Un análisis de Vivi Hinojosa

El alojamiento para la Champions se les está yendo de las manos

¿El próximo año en Madrid volverá a ocurrir lo mismo?

Análisis/Un año más por estas fechas nos volvemos a encontrar con el problema de siempre: los hoteles, a los que ahora se suman los vecinos, de la ciudad sede de la final de la Champions League buscan hacer su agosto con los miles de aficionados que se trasladan por unas horas, a veces ni duermen en el destino y eso que se ahorran, para ver jugar a su equipo. ¡Y el próximo año le toca a Madrid!

Este año ya algunos hoteles han intentado hacer la jugada de cancelar con las excusas más peregrinas reservas previas a precios mucho más bajos, para multiplicar exponencialmente sus tarifas al revenderlas, como ha publicado HOSTELTUR noticias de turismo en ‘Booking contempla expulsar a los hoteles de la Champions que cometan fraude’. Ya ocurrió en Milán hace dos años (‘Booking.com investiga lo ocurrido con las reservas para la Champions’), aunque desde Booking.com reconocen que el pasado año en Lisboa no hubo tantos problemas.

Pero si algunos hoteles ya se están buscando las triquiñuelas para vender más caro a última hora, los particulares ejercitan su imaginación hasta límites insospechados con el fin de sacar tajada a esta oportunidad que se les presenta una vez en la vida, ofreciendo incluso la posibilidad de dormir… hasta en una antigua clínica dental, disponible hasta hace unos días en Airbnb por 86 euros por noche, aunque siento deciros que ya ha habido algún espabilado que se os ha adelantado.

Eso sí, lo tiene todo: dos colchones hinchables en la sala del dentista, que en el anuncio advierte es limpia y sin olores pues la clínica lleva al menos un año cerrada; tiene un aseo pero sin ducha y una pequeña cocina con microondas, aunque el propietario se compromete a llevar el desayuno a los huéspedes. Eso sí, no es adecuado para niños menores de dos años.

¿Dormirías en una antigua clínica dental? Dos personas van a hacerlo para poder acudir a la final de la Champions en Kiev el próximo 26 de mayo. Foto: Airbnb.¿Dormirías en una antigua clínica dental? Dos personas van a hacerlo para poder acudir a la final de la Champions en Kiev el próximo 26 de mayo. Foto: Airbnb.

La otra opción son hoteles que, según han comprobado en Liligo.com, “generalmente cuestan entre 30 y 40 euros la noche, pero ahora están a más de 2.000”. Algunas de las webs más populares que forman parte la oferta de esta plataforma muestran que la ocupación hotelera de la ciudad para ese fin de semana es del 91%, lo que ha provocado que la habitación más económica en el centro se sitúe en los 1.910 euros la noche… y subiendo, pues a medida que se acerque la fecha las pocas plazas disponibles se pondrán aún más por las nubes.

Sin embargo hace sólo una semana aún era posible encontrar algún hotel a tres kilómetros del centro por 479 euros para la noche del viernes 25 y el sábado 26 de mayo, o en ciudades dormitorio a unos 30 kilómetros por menos de 100 euros la noche, según las mismas fuentes.

Y es que la UEFA ha entregado 20.000 entradas a los clubes finalistas, por lo que al menos 40.000 aficionados de ambos equipos viajarán ese fin de semana hacia Kiev, una capital sin una oferta hotelera amplia en comparación con otras ciudades europeas.

Y lo mismo ocurre con los vuelos: desde que el Real Madrid se clasificó para la final de la Champions los precios han registrado una subida de casi un 300% comparados con los mismos antes de esa fecha, como apuntan las mismas fuentes. Y menos mal que Kiev ha autorizado el aterrizaje de aviones grandes, pendiente del reparto de slots.

Lo dicho: se les ha ido de las manos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.