Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Boeing analiza parar la producción del modelo vetado

La crisis del 737 MAX podría afectar a la economía de los EEUU

26 julio, 2019
  • La parada mundial del 737 MAX está afectando a las operaciones y resultados de las aerolíneas y la cadena de miles de proveedores de Boeing
  • Debido a las consecuencias de una certificación irregular del 737 MAX y los dos accidentes mortales, Boeing estudia parar su producción
  • Según analistas, la crisis del MAX podría detener el crecimiento del PIB de EEUU, dado que Boeing es el mayor exportador de manufacturas

Boeing sigue sufriendo las consecuencias del fiasco de la certificación de su modelo 737 MAX y los accidentes registrados por dos aviones de este tipo, llegando a considerar detener su producción, al menos temporalmente. La parada mundial de la flota MAX está teniendo un impacto económico en toda la industria aérea, afectando las operaciones y la cuenta de resultados de las aerolíneas, y sin que aún se tenga idea de una fecha firme para el regreso al servicio del aparato. También empieza a repercutir en la cadena de miles de proveedores e, incluso, según analistas, en la economía de los Estados Unidos.

The New York Times publica el dato, tras la presentación de resultados de Boeing, de que la interrupción de la producción del MAX podría detener el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del país en aproximadamente un 0,6%, lo que supone un golpe significativo, teniendo en cuenta que Boeing es el mayor exportador de manufacturas del país (ver también: Boeing reporta una pérdida histórica por la crisis de su modelo 737 MAX).

Impacto en la industria

Las aerolíneas reportan pérdidas de ingresos y retrasos debido a la paralización de sus aviones MAX, ya que miles de vuelos se han cancelado o retrasado debido a la falta de equipo. Southwest Airlines, American Airlines y United Airlines, las tres aerolíneas de los Estados Unidos que operan el Boeing 737 MAX-8, han cancelado operaciones previstas con este modelo hasta noviembre y, probablemente, no lo programen más este año, lo que supone miles de vuelos y una fuerte reducción de ingresos.

En el caso de la primera low cost del mundo, ha anunciado este jueves que finalizará el servicio en el Aaeropuerto internacional de Newark Liberty el 3 de noviembre, en respuesta a las restricciones creadas por la puesta en tierra del Boeing 737 MAX. La aerolínea ha retirado el avión de su programación hasta el 5 de enero de 2020. Además advirtió de que su capacidad ofertada para 2019 regsitrará un descenso de entre un 1 y 2% con respecto al ejercicio anterior a causa de la parada del 737 MAX.

Y lo mismo le está sucediendo a todas las aerolíneas del mundo operadoras de este modelo. La low cost Norwegian acumula una pérdida neta de 146 M € hasta junio, casi la mitad (70 M €) atribuida al impacto negativo de la suspensión del Boeing 737 MAX. Un par de días después, la primera low cost de Europa Ryanair admitía estar considerando cerrar más bases operativas y despedir a 300 pilotos, golpeada por las demoras en la entrega de nuevos aviones y las difíciles condiciones del mercado. En concreto, la aerolínea dijo a los tripulantes que se enfrentaba a "grandes desafíos" porque el retraso en la entrega del nuevo Boeing 737 MAX reducirá su flota de invierno y posiblemente afectará el próximo verano (ver: Ryanair se plantea cerrar bases y eliminar un excedente de 300 pilotos).

Una gran cantidad de compañías de suministros y partedel del 737, desde fabricantes de motores como General Electric hasta proveedores de hardware y aviónica, también se están viendo afectadas.

Boeing ha suspendido las entregas de MAX, ha reducido la producción de los MAX de 52 a 42. Tiene aviones pendentes de entrega por un valor de más de 30.000 millones, lo que está contribuyendo a una caída en los últimos meses en los pedidos de bienes duraderos estadounidenses y en la exportación de aviones comerciales, según estima The New York Times. La compañía dice que todavía tiene un buen número de pedidos atrasados, pero no puede entregar ningún avión hasta que la FAA haya aprobado los cambios realizados en la certificación MAX.

Más de 350 aviones MAX permanecen desde mediados de marzo en tierra, después de dos accidentes fatales de los vuelos 610 de Lion Air y 302 de Ethiopian Airlines, en menos de cinco meses, que, en conjunto, quitaron la vida a 346 personas. Aunque no hay aún informes finales sobre estos siniestros, se detectaron fallos similares en ambos, atribuidos a un nuevo sistema que había sido incorporado, el software MCAS (Sistema de Aumento de Características de Maniobra).

Avatar redactor Diana Ramón Vilarasau Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.