Diario 5354 20.08.2018 | 10:46
Hosteltur: Noticias de turismo
​Homologa el acuerdo para que sea ‘fortuito’

El juez niega legitimación a los acreedores en el concurso de Orizonia

11 abril, 2017
  • Se produjo un acuerdo entre las partes: El fondo acepta pagar 10 millones de euros a cambio de pactar el cambio de calificación de 'culpable' a 'fortuito'
  • Carlyle ha conseguido lavar su culpa por la quiebra de Orizonia a precio de saldo
  • “Los acreedores y terceros interesados no ostentan legitimación para actuar al margen de la administración concursal y del Ministerio Fiscal”, dice la sentencia

“Los acreedores y terceros interesados no ostentan legitimación para actuar al margen de la administración concursal y del Ministerio Fiscal, por lo que no cabe otra solución que aceptar la propuesta que presentan las partes”, señala la sentencia a la que ha tenido acceso este diario, que da el visto bueno al cambio de ‘culpable’ a ‘fortuito’ del concurso de Orizonia, a cambio del pago de10 millones de euros por parte de Carlyle.

Tal como este diario adelantaba en primicia este lunes, el juez Víctor Fernández ha dado el visto bueno al acuerdo entre la Administración concursal de Orizonia y Carlyle, y el concurso pasa de culpable a fortuito a cambio de los 10 millones de euros que aportará el fondo de capital riesgo.

La sentencia del titular del Juzgado de lo Mercantil nº1de Palma de Mallorca, deja claro que los únicos que pueden llegar a acuerdos para cambiar la calificación del concurso son la administración concursal y la Fiscalía. De modo que quita toda legitimación a las reclamaciones de los proveedores, que ven como no pueden resarcirse de sus deudas, y de los trabajadores, que ven como los 10 millones de euros que aporta Carlyle no llegan ni a la mitad de lo que se les debe.

Para argumentar su decisión, el juez Fernández acude a la jurisprudencia de otro caso de acuerdo en concurso, en Madrid en 2012, del que saca la siguiente conclusión para respaldar su sentencia en el caso de Orizonia: “De esta manera, más allá de los argumentos que exponen los terceros en oposición al acuerdo alcanzado, la facultad de desistir del proceso reside en éstos. Y sólo ellos pueden disponer en los términos que se han expuesto, indicativo que sin su concurrencia no cabe continuar con el expediente. Los acreedores y terceros interesados no ostentan legitimación para actuar al margen de la administración concursal y del Ministerio Fiscal, por lo que no cabe otra solución que aceptar la propuesta que presentan las partes”.

Los trabajadores, en contra

Por su parte, los ex trabajadores de Orizonia señalan que, una vez repartida esa cantidad de 10 millones entre el Fogasa y la plantilla, ese pago apenas supondrá el 30% de la deuda con los trabajadores. Por esta razón, los representantes legales de la que fuera plantilla de Orizonia se han opuesto al acuerdo.

Trabajadores de Orizonia se manifiestaban al conocerse la situación del grupo, en 2013.Trabajadores de Orizonia se manifiestaban al conocerse la situación del grupo, en 2013.

La sentencia concluye de este curioso modo, en relación a lo que se argumentaba sobre la culpabilidad de Carlyle en la quiebra de Orizonia: “La Administración Concursal reconoce y acepta que tanto la Supuesta Contabilización Irregular como la Supuesta Financiación Inadecuada y el resto de cuestiones accesorias sobre las que basa su solicitud de concursos culpables, son cuestiones de extrema complejidad en su calificación, no exentas de argumentos en contra y cuya resolución depende de cuestiones de carácter técnico jurídico no pacíficas”.

A este respecto, cabe recordar lo publicado por este diario:

Orizonia: El juez homologa el acuerdo para que el concurso pase a fortuito

Carlyle pagará 10 M € para no ser ‘culpable’ en el concurso de Orizonia

Carlyle lava su culpa por la quiebra de Orizonia a precio de saldo

Orizonia: Carlyle firmó su quiebra al comprar

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.