Nacieron en Japón y Nueva York, pero ahora se están expandiendo a otras ciudades

Los microhoteles toman posiciones en Estados Unidos

Pod Hotels, Yotel, CitizenM y Moxy son algunas de las marcas que apuestan por este modelo

Los hoteles están pensando a lo grande yendo a lo más pequeño. Desde establecimientos independientes a marcas de renombre como Marriott International están tomando posiciones dentro de la tendencia de los microhoteles en Estados Unidos. Los inmuebles tienen habitaciones diminutas, algunas de hasta 4,6 metros cuadrados, pero grandes espacios comunes que atraen a los viajeros sociales.

Es un ejemplo más, según Gray Shealy, director ejecutivo del Master del Programa de Gestión Hotelera de la Universidad de Georgetown, de “la tendencia de vivir como un local, en la que un apartamento suele ser tan sólo un lugar donde dormir y uno disfruta de la mayor parte de su tiempo en los espacios públicos”.

Los microhoteles surgieron primero en centros urbanos de Japón y en ciudades como Nueva York, donde el valor inmobiliario es especialmente caro, por lo que agrupar más habitaciones en un hotel tenía sentido financiero. Pero ahora cadenas de este tipo de establecimientos como Pod, Yotel y CitizenM están creciendo en otros destinos como Miami, San Francisco y Washington DC, en los que los viajeros buscan una buena relación calidad-precio y un diseño inteligente.

Modus Hotels, cadena con base en Washington DC, prevé abrir un hotel cápsula y otro tipo colmena, ambos microhoteles, el próximo año en la capital del país. Marriott, por su parte, incorporará 10 establecimientos Moxy en las principales ciudades estadounidenses como Nueva Orleans, Chicago, Seattle y San Diego. Commune Hotels & Resorts lanzará su marca de microhoteles Tommie a primeros de año en Nueva York, destino al que seguirán otros, tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Las habitaciones dobles, con literas, disponen de todo por duplicado, hasta de televisiones, que los clientes pueden escuchar con auriculares. En la imagen, el Pod 39.Las habitaciones dobles, con literas, disponen de todo por duplicado, hasta de televisiones, que los clientes pueden escuchar con auriculares. En la imagen, el Pod 39.

Todos ellos tienen en común ser una oferta poco habitual, con precio razonable y adaptada a los modernos viajeros frecuentes en sus desplazamientos por trabajo. Los microhoteles son particularmente atractivos para los millennials, que están empezando a viajar más y gastar también más.

En este sentido Vicki Poulos, directora global de la marca para Moxy, reconoce que “nos centramos en el consumidor de mente millennial, haciendo especial hincapié en el estilo, la actitud y el diseño a un valor económico”.

Algunos viajeros no tienen por qué estar de acuerdo con que los niveles de confort de estos establecimientos igualan los de los hoteles tradicionales, pensar incluso que son hasta claustrofóbicos; pero las tarifas de las habitaciones pueden hacer que se alojen en aquéllos que merezcan la pena.

En España también han llegado los hoteles cápsula, concretamente a Barcelona y a Madrid. Pero he aquí algunos ejemplos de microhoteles en Nueva York:

Pod Hotels

Los hoteleros Richard Born e Ira Drukier introdujeron la tendencia de los microhoteles en Nueva York en 2007 con la apertura del Pod 51, al que en junio de 2012 se unió Pod 39, con un lounge en la azotea, una sala de juegos común donde los clientes pueden jugar al ping pong y un restaurante de tacos donde cenan más locales que clientes. Sus habitaciones miden de 6,7 a 18,5 metros cuadrados, con precios desde 89 dólares (79,5 euros), una mínima parte de lo que habitualmente cuesta una habitación en la ciudad, y en ellas están cubiertas las necesidades básicas de espacio para que el cliente deje sus cosas, y de enchufes para cargar sus dispositivos.

