Sanción por importe de 60.000 euros

Barcelona multa a Airbnb y HomeAway por publicitar pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento está instalando placas para identificar las viviendas inscritas en el registro

El Ayuntamiento de Barcelona ha incoado sendos expedientes sancionadores por valor de 60.000 euros a las plataformas Airbnb y HomeAway por publicitar viviendas turísticas ilegales. Éstos, según el Consistorio, “son los primeros expedientes sancionadores derivados de las medidas anunciadas en verano para hacer frente a las viviendas turísticas ilegales y de las que se están desarrollando para reducir el impacto negativo del turismo en la ciudad”.

El Ayuntamiento ha incoado dos expedientes sancionadores a cada una de las plataformas, por valor de 30.000 euros cada uno de ellos, por publicitar viviendas turísticas sin el número de Registro de Turismo de Cataluña (RTC) y por no responder a los requerimientos de la Administración, que solicita datos de los pisos anunciados sin el citado número.

El Consistorio ha enviado requerimientos a 22 plataformas digitales que ofrecen viviendas vacacionales para que cumplan con las obligaciones establecidas por la Ley 13/2002, de 21 de junio, de Turismo de Cataluña, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo en 'Ocho plataformas digitales de apartamentos presentan alegaciones para su registro en Barcelona'.

Sólo en Ciutat Vella hay 604 viviendas de uso turístico con licencia de actividades.Sólo en Ciutat Vella hay 604 viviendas de uso turístico con licencia de actividades.

De este modo, las plataformas “deben facilitar los datos identificativos de las personas que ponen en alquiler sus viviendas a través de estos servicios y hacer constar en todos los anuncios de alojamiento turístico el número de inscripción en el RTC”, ha explicado el Ayuntamiento.

El pasado año Barcelona impuso multas de 9.000 euros a más de 170 pisos ilegales; Airbnb ya recibió un multazo en Cataluña por comercializar oferta ilegal hace año y medio, el primero en la UE y recurrido por la plataforma, y la Generalitat también impuso sanciones por 537.000 euros a viviendas vacacionales y apartamentos por irregularidades en el verano de 2014.

Airbnb se ha mostrado "en total desacuerdo con esta decisión y la apelará. Barcelona debería apoyar a aquellas personas que comparten su casa y no ir en contra de ellas. Continuaremos intentando convencer a las autoridades para que sigan los ejemplos de otras grandes ciudades europeas que han introducido una normativa simple y clara para compartir el propio hogar, lo que también permite apoyar a los ciudadanos y fomentar la innovación".

Por su parte el presidente de Turismo de Barcelona, Joan Gaspart, ha celebrado la medida adoptada y ha pedido que se mantenga el pulso para que los alojamientos ilegales "no tengan una situación cómoda".

La Araña web

El Consistorio ha destacado la importancia de la herramienta la Araña web, gracias a la que ha podido comprobar que los dos portales web con más oferta, HomeAway y Airbnb, siguen publicitando muchas viviendas de uso turístico sin hacer constar el número de RTC y “completar e incoar los expedientes sancionadores”.

La Araña web es un programa automatizado que “inspecciona la red de forma metódica y automatizada y permite hacer un seguimiento online de este tipo de oferta existente en las plataformas o portales que no hacen constar el número de RTC”, según ha explicado el Ayuntamiento.

El Gobierno municipal también ha informado a la Agencia Tributaria sobre los datos de titulares a los que se ha abierto expediente sancionador por uso turístico de vivienda sin licencia desde enero de 2011 hasta octubre de 2015, con el objetivo de “ir comunicando esta información de manera periódica”.

Placas identificativas

Otra medida que ha tomado el Consistorio para combatir los anuncios turísticos ilegales es instalar placas que identifiquen las viviendas legales, en las que conste el número de licencia y el teléfono 24 horas que deben tener obligatoriamente para ejercer la actividad.

Esta medida tiene como objetivo que “los vecinos puedan identificar fácilmente todos aquellos inmuebles que tienen autorización municipal para llevar a cabo la actividad de apartamento turístico y, por tanto, hacer más fácil la localización de los que operan de manera ilegal”, sostiene el Ayuntamiento.

De este modo, el distrito de Ciutat Vella ha colocado hoy 33 placas identificativas de las 72 viviendas de uso turístico que cuentan con licencia en el barrio de la Barceloneta y, hasta el momento, cuatro propietarios -que concentran 20 pisos- han pedido no sumarse al proyecto, según ha informado el Ejecutivo municipal. El objetivo es instalar estas placas en las 604 viviendas que cuentan con licencia de actividades en la zona.

El Consistorio ha expresado su voluntad de “reducir los impactos negativos del turismo en la ciudad y crear un modelo turístico alternativo, no masificado y sostenible, interesado en la vida de barrio y en el legado y la cultura de los distritos”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha llevado a cabo 8.553 visualizaciones e inspecciones en la Barceloneta para detectar viviendas usadas como apartamentos turísticos de forma ilegal de julio a octubre.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.