislación para obtener dicha categorización, que asimismo puede ofrecerse con un hipervínculo a la página de la autoridad competente en la materia.

¿En español o en inglés?

"Los extranjerismos: de la 'habitación individual' a la 'single'" es el título de otro de los capítulos de la guía dedicados al alojamiento turístico. Evidencia el uso intensivo de palabras prestadas de otros idiomas, sobre todo del inglés, dada la dimensión internacional de la actividad del sector.

En este sentido, remite al "Diccionario panhispánico de dudas" de la Real Academia Española (RAE), que diferencia entre los extranjerismos necesarios, porque no tienen un equivalente en español, y los extranjerismos innecesarios, porque sí lo tienen, como es el caso de 'vestíbulo' para 'lobby', 'personal' para 'staff', 'espectáculo' para 'show' o 'aperitivo' para 'snack'.

Para ciertas palabras prestadas de otros idiomas que no existían en español, se crean adaptaciones gráficas: 'habitación estándar' en vez de 'standard room', 'bufé' en vez de 'buffet', 'yogur' en vez de 'yogourt', 'cóctel' en vez de 'cocktail', 'champán' en vez de 'champagne', etc. Entre los extranjerismos sin equivalente ni adaptación al español, se citan los ejemplos del adjetivo 'boutique' que acompaña a la voz 'hotel' o de los términos 'lodge', 'suite' o 'amenities', palabras todas ellas que deben escribirse en cursiva o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra, como suele ocurrir con los textos difundidos por medios digitales. Algunas veces, la RAE ofrece alternativas a estos internacionalismos; por ejemplo, 'resort' puede traducirse como 'complejo hotelero', 'complejo turístico' o 'centro vacacional'.

En cualquier caso, el estudio de los profesores valencianos señala que muchas veces el extranjerismo convive en las webs de los establecimientos turísticos con el término adaptado al español, y en ocasiones la empresa se decanta por la forma original por razones de internacionalización de su actividad, estilo o finalidades publicitarias.

Dudas lingüísticas

Con el asesoramiento de la RAE, la Fundación del Español Urgente, Fundéu BBVA, dispone de un servicio gratuito de consultas lingüísticas abierto al público en general. Resuelve dudas a través de su web, sus cuentas de Twitter y Facebook, por correo electrónico y teléfono. También tiene en internet un buscador por palabras y categorías. Publica además regularmente recomendaciones gramaticales, léxicas, ortográficas y sobre cifras, espacios, marcas tipográficas, signos auxiliares o formatos.

Imagen ¿Apartahotel o aparthotel? ¿Bungalow o bungaló? ¿Ecohotel o ecolodge?
Duda lingüística resuelta desde la cuenta de Twitter de Fundéu.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
¡Qué interesante!