The Jane

Este hotel, que en su día albergó a los supervivientes del Titanic, recuerda a un crucero o a un coche-cama con sus habitaciones-cabina de una sola cama o con literas, desde 99 dólares la noche (88,5 euros). Éstas últimas disponen de todo por duplicado: dos televisiones, dos inodoros, dos albornoces y dos pares de zapatillas; aunque los que se alojen en su habitación más pequeña, de 4,6 metros cuadrados, comparten el baño común. El esparcimiento está garantizado con un salón de baile histórico, con bar y lounge en la azotea con vistas al río Hudson.

Yotel

Además del Yotel Nueva York, los viajeros pueden probar los servicios de este microhotel en los aeropuertos de Londres, tanto en Heathrow como en Gatwick. La expansión prevista de la cadena le llevará a Boston, Brooklyn, San Francisco, Miami, Dubai y Singapur, según adelantó HOSTELTUR noticias de turismo en 'Yotel impulsa su expansión con 3.000 nuevas cabinas en proyecto'.

La habitación más pequeña, ubicada en los aeropuertos, donde el cliente puede reservar habitación en bloques de cuatro horas, mide siete metros cuadrados; mientras que las tarifas del de Nueva York se sitúan en torno a 200 dólares (180 euros).

La cama de los Yotel se ha adaptado al espacio con un modelo realizado en exclusiva para estos establecimientos.La cama de los Yotel se ha adaptado al espacio con un modelo realizado en exclusiva para estos establecimientos.

Con habitaciones tan pequeñas, algunos elementos han tenido que ser adaptados, como la cama. El resultado es la ‘SmartBed by YOTEL’, que se convierte en sofá para ver la tele o trabajar con el portátil. Y si el cliente tiene problemas para coger el sueño, uno de los canales de televisión del hotel ofrece un video con un hombre bostezando para ayudar a dormir. Y para demostrar lo importante que es la tecnología para el viajero de hoy en día, cuenta con un robot al cuidado del equipaje de los clientes en consigna ('Los últimos avances en los hoteles más tecnológicos del planeta').

CitizenM

Las habitaciones del CitizenM en Manhattan, todas de 15,8 metros cuadrados de superficie y a partir de 199 dólares la noche (178 euros), ofrecen aplicaciones tecnológicas como una pantalla de arte digital que permite al cliente elegir qué pieza de arte contemporáneo quiere contemplar, o la posibilidad de controlar a través de una pantalla táctil la televisión, la música, las persianas, la temperatura y la alarma.

Además del establecimiento de Nueva York, con ambiente de hotel boutique gracias a su bar de moda, librería y bar en la azotea, por ahora sólo disponible para los huéspedes, ya hay otros cinco en Europa y a ellos se sumarán nuevas aperturas en el Reino Unido, Francia, Taiwan y Estados Unidos.

Moxy

La marca de Marriott para millennials, lanzada junto con Ikea, debutó hace ahora un año con la apertura del Moxy Milán y sus planes de expansión prevén la incorporación de 150 hoteles en los próximos 10 años, el primero en Estados Unidos para 2016. Sus zonas comunes se dividirán en cuatro espacios: un área de bienvenida, biblioteca y área con enchufes, puntos de venta de alimentos y bebidas, y un lounge. Las habitaciones, con una superficie media de 17,3 metros cuadrados, tendrán un sensor de movimiento bajo la cama para encender las luces cuando el cliente las necesite, quien además podrá acceder a su cuarto sin llave, sólo con su móvil.

Tommie

Commune Hotels & Resorts abrirá sus dos primeros establecimientos Tommie en Nueva York. Cada metro cuadrado de superficie estará muy meditado. De hecho sus habitaciones tendrán muebles multifuncionales, como la cama y el escritorio abatibles. Será un microhotel lifestyle, según ha apuntado el CEO de Commune, Niki Leondakis, donde los clientes podrán encontrar un supermercado en el que tendrán a su disposición, de forma gratuita o a la venta, artículos de aseo, juegos, ropa, y alimentos y bebidas. También dispondrá de un bar y un restaurante.

La información de referencia se encuentra disponible en Usa Today.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.