Un análisis de Esther Mascaró

Dudas, rumores y malas noticias en torno a Río

¿Serán los Juegos Olímpicos una oportunidad perdida para Brasil?

Parecería que a Brasil le ha pillado por sorpresa que los Juegos Olímpicos de 2016 se celebren en casa. Es una exageración, lo sé, pero lo cierto es que a pocos días del inicio de los JJOO, parece que casi nada está como debería estar. Es verdad que el gran evento deportivo no llega en el mejor momento, en medio de escándalos de corrupción, impeachment reciente, crisis política y económica y alertas por el avance del virus zika y por la posible amenaza terrorista. No es extraño que en estas condiciones, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, haya considerado que "Los Juegos Olímpicos son una oportunidad perdida".

El coste de los JJOO es motivo de un intenso debate en Brasil, a pocos días de la inauguración del evento, entre lo que han supuesto las nuevas infraestructuras (6.000 millones de euros) y la propia operativa de los Juegos (1.750 M €), inversiones que necesitan, sin duda, un retorno real y no muy lejano en el tiempo. Pero Brasil debe obtener no solo ingresos económicos de los Juegos, sino también reputación e imagen, para que tras el evento deportivo el mundo no se olvide de él como destino turístico preeminente. ¿Será esto posible?

Esta semana el New York Times titulaba así una de sus informaciones: "Keep Your Mouth Closed: Aquatic Olympians Face a Toxic Stew in Rio". Y es que ése es el mensaje que han lanzado diversos expertos brasileños en salud a los atletas que deberán, nadar, navegar o hacer windsurf en la Bahía de Guanabara o en el río Meriti: "mantened la boca cerrada", ante la evidencia de que esas aguas están contaminadas.

Limpieza de restos en la Bahía de Guanabara. Foto: Lalo de Almeida para The New York Times.Limpieza de restos en la Bahía de Guanabara. Foto: Lalo de Almeida para The New York Times.

Recuerda la prensa que hace siete años, cuando Brasil fue elegido como sede de los JJOO de 2016, el Gobierno carioca se comprometió a limpiar esas aguas... pero no ha sido así. Y no se trata de una exageración del rotativo neoyorquino: la componente del equipo alemán de vela, Afrodite Zegers, ha confirmado que efectivamente, tienen que "mantener la boca cerrada cuando el agua salpique", para evitar tragar bacterias.

La contaminación de las aguas parece una metáfora del estado general de las infraestructuras construidas para albergar a los atletas, las pruebas olímpicas y a los espectadores. La Villa Olímpica ha generado quejas por parte de muchas delegaciones, sobre todo por los problemas eléctricos, de fugas de agua o de gas que sufren los apartamentos que han de habitar los deportistas. Algunas delegaciones han decidido alojarse en hoteles, y otras han contratado a sus propios fontaneros...

La Villa Olímpica, en un momento de su construcción.La Villa Olímpica, en un momento de su construcción.

Por su lado, el comité organizador de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro afirmó esta semana que "21 de los 31 edificios están ahora completos, comprobados y operativos. Las adaptaciones a los 10 restantes se deben de completar el jueves". Estamos hablando de esta semana... los Juegos empiezan el día 5 de agosto.

"Bienvenidos al infierno", denuncia la policía de Río en vísperas de JJOO. Policías y bomberos colgaron una pancarta con esa leyenda en el aeropuerto de Río, quejándose por sus bajos salarios y por una falta de medios y seguridad que ha provocado que solo este año hayan muerto asesinados 54 policías. Y no deja de ser importante lo que dicen los cuerpos de seguridad, ya que son los responsables de vigilar las infraestructuras, sobre todo los aeropuertos, ante una amenaza yihadista que se ha confirmado auténtica: Brasileños juran lealtad al Estado Islámico a un mes de los JJOO.

El centro del mundo

Río de Janeiro reunirá en los próximos días a unos 500.000 turistas extranjeros. El alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, en una entrevista concedida al periódico británico The Guardian, consideraba que los medios de comunicación han exagerado para peor las informaciones publicadas sobre el país y los preparativos, pero reconocía también que el evento deportivo "no llega en el mejor momento", y que aunque a largo plazo las infraestructuras construídas modernizarán el país, se trata de una "oportunidad perdida". Brasil será el centro del mundo durante los Juegos, ¿con qué mejor promoción turística puede soñar cualquier destino?

La contaminación es producida por todo tipo de restos. Foto: Lalo Almeida para The New York Times.La contaminación es producida por todo tipo de restos. Foto: Lalo Almeida para The New York Times.

La nueva economía del turismo tiene una fuerza arrolladora, y parece que los Juegos serán una oportunidad económica para Brasil, incluso a pesar de tantas noticias negativas. Al menos, en eso confía el Gobierno: "Creemos que el turismo será el gran legado de los Juegos Olímpicos Río 2016", aseguró el ministro de Turismo, Alessandro Teixeira, quien espera que el evento permita atraer este año un número de visitantes superior al récord de 2014 (La polémica Olimpíada 2016, ¿oportunidad para el turismo?).

Brasil recibió el año pasado 6,3 millones de turistas extranjeros, lo que significó un descenso del 1,9 % frente al ejercicio 2014, cuando el país organizadó el Mundial de Fútbol. Ver también La ocupación hotelera cayó un 8% en Brasil en 2015.

De los extranjeros que visitaron Brasil el año pasado, un 33% llegó procedente de Argentina, seguidos de los viajeros procedentes de Estados Unidos (575.796), Chile (306.331), Paraguay (301.831), Uruguay (267.321) y Francia (261.075). Entre los 10 mayores emisores de turistas extranjeros hacia Brasil también se encuentran Alemania, Italia, Reino Unido y Portugal.

La ocupación parece estar garantizada desde mayo, según publicamos en este diario: Hoteles 5 estrellas de Rio de Janeiro con 98% de ocupación para JJOO, aunque también es cierto que las informaciones más negativas sobre los preparativos han aparecido en los últimos dos meses.

Sin embargo, grandes compañías hoteleras han apostado por Brasil y por Río, no solo de cara a los Juegos: Meliá gestionará el Hotel Nacional de Rio de Janeiro, tras participar en su rehabilitación; BlueBay firma tres hoteles en Brasil; Accor inaugura dos nuevos hoteles en Río de Janeiro.

El éxito de un evento de este tipo depende de dos condiciones: los preparativos a conciencia y con tiempo suficiente, y la suerte. Parece que en Brasil el primer elemento no ha sido del todo satisfactorio, a pesar de las inversiones..., pero el segundo puede todavía salvar los Juegos Olímpicos. Que posteriormente el país siga en el mapa de los principales destinos turísticos del mundo sí que depende, enteramente, de las autoridades brasileñas.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.