Diario 5353 19.08.2018 | 17:12
Hosteltur: Noticias de turismo
La tasa verde grava despegue, aterrizaje y rodaje

Cataluña empieza a cobrar el impuesto a la aviación comercial

16 mayo, 2016

La Generalitat de Cataluña ha empezado a cobrar el impuesto a la aviación comercial por la emisión de óxidos de nitrógeno a la atmósfera producida durante el despegue y aterrizaje de los aviones comerciales, un tributo por el que ha percibido hasta el momento un total de 714.644 euros; según ha asentado el Departamento de Economía del gobierno catalán en su balance correspondiente al mes de febrero, cuando se empezó a percibir ingresos por este concepto.

En febrero de 2014, el Gobierno catalán aprobó el proyecto de ley para crear tres nuevos impuestos ambientales, entre los que contempló el que gravaría las emisiones contaminantes que produce la aviación comercial en las fases de despegue, aterrizaje y rodaje de pista, con el que calculó ingresar a sus arcas unos 3,9 millones de euros anuales, a pesar de que las aerolíneas que operan en España consideraron que el nuevo impuesto verde como una seria amenaza. (ver: Crean el impuesto catalán a las emisiones de la aviación comercial). Posteriormente, en octubre de 2014, el Parlamento catalán aprobó la iniciativa legal del Ejecutivo catalán.

Aeropuerto de Barcelona-El Prat, T1 (Foto: BarcelonaHotels).Aeropuerto de Barcelona-El Prat, T1 (Foto: BarcelonaHotels).

El nuevo impuesto verde sobre la aviación comercial creado en Cataluña preocupa especialmente a las aerolíneas que operan en España por el temor a que este tributo medioambiental a las compañías que operan con los aeropuertos catalanes se extienda al resto de comunidades con aeropuerto.

También la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) elaboró en abril del añopasado un informe en el que cuestionaba el impuesto de Cataluña a las emisiones contaminantes de la aviación comercial, en el que hacía serias críticas a la racionalidad de ese tributo, ya que no ve relación entre su aplicación y sus efectos positivos sobre el medio ambiente, y el riesgo de que exista una ayuda de Esado, entre otros de sus aspectos. El organismo advierte de que, en general, “la introducción de un impuesto en una determinada actividad económica distorsiona la competencia efectiva”.

Los 714.644 euros ya cobrados corresponden a las autoliquidaciones presentadas entre el 1 y el 20 de febrero por las aerolíneas en este caso. La base imponible del impuesto está constituida por la cantidad, en kilogramos de óxidos de nitrógeno emitida durante el ciclo LTO (Landing Take Off), despegue y aterrizaje de una aeronave. En concreto, el tipo impositivo general es de 3 euros por kilogramo de óxidos de nitrógeno y el reducido es de 1,5 euros.

Precisamente en febrero pasado, al anunciar la apertura de siete rutas desde Barcelona y una desde Sevilla este invierno, la low cost Ryanair advertió de que, si finalmente la Generalitat aprueba el impuesto medioambiental a los vuelos comerciales, tendrá repercusión en las tarifas en Cataluña y hasta causaría un "recorte" en los dos aeropuertos catalanes secuandarios de Gerona y Reus.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.