Arne Sorenson, consejero delegado de la mayor cadena del mundo

El CEO de Marriott pide a Trump que no deporte a los inmigrantes ilegales

Muchos de ellos integran la fuerza de trabajo del sector en EEUU

Arne Sorenson, consejero delegado de Marriott International, ha pedido al presidente electo Donald Trump que mantenga la igualdad de derechos para las minorías y la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) y que de este modo no haga efectiva su amenaza de deportar a los inmigrantes ilegales, muchos de ellos integrantes de la fuerza de trabajo de la hostelería en el país.

Todo el mundo, según ha escrito Sorenson en una carta abierta en su perfil de Linkedin, “cualquiera que sea su identidad o su orientación sexual, tiene derecho a vivir su vida sin interferencias. De manera similar, todo el mundo, sin importar su orientación sexual, identidad, género, raza, religión, discapacidad o etnia debería tener las mismas oportunidades para tener un trabajo, emprender un negocio o ser atendido en una empresa”.

Sorenson también ha pedido a Trump que no dificulte la visita a Estados Unidos a los turistas internacionales, alegando que el país debería “mantener el cartel de bienvenida para los viajeros extranjeros”.

El CEO de Marriott también ha apuntado la necesidad de que el Gobierno federal mejore su “infraestructura desgraciadamente anticuada y destartalada”.

Arne Sorenson argumenta que 'no es práctico y es insensible pensar que vamos a desalojar a 11 millones de inmigrantes ilegales'.Arne Sorenson argumenta que "no es práctico y es insensible pensar que vamos a desalojar a 11 millones de inmigrantes ilegales".

Estas declaraciones de Sorenson, que lidera la mayor cadena hotelera del mundo (Marriott completa la adquisición de Starwood, según publicó HOSTELTUR noticias de turismonoticias de turismo), coinciden con las preocupaciones ya expresadas por otros líderes del sector sobre las amenazas de la campaña de Trump de deportar a los trabajadores ilegales y reforzar la seguridad fronteriza hasta el punto de restringir el turismo internacional.

Por ello sugiere “tomar las medidas apropiadas para asegurarnos de que esos 11 millones de inmigrantes ilegales puedan ayudar a Estados Unidos a ser más fuerte a través del pago de impuestos, invirtiendo en el futuro y que sigan contribuyendo a nuestras comunidades. No es práctico y es insensible pensar que vamos a desalojar a todas esas personas. Encontremos la manera de dejarles vivir sus vidas de manera productiva”.

‘Fortress América’

El presidente de Loews Hotels & Resorts, Jonathan Tisch, en su ponencia en la Conferencia Hotelera celebrada en la Universidad de Nueva York en junio, criticó la perspectiva de lo que llamó ‘Fortress América’, un juego de palabras ya que fortress significa fortaleza pero también presidio, penitenciaría.

Tisch, que no mencionó el nombre de Trump, hizo referencia al daño económico causado por las restrictivas políticas fronterizas promulgadas a raíz de los ataques del 11-S. Sorenson, que tampoco le ha citado, ha expresado su preocupación por “demonizar a los extranjeros” y “exagerar los riesgos”.

La familia Trump gestiona 15 hoteles en todo el mundo.

La información de referencia se encuentra disponible en Travel Weekly.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.